Entidades del tercer sector: ¿pacto de reparto, competencia vergonzante, colusión corporativa, achique de espacios o colaboración estratégica?

modelos relación

En nuestro tercer sector de acción social cabe identificar una hipotética sucesión por etapas (o, a veces, coexistencia y mezcla) de tipos ideales o modelos de relación entre entidades, correspondientes, a su vez, a etapas, tipos o modelos de sociedad o inclusión social y a etapas, tipos o modelos de intervención y políticas sociales.

Cabe ubicar el surgimiento o configuración de muchas de nuestras entidades solidarias de intervención social en el contexto de una economía que se va industrializando y salarizando en una sociedad vertebrada por relaciones familiares y comunitarias de carácter patriarcal. A ese modelo de inclusión social correspondería una acción (asistencia) social reactiva que se hace cargo de aquellas personas que se encuentran en riesgo o situación de exclusión social. En ese contexto, las entidades funcionarían según un “pacto de caballeros” (efectivamente, casi siempre, de caballeros) mediante el cual se reparten los colectivos poblacionales a atender y las demarcaciones territoriales para hacerlo.

A medida que los poderes públicos democráticos van asumiendo responsabilidades (y la consiguiente financiación) en la acción social, las entidades del tercer sector se van profesionalizando y fortaleciendo (especializando en nuevos sentidos). Las administraciones públicas van estableciendo reglas de juego para la provisión por parte de las organizaciones solidarias (u otras) de servicios de responsabilidad (o financiación) pública, apareciendo el concierto social como modelo de referencia hacia el que aproximarse. En ese contexto, sin desaparecer la lógica del reparto, aumenta la competencia entre entidades aunque, frecuentemente, disimulada o vergonzante.

La crisis de finales de la primera década del siglo XXI y las medidas de austeridad (recortes) que se adoptan en ese momento representan un frenazo y una marcha atrás en los procesos y expectativas de extensión de los derechos sociales, que entran en una dinámica más explícita de racionamiento. Es el momento en el que el tercer de acción social (sin abandonar las dinámicas anteriores de reparto y competencia) se une en forma corporativa y, a veces, colusiva, en buena medida, en torno al “qué hay de lo mío”.

La pandemia de la covid-19 y otros fenómenos extremos impulsan la configuración de un capitalismo de vigilancia, en una sociedad digitalizada, mercantilizada e individualizada en la que un número creciente de personas vive al límite de la exclusión social. En ese contexto distópico proclive a la alienación, la segregación, la adicción, la estigmatización y la represión, se achicaría el espacio de las organizaciones solidarias dedicadas a la intervención social, pudiendo llegar al “sálvese quien pueda”.

Sin embargo, entendemos que otro futuro es posible, que podemos sumar mayorías y construir nuevas formas de vida sostenible mediante el ejercicio de formas de ciudadanía en las que el ejercicio de los derechos individuales fortalezca las emociones, las relaciones, las redes, la autogestión y la resiliencia comunitarias. Tal horizonte de sentido puede constituir la finalidad tractora que anime a las organizaciones, desde el compromiso con su gente y la capacidad de gestión lograda, a construir y sostener potentes procesos de colaboración de carácter estratégico.

(A partir de la invitación de Alfonso López, la preparación con Marta Senz en el Alpamayo y la conversación con las personas de EAPN Euskadi el pasado martes en el centro cívico de San Francisco, en Bilbao.)


  1. Si las cosas van como deben de ir –[Dirigententes,objetivos,gestión,revisión-] ,los altibajos asi como las alteraciones puntuales de la base operativa no deben alterar la esperanza de un buen fin,se trata de codearse con más proyectos ye instituciones.

  2. Gracias Fernando. Y que figura jurídica conviene al tercer sector? Que opinas del concierto en la actualidad.? O qué otras formas de hacer institución cabe pensar?

  3. Entiendo que cada una de las formas jurídicas más utilizadas (como asociación, fundación o cooperativa) tiene su sentido. El concierto se está explorando como fórmula y, a mi juicio, tiene sentido pensar en un concierto como forma peculiar de relación entre organizaciones solidarias (que, en una demarcación territorial, preceden al propio Estado en la procura del bien común y el interés general en un ámbito sectorial determinado) y los poderes públicos o también para el caso de que los poderes públicos consideren la conformación de determinado tipo de organizaciones solidarias como un efecto deseado de la propia política pública. Éstas que te digo podrían ser ejemplos de otras formas de hacer institución, creo. Gracias, Cosme.

Responder a manuel antonio eliseo Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA image
*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing