Transiciones estratégicas de nuestra acción social

action-sociale(1)

Profesionales de los servicios sociales de titularidad, responsabilidad o financiación pública; personal miembro, remunerado o voluntario del denominado tercer sector social, más o menos financiado públicamente; profesionales del trabajo social, la educación social, la psicología de la intervención social o la integración social (o formación profesional de la misma o parecida familia), que pueden trabajar en ámbitos diferentes al de los servicios sociales (como justicia, salud, empleo, educación, ocio o juventud); personas con responsabilidades o actividades políticas o académicas más o menos directamente relacionadas con las anteriormente mencionadas; otras personas involucradas o interesadas en la que llamamos acción social: ¿Cómo orientar nuestras actuaciones en medio de esta complejidad pandémica? Quizá intentando comprender de dónde venimos y consensuar hacia dónde vamos. Cinco posibles pistas:

1. Del colectivo delimitado a la diversidad inclusiva

Nuestra acción social viene de (y continúa en) una larga tradición de identificar (y a veces incluso certificar) una determinada condición o situación de ciertas personas que las legitima para recibir las correspondientes atenciones o prestaciones. Es un hacerse cargo que se justifica en clave de asistencia especializada y acción positiva pero que, lo sabemos, produce frecuentemente efectos no deseados de estigmatización, segregación y daño. Por ello se plantea ya hace décadas ir hacia modelos y formatos de acción social universalistas y personalizados, accesibles para todas las diversidades humanas desde la igualdad de derechos de todas las personas.

2. Del código moral único a la comprensión e impulso del pluralismo moral

De forma más explícita o implícita, nuestra acción social, en muchas ocasiones, se ha ubicado en referencia a un pretendido código moral único, como un instrumento para moralizar con valores impuestos a determinadas personas o grupos, como un medio para la incorporación de dichas personas y grupos a una institucionalidad y moralidad establecidas, como una forma de control y disciplina social. Sin embargo, nuestras sociedades secularizadas y moralmente pluralistas reclaman una acción social promotora de la autonomía y autodeterminación de las personas, respetuosa de la diversidad de modelos de vida buena e impulsora (modestamente) de la emancipación y liberación de las personas frente a cualquier forma de alienación o  dominación.

3. De la institución total a la comunidad y el territorio

Frecuentemente hemos entendido y seguimos practicando ese hacernos cargo desde la acción social como una atención integral que da respuesta (en especie o dinero) a todas o casi todas las necesidades de personas en condiciones o situaciones complejas, muchas veces institucionalizándolas y desvinculándolas de sus entornos físicos y relacionales originarios, anteriores, deseados o deseables (o terminando de hacerlo). Por el contrario, las tendencias de consenso y referencia en la comunidad de conocimiento y pensamiento sobre acción social apuntan a un enfoque comunitario y de proximidad, es decir, a un abordaje preventivo y poblacional, a un foco en las relaciones significativas como fines y medios, a una intervención en y con la comunidad y a una contribución (modesta) a la cohesión territorial.

4. Del saber hacer basado en la experiencia al conocimiento experto basado en la evidencia

La acción social ha sido vista y practicada tradicionalmente como una actividad de bajo valor (económico) añadido, legitimada por sus buenas intenciones más que por su calidad técnica o percibida. La desvalorización por parte de la sociedad se ha proyectado sobre las personas destinatarias de la acción social y sobre la propia acción social, su personal, sus actividades y sus estructuras y hemos caído frecuentemente en el asistencialismo y la burocratización. Sin embargo, en la sociedad del conocimiento, la acción social está llamada, al igual que el resto de ramas de actividad social y económica o ámbitos sectoriales de la política pública, a la participación en ecosistemas profesionalizados de investigación científica, desarrollo tecnológico e innovación, de modo que, cada vez más, nuestra acción social sea una práctica experta y especializada basada en evidencias rigurosas.

5. Del juego de suma negativa entre pública y privada a la sinergia entre pública y solidaria

Históricamente, la actividad que ahora llamamos acción social ha sido interpretada desde la dicotomía entre pública y privada y, frecuentemente, cuando ambas esferas se han relacionado, lo han hecho para instrumentalizarse, colonizarse y debilitarse mutuamente. Cabe, sin embargo, diferenciar nítidamente la economía solidaria de la mercantil y reconocer el protagonismo y la anticipación del tercer sector en el campo de la acción social, de suerte que se puede promover la sinergia entre las verdaderas organizaciones voluntarias de base comunitaria y los poderes públicos de proximidad en claves de coproducción participativa, gestión colaborativa y gobernanza deliberativa. Estos tiempos pandémicos en los que vemos más de cerca el riesgo de catástrofes y derivas de diferente índole deben ser un acicate para estas formas de profundización de la democracia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA image
*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing