Atención integrada, ecosistemas de conocimiento y gobernanza exploratoria

Murcia 3

La creciente especialización de las áreas de conocimiento, las actividades profesionalizadas y las políticas sectoriales en el ámbito del bienestar requiere, lógicamente, a su vez, mayores cotas de integración vertical y horizontal de las estructuras implicadas, para lograr que los itinerarios de las personas que ejercen los derechos sociales sean eficientes y satisfactorios, con independencia de su menor o mayor complejidad: desde el sencillo mecanismo mediante el cual una persona consigue comenzar a cobrar su pensión de jubilación hasta el complejo proceso que desencadena calidad de vida sostenible a lo largo de años para una criatura con una grave discapacidad.

Las estrategias, procesos y situaciones de integración vertical aproximan a la persona destinataria y a sus entornos cercanos la aportación de valor de cada ámbito sectorial (sanidad, servicios sociales, vivienda, educación u otros) minimizando el impacto negativo de la mayor distancia física en la ubicación de las profesionales más especializadas o con mayor responsabilidad, así como el de la separación entre sí y el superior alcance territorial de las organizaciones responsables correspondientes a dichas profesionales. Así, por ejemplo, la integración vertical del sistema educativo debe permitir que la mencionada criatura, vaya a la escuela que vaya en función del barrio en el que viva, se beneficie de todo el caudal de conocimiento especializado disponible sobre la atención educativa a su discapacidad.

Las estrategias, procesos y situaciones de integración horizontal resultan de especial interés en aquellas interfaces entre ámbitos sectoriales más habitadas o transitadas por parte de las personas destinatarias de los servicios de bienestar. Buscan que sea lo menos oneroso posible para la población el reparto existente, entre las diferentes ramas de actividad, de los bienes (salud, cuidados, alojamiento, conocimiento u otros) que componen el bienestar. La integración horizontal de servicios facilita que la mencionada criatura con discapacidad, que pasa temporadas escolarizada, otras hospitalizada y otras básicamente en su domicilio, pueda seguir progresando siempre satisfactoriamente en todos los aspectos de su vida.

Los agentes presentes en esa trama integrada vertical y horizontalmente que deseamos que sea nuestro sistema de bienestar participan, a su vez, en ecosistemas de conocimiento con otros agentes integrados o no en dicho sistema de atención. La facultad de trabajo social de una universidad, por ejemplo, no es una parte integrante de la atención para el bienestar en un determinado lugar o territorio pero, sin embargo, debe verse dentro de uno o varios ecosistemas de conocimiento conectados con esa trama, que la alimentan y son alimentados por ella. De esa facultad de trabajo social egresó, por ejemplo, la profesional de referencia que la familia de la criatura de la que estamos hablando tiene en la atención primaria de servicios sociales. Y a esa facultad regresa en ocasiones esa trabajadora social, por ejemplo, para participar junto a sus investigadoras en proyectos colaborativos de investigación, desarrollo e innovación.

Las servidoras y servidores públicos y solidarios a pie de calle, el personal con responsabilidades técnicas, administrativas o de gestión en las organizaciones y las personas con funciones políticas son productoras, receptoras y portadoras en diferentes proporciones de distintos tipos de conocimiento (práctico, tecnológico, científico o ético, por ejemplo), todos ellos indispensables en la atención integrada para el bienestar. Conocimiento que es, sin duda, el principal activo del sistema, lo que hace necesaria una gobernanza exploratoria que entienda que se debe nutrir directa e indirectamente de dichos ecosistemas de conocimiento y asuma que impulsarlos, sostenerlos y mejorarlos es su principal responsabilidad. Las políticas sociales, hoy y aquí, no pueden dar por supuesto que existe el conocimiento que necesitan para su diseño, implementación y evaluación, sino que más bien deben persuadirse de que les toca comprometerse activa, dinámica y abiertamente en su construcción.

(En la imagen cuatro diapositivas utilizadas recientemente en una conferencia sobre el asunto del que trata la entrada.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA image
*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing