¿En qué se parece nuestro SAD a un videoclub?

videoclub

Puede decirse que nuestro Servicio de Ayuda a Domicilio es conceptualmente subsidiario de la atención residencial, en la medida en que su objetivo es “favorecer la permanencia en el domicilio”. Es decir, nos dice que sirve para evitar o retrasar la institucionalización, pero, en realidad, no nos dice los resultados que espera desencadenar en las personas o el valor que les aporta. Es decir, el SAD, en términos generales, no ha sido conceptualizado como servicio social, como forma de intervención social.

Esta situación de partida se ha visto agravada por una confluencia de los siguientes procesos:

  • Encarecimiento del SAD público sin apenas diversificación ni diferenciación frente a un servicio doméstico notablemente precarizado.
  • Racionamiento y reorientación del SAD a personas con cada vez mayor limitación funcional y desprotección relacional, de estratos económicos más bajos.
  • Burocratización y taylorización del SAD, con reducción de las presencias y su flexibilidad.

Todo ello en el contexto de un Sistema Vasco de Servicios Sociales ralentizado y desorientado, en el que faltan muchos de los apoyos que se requieren para los itinerarios de las personas: porque hay servicios necesarios no identificados, porque hay servicios de la cartera no creados, porque hay importantes listas de espera en los servicios y porque la integración intersectorial con sanidad y vivienda está prácticamente inédita.

Esto nos lleva a un SAD crecientemente ineficaz, ineficiente e insatisfactorio para las trabajadoras y directivas: SAD-commodity (gama baja), SAD de guerra o guerrilla, SAD reactivo-paliativo. Ciertamente un SAD esforzado y meritorio (especialmente en la pandemia) y apreciado por sus usuarias y usuarios. Pero, en todo caso, un SAD minoritario (inescalable), un SAD café para todos (rígido), un SAD videoclub (crecientemente obsoleto).

De hecho, las tendencias que se atisban como necesarias parecen cuestionar la radical distinción actual entre domicilios particulares y servicios residenciales y apuntarían a una gama mucho más compleja en la que se requeriría una mucho mayor diversificación de soluciones habitacionales, con una mucho mayor permeabilidad entre los espacios privados y los espacios comunitarios. Por otra parte, se observa una tendencia a tecnologías de apoyo con menor necesidad de base domiciliaria y más móviles, siendo evidente que, a corto plazo, los robots podrían reemplazar en una buena parte aquello que ahora hacen nuestras auxiliares domiciliarias.

Esta visión del SAD es, sin duda, impresionista y generalizada y no hace justicia a algunas realidades excepcionales. Pretende, no obstante, llamar la atención sobre algunas situaciones y tendencias que hacen conveniente una reacción, evaluación, reflexión e intervención de los poderes públicos. Del mismo modo que el videoclub formaba parte de un ecosistema que se ha visto transformado de manera importante, las tensiones que afectan a nuestro SAD parecen reclamar y anunciar cambios de notable envergadura, ante los que no podemos mirar para otro lado.

Referencias

AJUNTAMENT DE BARCELONA (2018): Cap a un nou model de gestió del Servei d’Ajuda a Domicili. Les superilles socials. Barcelona.

ANTARES CONSULTING (2007): Modelo de futuro del Servicio de Ayuda a Domicilio. Barcelona, Fundación Edad y Vida.

BENNET, Laura y otras (2018): New models of home care. London, The King’s Fund.

BIRTHA, Magdi Y SANDU, Veronica (2021): “Conceptual framework: developing a tool to collect and assess good practices in the context of non-residential community-based services for older people. Vienna, European Centre for Social Welfare Policy and Research.

CAMACHO, Jazmín y PÀMIES, Sandra (2018): “Impacto social de las empresas innovadoras a favor de la vejez: Startups SAD Home Care” en Neurama, volumen 5, número 2, páginas 52-61.

FPRL (sin fecha): Guía para la prevención de riesgos en ayuda a domicilio.

FRANCO, Pepa y otras (2018): El trabajo de ayuda a domicilio en España. Madrid, UGT.

FUNDACIÓN PILARES (2019): Informe de resultados de la investigación sobre los servicios que facilitan la permanencia en su domicilio y en el entorno comunitario de las personas en situación de fragilidad o dependencia según el modelo de atención integral y centrada en la persona. Santander, Gobierno de Cantabria.

FUSTIER, Núria (coordinación) (2020): Guia per elaborar plecs per a la contratació del servei d’ajuda domiciliària (SAD). Barcelona, Diputació de Barcelona.

GARCÍA FERNÁNDEZ-CARO, Domingo y otras (sin fecha): Serena. Servicio de teleasistencia en movilidad. Madrid, Ilunion.

GARCÍA HERRERO, Gustavo (redactor) (sin fecha): El Servicio de Ayuda a Domicilio en la encrucijada. Málaga, Asociación Estatal de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales.

GIL GONZÁLEZ, Santiago y RODRÍGUEZ-PORRERO, Cristina (2017): Tecnología y personas mayores. Madrid, IMSERSO.

GÓMEZ BUENO, Camuca y MARTÍN PALOMO, María Teresa (2020): “Tecno-cuidados en los hogares. Cualificaciones requeridas, activadas y activables en el Servicio de Ayuda a Domicilio” en Cuadernos de Relaciones Laborales, número 38(2), páginas 231-250.

IZAOLA, Amaia y ZUBERO, Imanol (2016): Estudio de situación y alternativas de gestión del SAD en Ermua y Bizkaia. Leioa, Universidad del País Vasco.

KREITZER, Mary Jo y otras (2015): “Buurtzorg Nederland. A global model of social innovation, change and whole systems healing” en Global Advances in Health and Medicine Journal, 4-1, páginas 40-44.

MUÑOZ, Óscar y PITXER, Josep (2018): “El servicio de ayuda a domicilio en el área metropolitana de Valencia” en Zerbitzuan, número 66, páginas 77-96.

PAÍS VASCO: Decreto 185/2015, de 6 de octubre, de cartera de prestaciones y servicios del Sistema Vasco de Servicios Sociales

RODRÍGUEZ, Pilar y otras (2015): La situación del Servicio de Ayuda a Domicilio en el ámbito local y perspectivas de futuro. Madrid, FEMP.

RODRÍGUEZ, Pilar y otras (2017): La atención en domicilios y comunidad a personas con discapacidad y personas mayores en situación de fragilidad o dependencia. Madrid, Fundación Pilares.

SIIS (2012): El Servicio de Ayuda a Domicilio en un contexto de crisis económica. Principales tendencias en Europa. Donostia.

SIIS (2020): Orientaciones para el Servicio de Asistencia Domiciliaria (SAD) en Vitoria-Gasteiz. Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz.

SIIS (2017): Servicio de promoción de la autonomía personal -SEPAP. Pamplona, Gobierno de Navarra.

WILLIAMS, Paul y otras (2016): Integrating Long-Term Care into a Community-Based Continuum. London, IRPP.


  1. Interesante propuesta de reflexión que señala las debilidades del SAD actual. En las atenciones (esta palabra está pensada) del SAD es importante distinguir entre lo que demanda la persona, su familia (normalmente una hija o esposa) y lo que las profesionales apreciamos. En esa triada es complejo manejarse. Una de las cuestiones esenciales es la valoración social completa y por otra parte la intensidad de la atención prestada. Por si fuera de intereses os dejo el enlace a la ordenanza de mi zona: http://www.dicastillo.es/wp-content/uploads/sites/93/2017/11/07-MSSB-Zona-de-Allo-ORDENANZA-SAD.compressed.pdf incluye un par de herramientas de valoración para los planes de caso.

Utzi erantzuna

Zure helbide elektronikoa ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude

CAPTCHA image
*

Ondorengo XHTML etiketa eta atributuak erabil ditzakezu: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing