Servicios sociales: ¿trastero, habitación o distribuidor?

Plano

Si valiera la metáfora de una casa para referirse al conjunto de ramas o sectores de la acción pro bienestar, posiblemente la manera que muchas personas tienen de comprender, concebir o realizar los servicios sociales sería la de un desván o trastero, ese lugar de menor valor en el que amontonamos lo que  no podemos, sabemos o queremos tener en las habitaciones más nobles de la casa (la de la sanidad, la de la educación o la de las pensiones, por ejemplo).

Según esa mirada los servicios sociales –como el trastero– no tendrían el tipo de identidad, función y visibilidad que tienen otros sectores o sistemas de servicios y prestaciones. Corresponde a esta visión, sin duda, una consideración estigmatizante de los servicios sociales y de su utilización. Efectivamente, no es el trastero lo que mostramos a las visitas, no vivimos en el desván, no van a ese lugar los objetos útiles y valiosos.

Sin embargo, en el actual momento histórico de nuestros sistemas de bienestar emerge con fuerza y sentido crecientes la idea de que los servicios sociales deben ser entendidos como una habitación de la casa con una función tan necesaria y relevante como lo es la de las principales estancias. Del mismo modo que la vida de todas las personas de la casa transcurre por la cocina, el baño, el dormitorio o la sala, la vida de todas las personas en nuestra sociedad va a necesitar de los servicios sociales tanto como de la sanidad, la educación o la garantía de ingresos (por seguir con los mismos ejemplos).

Posiblemente estamos en esas, en las tensiones –muchos días angustiosas– entre la conciencia cada vez más clara de cuál es y debe ser nuestro valor añadido específico y el peso de la historia y de las dinámicas que nos ubican, por defecto, como el continente de toda aquella necesidad o problema que no parece tener cabida en los otros sectores. Entre nuestra conciencia, ética y vocación relacional y universalista y la lógica residual, minoritaria y asistencialista a la que se nos quiere –al parecer– reducir.

Nos atrevemos, incluso, a decir algo más. Nos atrevemos a decir que, hoy y aquí, la apuesta técnica y política por los servicios sociales es absolutamente estratégica para la necesaria transformación de nuestros sistemas de bienestar. La construcción de los servicios sociales de alto valor añadido, enfoque comunitario y alcance universal que necesitamos debe ser, a la vez, un proceso de reestructuración del conjunto del sistema de bienestar para hacerlo más amigable, coherente, eficiente, equitativo y sostenible. Para esa etapa de transformación innovadora, entonces, los servicios sociales podrían operar como ese espacio distribuidor que resulta clave en la ordenación del flujo de la vida por la casa, facilitando el mejor uso de otras habitaciones y del conjunto del domicilio.


  1. Mi madre no me dejaba subir al trastero porque decia que podían raptarme las sombras que allí vivían. Nunca se consideró a los servicios sociales una parte más de la casa por donde debíamos hacer la vida. ¿Qué pasaría si el hijo de una de esas quince familias que acumulan el 50% de la riqueza de este país acudiera a los servicios sociales a solicitar ayuda?¿A qué colectivos nos han hablado en la universidad deben dirigirse los servicios sociales? Gracias por recordanos una vez más la normalización de los recursos.

  2. Igual de lo que se trata es de “trasterizar” el resto de las habitaciones principales de la casa y suprimir el trastero añadiendo el pequeño espacio sobrante al resto de las habitaciones principales..
    Se ha hecho con la RGI, porque no toda la actividad en materia de atención a la dependencia a la habitación principal de la Sanidad, el trabajo con infancia al salón de la educación, y así sucesivamente. Estaría bien darle una vuelta.
    Felicidades por el análisis Fernando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA image
*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing