La triple crisis del Estado de bienestar

Welfare State

No cabe duda de que los sistemas de bienestar de nuestros países están padeciendo los efectos de la crítica recesión económica que venimos viviendo en los últimos años y de las decisiones políticas y sociales que se han ido tomando para intentar gestionar dicha situación. Sin embargo estas tensiones coyunturales no pueden hacernos olvidar fracturas y crisis más prolongadas y profundas que desafían a los Estados de bienestar. Podríamos decir que son, al menos, tres, relacionadas entre sí pero que cabe diferenciar.

Cabría hablar en primer lugar de una crisis política o moral, de una crisis de la solidaridad, en la medida que han ido emergiendo con fuerza, desde hace décadas, actores económicos, políticos y sociales que, sencillamente, no quieren más solidaridad, que quieren menos solidaridad o, en todo caso, que ponen en cuestión el modelo de solidaridad que les propone el Estado de bienestar. Y lo hacen de forma ilegal (mediante el fraude fiscal) o legal (mediante la opinión publicada o el voto). Puede tratarse del 1% o de una fracción menor de las personas más ricas o puede tratarse de determinadas mayorías satisfechas, pero no cabe duda de que estas corrientes ideológicas  o culturales configuran una importante dimensión de la crisis del Estado de bienestar.

En segundo lugar, cabría hablar de una crisis técnica o estructural del Estado de bienestar. En la medida en que su tamaño ha ido creciendo y ha aumentado la complejidad de los asuntos de los que se ocupa, el Estado de bienestar ha mostrado insuficiencias, disfunciones, paradojas o efectos no deseados, fenómenos que, con honestidad intelectual, no podemos considerar excepcionales o coyunturales, sino tomar en serio como llamada de atención para ambiciosos procesos de replanteamiento, reforma, innovación o reinvención a abordar en los sistemas de bienestar.

Hablaríamos, por último y sobre todo, de una crisis sistémica del Estado de bienestar, de una crisis de modelo. Los modelos predominantes de Estado de bienestar están pensados para economías nacionales capaces de crear pleno empleo masculino para casi toda la trayectoria vital de las personas, y en las que las mujeres se hagan cargo de una serie  de cuidados y otras actividades socialmente necesarias de forma gratuita en el espacio privado. En la medida en que dicho contexto se está modificando radicalmente, los Estados de bienestar que se crearon para darles respuesta son cada vez más obsoletos.

El análisis y las propuestas en relación con el Estado de bienestar deben ser capaces de diferenciar las dimensiones de su crisis y la manera en que dichas dimensiones interactúan en cada contexto específico, lo cual resulta imprescindible para encarar la reflexión, el debate, la deliberación y las decisiones que necesita, para su defensa, mejora y relanzamiento, nuestro Estado de bienestar.


  1. Totalmente de acuerdo con el triple crisis del Estado de Bienestar. ¿Existe alguna solución? Yo creo que sí, y que esta reside en que nuestros políticos perciban que son los ciudadanos quienes le otorgan legitimidad.
    El problema es que nuestros políticos no sienten que se tengan que justificar ante los ciudadanos y, por lo tanto, corregir los puntos 2 y 3, sino ante las grandes corporaciones que les aseguran un sustancioso puesto de consejero o similar para cuando finalicen su carrera política. Y son estas grandes industrias, multinacionales, corporaciones, etc., las que insisten en demoler los sistemas públicos, utilizando los argumentos más falsos, variopintos y contradictorios, para privatizarlos y sacar provecho de un entramado de centros y servicios, levantados con los impuestos de todos los ciudadanos, que reciben (y esto es lo más sangrante) gratuitamente para su exclusivo provecho.
    Mientras nuestros políticos no sientan la necesidad de responder ante los ciudadanos, mientras su legitimidad no les venga del voto ciudadano, la crisis de los Servicios sociales no tiene visos de remitir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA image
*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing