¿Apostar por la #InversiónSocial?

Inversión social

Según Eloisa del Pino y María Josefa Rubio, la idea del Estado de bienestar como inversión social aspira a convertirse en el nuevo paradigma inspirador del Estado de bienestar. Entiendo, efectivamente, que el enfoque de la Inversión Social puede resultarnos inspirador. Ello es así, fundamentalmente, por dos razones:

  • Porque captura adecuadamente una de las principales disfunciones de nuestros Estados de bienestar, como es la de la inequidad intergeneracional.
  • Porque subraya apropiadamente la necesidad de que las políticas sociales contribuyan en mayor medida a la formación del capital humano y, consiguientemente, a la productividad agregada y a la competitividad de la economía en el contexto de la globalización (y, por tanto, al mejor sostenimiento de las propias políticas sociales).

Veo pegas, sin embargo, para asumirlo como paradigma de referencia y marca principal, dado que, como todo mantra que se pone de moda (especialmente en las instituciones europeas), acaba por incorporar y acarrear muchas impurezas (dicho coloquialmente). Me refiero, por decirlo  en pocas palabras, a planteamientos de corte workfarista, que los hay en el huerto de la inversión social. Un uso exclusivo o excesivo de la marca de la inversión social nos aleja de referencias interesantes en clave emancipatoria (renta básica, economía feminista, buen vivir, economía alternativa, bien común).

Por otra parte (y sobre todo), creo que los planteamientos predominantes de la inversión social adolecen de algunas insuficiencias que me atrevo a referir brevemente en tres breves párrafos (sin muchos matices, en clave conversacional).

Quizá se hace excesivo énfasis en el papel de las políticas sociales en materia de redistribución (o predistribución) de recursos económicos, sin tener en cuenta que antes y además de afectar a la cantidad de dinero que la gente tiene para comprar bienes en el mercado, las políticas sociales hacen otras cosas, como empoderamiento de las personas, familias, comunidades o redes sociales para dar respuesta a sus necesidades o diseño, estructuración y provisión de bienes y servicios como bienes públicos (no fácilmente mercantilizables). Pensemos, por ejemplo, en lo insuficiente que es describir la política sanitaria en términos de mejora del poder de compra de las personas de servicios sanitarios en un supuesto mercado de la salud.

Por otra parte, no se captura la importancia creciente del enfoque relacional y comunitario en las políticas públicas. Importancia crítica para su sostenibilidad económica, social y política, en la sinergia entre bienes públicos y bienes comunes. Aquí entrarían aportes como el de la centralidad estratégica del desarrollo del sector (y el sistema público) de los servicios sociales en la configuración del nuevo sistema de bienestar y la necesaria alianza de los poderes y administraciones públicas con el mundo de la autogestión comunitaria, la iniciativa social y la economía solidaria, sin el cual el Estado se autoconsume más fácilmente en dinámicas de corrupción política, corporativismo profesional y burocratización ineficiente.

Tampoco se hace suficiente insistencia, quizá, en el recorrido de la idea de las políticas sociales basadas en la evidencia y el conocimiento. Entiendo que se debe reivindicar en mayor medida la posibilidad de consensuar programas y políticas más libres de ideología, fortaleciendo instancias independientes de evaluación y diseño de políticas.

Bea Cantillon habla de combinar los elefantes del viejo welfare (fiscal, laboral y social, podríamos decir), los leones de la inversión social y las mariposas de la innovación social. No sé si vale la metáfora. Lo que quiero decir es que creo que necesitamos más mimbres que los de la inversión social para el cesto de una nueva propuesta en materia de política social.


  1. Gracias Fernando….me ha parecido muy ilustrativa la comparación; “Pensemos, por ejemplo, en lo insuficiente que es describir la política sanitaria en términos de mejora del poder de compra de las personas de servicios sanitarios en un supuesto mercado de la salud”.
    Buen inicio de semana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA image
*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing