¿Nacemos o nos hacemos educadoras sociales?

CarnavalBlogs_2014Cast

Dice el viejo chiste que pasan dos vascos junto a un cartel que dice “Aceros de Llodio” y le dice el uno al otro: “¿Qué? ¿Nos hacemos?”. Fue ese chiste el que me vino a la cabeza cuando me invitaron a participar en la reflexión que da título a esta entrada, con motivo del día de la educación social. Porque mi respuesta es esta: nos hacemos. Es más, nos estamos haciendo. Tengo para mí que la educación social, al igual que otras ciencias, disciplinas, profesiones o áreas de conocimiento del mundo de la acción pro bienestar está, de modo especial en este cambio de época (Subirats), en construcción.

Si hablamos de la metamorfosis de la cuestión social (Castel), no nos resultará difícil aceptar que las profesiones y ciencias sociales tendrán que estar también inmersas en esa metamorfosis. Desde mi punto de vista, las políticas públicas son el referente fundamental, en nuestro entorno, para la configuración de las áreas de conocimiento e intervención que intentan dar respuesta a las que denominamos necesidades sociales. Propongo entender que cada uno de los grandes ámbitos sectoriales de la política social (convencionalmente: sanidad, educación, servicios sociales, empleo, vivienda y garantía de ingresos) tiene una disciplina o profesión de referencia. Y propongo aceptar, por ejemplo, que en la sanidad dicha disciplina o profesión central será la medicina; en el sector educativo, la pedagogía; y en los servicios sociales será el trabajo social.

¿Y la pedagogía social y la educación social (Caride)? Desde mi punto de vista, la pedagogía social y la educación social son áreas de conocimiento e intervención estratégicas tanto en el sector educativo como en el sector de los servicios sociales (también en otros) en aquellas intervenciones (numerosas) en las que se trabaja simultáneamente (en diferentes proporciones) por la finalidad propia del sector educativo (el aprendizaje) y la finalidad propia de los servicios sociales (la interacción: autonomía funcional e integración relacional). Soy consciente de que esta visión es muy discutible, pero es la que me encaja en un proceso de clarificación de las políticas sociales sectoriales a medida que se comprenden y se configuran, todas ellas, como universales.

Tengo para mí que uno de los retos principales que tenemos en el mundo de la intervención social es el de acotar mejor la contribución de cada sector de actividad y de cada disciplina y profesión. La atención integral que buscamos no puede apoyarse en la confusión profesional y las querellas entre disciplinas. Nos hacemos y nos estamos haciendo, en un contexto de reconfiguración de los modelos y políticas sociales y eso pide a cada agente un esfuerzo especial de identificación de su valor añadido específico y no pretender saber y hacer de todo. De modo que terminaré con otro chiste de vascos. El de aquellos dos amigos que están buscando setas, cuando uno de ellos grita que se ha encontrado un Rolex, recibiendo la conocida respuesta: “Oye, o a setas o a Rolex”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA image
*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing