El compromiso del conocimiento para la intervención social

Conocimiento

Quienes trabajamos en el sector de los servicios sociales o nos dedicamos a la intervención social queremos que nuestras prestaciones, actividades, apoyos y programas sean cada vez más conocidos y apreciados por toda la ciudadanía y que quienes toman decisiones políticas reconozcan en mayor medida el valor añadido que aportamos y podemos aportar para la calidad de vida de todas las personas en una sociedad avanzada. Perfilar y mejorar nuestro posicionamiento social y político es condición de posibilidad para que la ciudadanía obtenga el mayor beneficio de la inversión particular o pública que realiza en actividades de intervención social.

Ese reto de posicionamiento está, por cierto, inseparablemente unido, entre otros, al de la construcción del sistema de gestión de conocimiento en materia de intervención y servicios sociales. En esto podemos aprender de la experiencia de otros sectores de actividad que consiguieron fabricar y engrasar los engranajes articulados que caracterizan las redes exitosas de aprendizaje, es decir, la fluida cadena de valor que vincula a quienes hacen investigación básica o aplicada, quienes desarrollan tecnología, quienes difunden innovaciones, quienes hacen formación reglada, quienes sistematizan la práctica, quienes hacen intervención basada en la evidencia o quienes evalúan los servicios y políticas.

La interconexión rápida y rigurosa entre esos eslabones, la colaboración de los diversos tipos de agentes, la hibridación entre tipos de conocimiento o el diálogo entre disciplinas parecen ser características de las comunidades de práctica, de los ecosistemas cognitivos en los que florecen las buenas prácticas, los avances atractivos y, finalmente, ese aprecio por parte de la comunidad e impacto social universal que buscamos.

Cada una de las personas que trabajamos en los servicios sociales o que hacemos intervención social, cada uno de los agentes que, de una u otra manera, estamos relacionados con ese ámbito podemos asumir nuestra cuota de compromiso con la elevación del nivel de conocimiento compartido y utilizado en el sector. Seguramente no es algo que podamos encomendar a algunos de nosotros o a terceras personas. Sea cuál sea nuestro rol en el mundo de la intervención, siempre podemos y quizá debemos preguntarnos cómo potenciar nuestra contribución en el marco de una estrategia sectorial de producción y gestión del conocimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA image
*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing