Para la innovación en servicios sociales

Etorbizi 2

Se ha de apostar por el fortalecimiento del sistema público de servicios sociales de modo que este sistema pueda liderar la construcción de un nuevo modelo de cuidados y apoyos para todas las personas y grupos que por su edad infantil, por su discapacidad, por su situación de dependencia funcional o por otra razón, los puedan necesitar de forma temporal o permanente. Ese nuevo modelo de cuidados y apoyos coordinado desde el sistema público de servicios sociales es imprescindible para configurar un modo de vida sostenible en sociedades con las características demográficas, laborales, familiares y convivenciales como las nuestras.

La construcción de ese modelo en los próximos años debe entenderse como un proceso de innovación social acelerada, pues el sufrimiento social, las disfunciones económicas y la desafección política que está provocando su ausencia se van a hacer cada día más insoportables como tsunami social que afectará cada vez más a la calidad de vida de las personas, a la convivencia familiar y comunitaria, a la natalidad, a la conciliación de la vida familiar y laboral, a la igualdad entre mujeres y hombres, a la productividad y competitividad de nuestro tejido empresarial, a la función social del Estado y a nuestra dignidad como personas y como sociedad.

Ese proceso de innovación social acelerada pasa por una fuerte inversión pública (fundamentalmente dirigida al capital humano, el conocimiento y la tecnología) para el fortalecimiento de los servicios sociales de atención primaria, al modo en el que, en su momento, se invirtió en la atención primaria de salud y en la dotación y formación de las personas profesionales de la medicina, la enfermería u otras disciplinas en la especialidad familiar y comunitaria. Se trata de convertir los servicios sociales de atención primaria en servicios de referencia reales y accesibles para toda la población de cara a la gestión de su situación actual y la planificación de su futuro personal y familiar en lo tocante a la necesidad de prevención y apoyos en materia de autonomía funcional e integración relacional.

Se trata, en segundo lugar, de modificar radicalmente la estructura actual de los servicios sociales de atención secundaria, potenciando la atención universal personalizada en el domicilio y la comunidad como planteamiento para estos servicios, impulsando el uso de las tecnologías de la información, la comunicación, la asistencia o la domótica y articulando la coordinación e integración entre los servicios sociales, los servicios sanitarios y la política de vivienda en torno al nuevo modelo de cuidados, convivencia y vida del que estamos hablando.

(Fragmento de un texto preparado para el blog de la Fundación Hugo Zárate. Aquí se puede leer el texto completo.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA image
*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing