El voluntariado y el billar de seis agujeros

billar

Entendemos el voluntariado, en sentido amplio, como la iniciativa de personas que se reúnen, sin obligación previa ni ánimo de lucro, para gestionar bienes comunes (tangibles o intangibles) y percibimos la centralidad que en la crisis actual tienen los importantes cambios en el terreno de los cuidados y, en general, de los bienes relacionales y el capital cultural y la relación de la crisis económica con los procesos de individualización y fragmentación de las solidaridades y sujetos sociales considerados típicos de las sociedades industriales y que estuvieron en la base de la construcción de los Estado de bienestar.

En este contexto, el mundo de la acción voluntaria puede ser víctima de un achique de espacios que lo convierta en un zombi, víctima del abrazo del oso del Estado recortador, de la atracción fatal del mercado depredador o del establo caliente de la comunidad cerrada. Sin embargo, alternativamente, se ofrece a la acción voluntaria la oportunidad de asumir una estratégica misión civilizatoria como agencia gestora de los bienes comunes llamada a actuar en sinergia (no exenta de tensión, crítica y reivindicación) con el sector público (gestor de bienes públicos) y las redes familiares y comunitarias (gestoras de bienes relacionales) en la construcción de una renovada ciudadanía societaria.

Para ello será fundamental, más allá de las prácticas se denominen o autodenominen como voluntariado, la hibridación y alianza entre las maduras y resilientes organizaciones de la sociedad civil organizada (juncos) y los nuevos movimientos autogestionarios vinculados a la sostenibilidad de la vida (brotes), para innovar y extender prácticas socialmente inclusivas, económicamente sostenibles y políticamente transformadoras. Es en este contexto en el que las estrategias de gestión y autogestión del voluntariado han de ser discutidas, alineadas, armonizadas, articuladas, visibilizadas y compartidas, de manera que puedan contribuir a una acción voluntaria que pueda ser, simultáneamente: política, comunitaria, sostenible, personalizadora, ética e inteligente (los seis retos principales, a nuestro juicio, como en un billar de seis agujeros).


  1. Breve y brillante planteamiento sobre uno de los retos cruciales para la articulacion de una sociedad civil y una ciudadania activa y social con flexibilidad y libertad para actuar frente a las nuevas realidades de la exclusion social.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA image
*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing