La paradoja de Bossuet y el “problema” del envejecimiento

Yayoflautas

Pierre Rosanvallon ha denominado paradoja de Bossuet al mecanismo según el cual las personas deploran en general lo que consienten en particular. Quizá algo de eso nos pasa cuando las mismas personas que buscamos y celebramos, individualmente, la mayor eficiencia reproductiva (que nuestras criaturas nos sobrevivan todas y largamente) y la mayor esperanza de vida (no morirnos, todavía, y tener trayectorias vitales más prolongadas, donde tengamos tiempo de desarrollarnos más plenamente), somos las que nos alarmamos y preocupamos cuando, social o colectivamente, alcanzamos dichas metas.

Julio Pérez Díaz, demógrafo español, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, y la gente de Envejecimiento en Red nos hablan de la verdadera revolución reproductiva que ha supuesto el enorme incremento de la supervivencia de las personas y nos invitan a comprender que existe un círculo virtuoso entre eficiencia reproductiva y (no sólo cantidad sino también) calidad (de vida) de la población. En buena medida gracias a dicha eficiencia reproductiva, podemos dedicar más tiempo a formarnos, podemos especializarnos, podemos dedicar menos años a la reproducción y la crianza, podemos organizarnos de forma más estable y menos contingente, podemos incrementar nuestra productividad…

Claro que este fabuloso éxito social global nos presenta nuevos desafíos en la siguiente pantalla: en la prevención y abordaje de nuevas enfermedades y discapacidades con más prevalencia en los últimos años de la vida, en la reinvención de nuestros sistemas de bienestar social, en la reorganización de la vida laboral o urbana, en la modificación de nuestros hábitos y expectativas sociales… Sin embargo no abordaremos bien esos desafíos si no somos conscientes de que provienen de éxitos colectivos (dividendos demográficos, dirá la Organización Internacional del Trabajo) por los que hemos trabajado y seguimos trabajando cada día. Y si no nos congratulamos de que esos propios éxitos individuales y sociales nos ponen en mejores condiciones para dar respuesta a esos desafíos, sin ninguna duda.

Lo contrario sería entramparse en la paradoja de Bossuet.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA image
*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing