Estrategia comunitaria en las organizaciones de intervención social

Redes

El enfoque comunitario en la intervención y políticas sociales es aquel que apuesta por visibilizar y potenciar los efectos sinérgicos que la intervención formalizada de las organizaciones de bienestar pueden tener en (o con) las relaciones, vínculos y redes de carácter familiar, vecinal, amistoso… Asume la existencia de un universal antropológico en virtud del cual la vulnerabilidad humana llama, en primera instancia, a un cuidado o apoyo por parte de otras personas que no se produzca en el seno de un intercambio mercantil o prestación profesional.

Las y los profesionales que incorporan a su práctica el enfoque comunitario aprenderían a lograr, con las personas destinatarias de su intervención, resultados e impactos más potentes y duraderos en la medida en que los consiguen en y con el entorno relacional cotidiano de las personas. La autoorganización y autogestión de las personas en y a partir de sus redes familiares y, en general, comunitarias es una de las consecuencias (deseadas) de la aplicación del enfoque comunitario en la intervención y políticas sociales.

El enfoque comunitario afecta a los tres planos presentes en las organizaciones de bienestar: el nivel de la intervención, el nivel de la gestión y el nivel del gobierno de la organización. Supone ver la organización como un entrecruzamiento de relaciones entre agentes que tiene sentido cuando añade valor a ese sistema más amplio del que forma parte. El enfoque comunitario nos lleva a un trabajo en red, a una coordinación y a una integración intersectorial entre las diferentes políticas y servicios de bienestar (sanitarios, sociales, de vivienda, educativos, de empleo…) en torno a la persona en su entorno, apoyándose en ocasiones en métodos y sistemas de gestión de casos. El enfoque comunitario incorpora nuevas exigencias y retos para los poderes públicos a la hora de cumplir su función inexcusable de garantizar los derechos sociales a todas las personas.

Nos atrevemos a decir que las organizaciones del tercer sector de acción social, si quieren sentido y sostenibilidad estratégica, habrían de desembarazarse del abrazo del oso del Estado y de la atracción fatal del mercado, recuperando sus raíces relacionales y comunitarias y orientándose decididamente a su función de gestoras de bienes comunes. Una organización de bienestar no puede ser comunitaria hacia fuera y no comunitaria hacia dentro.

Próximamente documento completo en fantova.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA image
*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing