La comunidad: real y frágil, controvertida y necesaria

Alicante 2

Vivimos tiempos de fenómenos extremos (como la pandemia de la covid-19, la guerra en Europa, el aumento de la inflación, la crecida del autoritarismo o la subida de las temperaturas), que tensionan, fragmentan y enfrentan a distintos grupos poblacionales en muchos sentidos y ámbitos. Tiempos en los que, en muy diferentes propuestas o narrativas de respuesta, rescate, resiliencia, innovación o transformación, aparece una y otra vez la referencia a la comunidad. Así, por ejemplo:

  • Las políticas en relación con la pobreza económica y la exclusión social, atentas a las dimensiones territoriales y relacionales de dichos fenómenos, se fijan en las comarcas, barrios y vecindarios y proponen estrategias de desarrollo comunitario, sinérgicas con procesos de activación laboral o inclusión residencial, ente otros.
  • Las agendas urbanas, conscientes de la importancia de la participación de la ciudadanía para el adecuado diseño y legitimación de la planeación del espacio físico y sus usos, incorporan (o se conectan con) estrategias y metodologías de acción comunitaria, entrelazando construcción de la ciudad y de la ciudadanía.
  • Las organizaciones del tercer sector de acción social (con sus personas expertas por experiencia), que se plantean la desinstitucionalización (o la prevención de la institucionalización) de niñas, niños, adolescentes, personas con discapacidad, personas mayores en situación de dependencia u otras personas en riesgo o situación de exclusión social, promueven la vida activa y participativa en comunidades acogedoras, cuidadoras, inteligentes, amigables e inclusivas como alternativa necesaria y urgente al internamiento asilar.
  • Los servicios sociales (de cuidados) o servicios (sociales) de cuidados, como otras ramas de servicios públicos de bienestar (salud, educación, empleo, vivienda y garantía de ingresos), conocen de la necesaria dimensión, enfoque o mirada comunitaria, especialmente en los programas de prevención universal o primaria que resultan imprescindibles para el cumplimiento de su misión a escala poblacional.
  • Las personas y movimientos preocupados por la acción colectiva y por la calidad y legitimidad de nuestros mecanismos de gobernanza democrática impulsan las prácticas colaborativas, la cooperación pública-comunitaria y la participación cada vez más directa de la comunidad en la toma de decisiones sobre las políticas públicas.

Las comunidades existen, sin duda. Las relaciones , proyectos y dinámicas comunitarias son fundamentales para el funcionamiento y para la transformación de nuestra sociedad. Pero sabemos que son frágiles y limitadas y que tenemos el reto de reinventarlas y fortalecerlas. Y que hay quien quiere hacerlo de forma alienante, reaccionaria, excluyente, discriminatoria y distópica.  También están quienes utilizan una retórica comunitaria, falsamente consensual, para intentar edulcorar situaciones inaceptables de injusticia estructural. Por todo ello, quienes quieran levantar la bandera de la comunidad, quienes quieran hacer una apuesta comunitaria, deberán explicitar, fundamentar y relacionar sus términos y puntos de referencia.

En la medida en que los fenómenos extremos del estilo de los mencionados arriba arrecien e impacten unos en otros con efectos multiplicadores, será más probable que nuestras sociedades hayan de encarar procesos de reorganización radical de la vida (en lo que tiene que ver, por ejemplo, con la energía, con la fiscalidad, con el empleo, con los cuidados o con otros asuntos) y esa reorganización de la vida, necesariamente, habrá de apoyarse en la comunidad y habrá de afectar a la comunidad. Y una vez más habremos de hacernos preguntas cómo éstas: ¿Qué comunidad? ¿Para qué la comunidad? ¿Qué tipo de comunidad? ¿Con quién la comunidad? ¿De verdad, la comunidad?

(Al hilo de encuentros organizados del 4 al 14 de noviembre de 2022 por y con: el Ayuntamiento de Gijón, el Ayuntamiento de Tolosa, Plena Inclusión y la Universidad de Alicante [en la foto], los colegios profesionales de psicología y educación social, el Consejo Económico y Social Vasco, Servicios Sociales Integrados, EAPN Euskadi, el Partido Socialista de Euskadi-Euskadiko Ezkerra, el Ayuntamiento de Vilanova i la Geltrú, Sumar, Hartu Emanak y Bogan.)


Utzi erantzuna

Zure helbide elektronikoa ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude

CAPTCHA image
*

Ondorengo XHTML etiketa eta atributuak erabil ditzakezu: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing