Acción comunitaria y prevención de la soledad

hariak 2

Cuando hablamos de una comunidad, nos estamos refiriendo a un cuerpo social, a un conjunto de personas, a un colectivo poblacional más fácilmente abarcable que el de una sociedad. Identificamos comunidades en la medida en que podemos hablar de relaciones más primarias, directas y afectivas; en la medida en que hay cierta proximidad física e incardinación territorial de las personas; en la medida en que hay autoidentificación compartida y conciencia de pertenencia; en la medida en que hay cierta autoorganización económica, social y política.

Hemos ido hablando más de acción comunitaria a medida que las comunidades reales se iban fragilizando, desvinculando y diluyendo. Y no debemos olvidar que ese proceso de desdibujamiento de las comunidades tuvo su energía motriz y consecuencias positivas en términos de libertad individual y ejercicio de derechos. Sin embargo, es considerable la evidencia empírica acerca de los beneficios que tiene contar con redes de apoyo social, de ayuda mutua, de reciprocidad gratuita y de que las sociedades en general funcionan en buena medida gracias a relaciones de confianza, de compromiso y de colaboración basadas en aprendizajes realizados y anclajes construidos en las redes familiares y comunitarias.

Entendemos el de la acción comunitaria como un campo en el que nos podemos encontrar personas pertenecientes a diferentes profesiones y disciplinas (medicina, arquitectura, ciencia política, trabajo social, economía, psicología, enfermería, educación social, ingeniería, sociología y otras). Cada una tiene actividades muy características y diferenciadas pero también confluyen en prácticas comunes, aunque para que hablemos, propiamente, de acción comunitaria parece que la comunidad, como tal, ha de empoderarse y transformarse. En todo caso, no habría una frontera nítida entre las intervenciones más bien individuales con enfoque comunitario y la acción comunitaria propiamente dicha.

Cuando nos planteamos el problema social de la soledad, parece aconsejable aplicar un enfoque comunitario e impulsar la acción comunitaria. No minusvaloramos la importancia de las prestaciones y servicios formalizados, monetizados y profesionalizados que las ciudadanas y ciudadanos tenemos derecho individual a recibir pero sabemos que, sin la activación de las energías, relaciones y proyectos comunitarios, es muy difícil poner en pie una estrategia eficaz de prevención y abordaje de las situaciones de soledad. Cuando la intervención de los diversos agentes que pueden reconocerse bajo la denominación de “acción comunitaria” ha conseguido que en un lugar geográfico y social haya densidad de relaciones, interés por las otras personas, capacidad de ayuda mutua y organización visible en el espacio público, estamos en condiciones de dar una mejor respuesta a las situaciones de soledad.

Critiquemos los planteamientos asistencialistas, asimétricos y estigmatizantes en los que un individuo aterriza de vez en cuando en la vida de una persona y le proporciona de forma pasajera un sucedáneo de relación para paliar momentáneamente el sentimiento de soledad de la persona. Hasta las intervenciones más focalizadas, especializadas e individualizadas frente a situaciones graves de soledad habríamos de  concebirlas y abordarlas desde una perspectiva comunitaria, identificando y promoviendo los apoyos, activos y redes comunitarias que pueda tener esa persona o que pueda llegar a construir en su entorno cotidiano real. Mas sobre todo se trata de potenciar la capacidad de prevención y afrontamiento de la soledad que tienen la acción comunitaria y las dinámicas que desencadena. ¿Seremos capaces, en estos tiempos de individualismo consumista y política clientelar, de hacer esa inversión social?

(Reflexión al hilo de la estrategia Hariak, de la Fundación Adinberri, en la fotografía; del programa Viernes, del Gobierno de Cantabria; del programa Saretu, de la cooperativa Servicios Sociales Integrados; y de la Estrategia Municipal contra la Soledad del Ayuntamiento de Barcelona. También del diálogo con Javier Segura, Marta Ballester y Xavier Godàs.)

Utzi erantzuna

Zure helbide elektronikoa ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude

CAPTCHA image
*

Ondorengo XHTML etiketa eta atributuak erabil ditzakezu: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing