¿Hacia otro modelo de cuidados prolongados?

Cuidados 5

Para pensar un cambio en el modelo de cuidados de larga duración parece necesario profundizar antes, capa a capa, en el análisis de nuestra actual crisis de cuidados:

En una primera capa o nivel, podemos ver el reto de la organización social de los cuidados como un problema, fundamentalmente, de asignación de recursos, que se arregla, básicamente, con decisión legislativa (ley de presupuestos). Esta sería la mirada, por ejemplo, de quienes en España consideran que la insuficiente financiación pública para las prestaciones y servicios que contiene la llamada Ley de Dependencia causa las carencias que tenemos con los cuidados de larga duración. El problema, según esta mirada, está en la cantidad de recursos destinados a la actividad profesional de cuidados y resolverlo es cuestión, fundamentalmente, de voluntad, de voluntad política.

Si seguimos profundizando, sin embargo, podemos llegar a un siguiente nivel o capa que sería la del modelo, la de los arreglos, la del mix. La cuestión aquí sería la de qué agentes o instituciones se encargan o se han de encargar de los cuidados. ¿Cuál es y puede ser el papel de unas u otras relaciones familiares y comunitarias? ¿Y el de los mercados? ¿El de los poderes públicos? ¿ Y el de la autogestión solidaria? ¿Hay o puede haber otros agentes? El quid de la cuestión según esta mirada, estaría en la institucionalidad, en las estructuras, en la articulación o reparto de papeles: en lo que cada una de esas grandes esferas de la vida social (cada uno de estos mecanismos, instituciones y lógicas) puede aportar (en función de su trayectoria y ventajas comparativas) y espera de las otras. Aquí, en buena medida,  el desafío sería organizativo y de escalabilidad y se podría enfocar, básicamente, como un problema de gestión pública: las y los gestores públicos (re)construirían el mix y a ese mix de los cuidados se le pide sobre todo escalabilidad, capacidad de absorber de manera rápida, adecuada y eficiente fuertes incrementos de demanda.

Si seguimos profundizando, el problema, en tercer lugar, podría situarse más bien en el conocimiento, en las metodologías, en la tecnología. Imaginemos que tenemos recursos para realizar y pagar la actividad profesional de cuidados y que disponemos de un diseño institucional según el cual existe, por ejemplo, un derecho universal a recibir cuidados públicos. Sin embargo, puede pasar que no contemos con el saber hacer, el diseño de servicios o la capacidad profesional que llene de contenido ese derecho permitiendo utilizar los citados recursos. La actividad deseable, por tanto, puede no existir o tener problemas de idoneidad, de calidad, de productividad. La solución sería, entonces, la innovación tecnológica (a partir, en principio, de la investigación científica) y, en concreto, el desarrollo, puesta a punto y oferta efectiva de cuidados, apoyos e intervenciones profesionales sinérgicas con el autocuidado y el cuidado primario.

Y todavía podría haber una capa más profunda que las tres anteriores, la que desvela quizá quien mira el problema en términos de sostenibilidad (de la vida). En este momento, seguramente, en materia de cuidados de larga duración, queremos tomar decisiones políticas (capa 1) que modifiquen rápidamente el mix de cuidados (capa 2) dando por supuesto que tendremos los productos, servicios, cualificaciones y tecnologías necesarias (capa 3) y sin advertir que, seguramente, hay importantes fracturas o tensiones en las estructuras o contratos de relación entre las personas (capa 4) que desbaratan nuestras intenciones e intentos. Un problema moral que reta a la transformación social, un profundo problema de contrato social entre mujeres y hombres y también entre generaciones, entre autóctonas y migradas, entre personas pudientes y precarias y así sucesivamente.

La llamada crisis de los cuidados es posiblemente una crisis sistémica en el sentido de que puede llegar a afectar a la sostenibilidad del conjunto del sistema social. Del mismo modo que ya sabemos que las afecciones que hemos provocado y seguimos provocando en nuestro medio ambiente físico pueden poner en riesgo nuestra misma existencia en el planeta, la crisis de los cuidados puede tener también ese alcance sistémico, en tanto en cuanto no sabemos en qué medida y de qué manera es posible articular un modelo adecuado y satisfactorio de cuidados en determinadas condiciones (tormenta perfecta) de extralimitación, escasez, globalización, urbanización, movilidad, longevidad, individualización, precariedad, segregación, diversidad, desigualdad, endeudamiento, exclusión, profesionalización, financiarización, digitalización, militarización, desvinculación, alienación y polarización.

Algunas lecturas recientes sobre el asunto que han resultado inspiradoras:

AEDGSS (Asociación Estatal de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales (2022): XXII observatorio de la dependencia. Málaga.

GENERALITAT DE CATALUNYA (2022): Atenció integrada social i sanitaria. Atenció integrada a l’entorn domiciliari. Marc conceptual i de referencia. Barcelona.

GFA (Gipuzkoako Foru Aldundia) (2021): Liburu zuria. Arretaren eta zaintzen etorkizuna gizarte politiketan. Donostia.

GFA (Gipuzkoako Foru Aldundia) (2022): Guía para la personalización de los servicios sociales en Gipuzkoa. Donostia.

GOBIERNO DE ESPAÑA (2022a): PERTE de economía social y de los cuidados. Madrid.

GOBIERNO DE ESPAÑA (2022b): Acuerdo sobre criterios comunes de acreditación y calidad de los centros y servicios del Sistema para la Autonomía y Atención a la Dependencia (SAAD). Madrid.

HCL (Home Care Lab) (2021): Zainlab. Nuevos perfiles y roles profesionales para dar respuesta al reto de los cuidados. Bilbao.

MOYA, María José (2022): La asistencia personal: figura clave para la vida independiente. Madrid, Fundación Pilares.

OXFAM (2022): Los cuidados en Latinoamérica y El Caribe. Entre las crisis y las redes comunitarias. Nairobi.

WHO-E (World Health Organisation-Europe) (2022): Rebuilding for sustainability and resilience: strengthening the integrated delivery of long-term care in the European Region. Copenhagen.

(Sobre estas cuestiones hablaremos hoy en un curso de verano de la Universidad de Cantabria, cuya información puede encontrarse aquí).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CAPTCHA image
*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing