Inclusión social y servicios sociales en un mundo que (al parecer, por algunas partes) se desmorona

Laparra

El encargo de ocuparse de las personas en riesgo o situación de exclusión social, en la historia de nuestro sistema de bienestar, ha sido hecho, en buena medida, a los servicios sociales. Éstos en España se formatean jurídicamente tras el final de la dictadura franquista, en el marco de un sistema industrial y patriarcal en el que el contrato social se apoya, fundamentalmente, en el pleno empleo masculino, una organización familiar y comunitaria de los cuidados con sesgo de género y la protección social contributiva. Los servicios sociales (denominados como asistencia social en la Constitución Española) se configuran como el dispositivo que completa el sistema mediante la asistencia básica y el seguimiento profesionalizado de algunas minorías excluidas (o en riesgo de exclusión) de perfiles preestablecidos.

En ese modelo de servicios sociales, todavía vigente en gran medida, no hay ningún bien o actividad que caracterice definitoriamente a esta rama. Al contrario, este ámbito es reconocido más bien por su capacidad de proporcionar diversos agregados de diferentes respuestas (como dinero, cuidados, alojamiento, alimento, acompañamiento, activación u otros) que pueden funcionar para personas que encajan en los mencionados perfiles, con la finalidad, se supone, de que se alejen esa zona de exclusión y se incorporen a la normalidad del cuerpo social.

La historia de las generaciones que protagonizaron el despliegue de ese modelo (de contrato) social en España es, en buena medida, una historia de éxito si ciframos éste en la existencia de mayorías que vieron razonablemente satisfechas sus expectativas de bienestar o calidad de vida. A la vez, en el caso español, como en el del conjunto de los países que implementan un modelo similar, en ese relativo éxito se fragua un cambio social preñado de nuevos riesgos (ecológicos, demográficos, financieros, relacionales u otros) que van tornando cada vez más insostenible el propio modelo. Insostenibilidad que, al parecer, adopta en el siglo XXI la forma de una sucesión impredecible de catástrofes a diferentes escalas con diversas manifestaciones, notablemente interconectadas en una dinámica crecientemente compleja y paradójica (huida hacia delante) en la que cada solución parece acarrear un problema mayor.

En estas turbulencias el posicionamiento tradicional de los servicios sociales se torna mortal de necesidad, puesto que el número creciente de las personas que acuden a ellos en busca de alguna de las prestaciones o apoyos incluidos en su oferta (desde alimentos a cuidados, desde dinero a alojamiento) ya no conforman aquellos contingentes limitados y perfilados previstos en su momento, sino que presentan una creciente multiplicidad mucho más compleja de situaciones y expectativas. Cantidad, intensidad, complejidad y diversidad que tensa los servicios sociales, inmersos en un intento cada día más baldío y frustrante de diseñar, desarrollar, combinar y escalar las especializaciones requeridas por la realidad y la integración que necesita cualquier sistema funcional.

(Notas tras la sesión del pasado viernes en la Biblioteca del Fondo en Santa Coloma de Gramenet y de cara al encuentro de mañana, martes 5 de abril, con el Colegio de Trabajo Social en Lleida. La ilustración, de Miguel Laparra, tomada de la página 167 del último informe FOESSA y comentada por Pedro Fuentes en la reciente Escuela de Primavera de Cáritas Española, refleja la diversidad existente en el espacio social de la exclusión. Las personas (los hogares) en situación de inclusión se asemejan entre sí, al contrario de lo que sucede en la zona de exclusión, en la que aumenta la dispersión. Se sugiere acceder al estudio para una explicación precisa del gráfico.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA image
*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing