Atención comunitaria integrada: un sueño al alcance de la mano

Plaça_del_Diamant

Desde el 11 de marzo de 2020 no he vuelto a Barcelona y quizá por eso el jueves soñé que me había trasladado a vivir allá.

En el sueño, mi barrio ha sido escogido para una experiencia piloto de atención comunitaria integrada, en el marco del Plan Estratégico de Servicios Sociales de Catalunya y, en este caso, impulsado por un convenio de colaboración firmado por tres amigas: Meritxell Benedí (Generalitat de Catalunya), Lluïsa Moret (Diputación de Barcelona) y Laura Pérez (Ayuntamiento de Barcelona). Desconozco si el hecho de que sean, respectivamente, de Esquerra Republicana de Catalunya, el Partit dels Socialistes de Catalunya y En Comú Podem tiene algún significado en mi sueño.

Lógicamente, el pilotaje de una atención integrada de carácter comunitario en mi barrio soñado requiere de una gobernanza estratégica, de un equipo directivo que ordene los procesos y deshaga los nudos. En mi sueño, partiendo de la experiencia del Pla interdepartamental d’atenció i interacció social i sanitària, en esa gobernanza están Albert Ledesma y Joan Carles Contel, así como Dolors Colom, representando la mirada del trabajo social sanitario, y Núria Fustier, la de la planificación y programación.

En este sueño no hago más que tirar de amigas y amigos por todas partes. Sigamos.

En mi sueño, el barrio cuenta con potentes procesos de acción comunitaria o desarrollo comunitario que, desde equipamientos y equipos públicos, impulsan las redes vecinales de cuidados y ayuda mutua, la mediación y la convivencia, el asociacionismo y el voluntariado, la participación ciudadana y la economía circular, de proximidad y solidaria. En esas labores andan Oscar Rebollo (Ayuntamiento), Marta Solé (Diputación) y Marta Ballester (desde el cooperativismo, la universidad y la oficina técnica de apoyo a los Planes locales de acción comunitaria e inclusiva).

Otro amigo, Javier Burón (gerente de Vivienda del Ayuntamiento de Barcelona), promueve en el barrio la diversificación de formatos de alojamiento mediante la colaboración público-comunitaria, las cooperativas con cesión de uso o las viviendas colaborativas, lo que facilita que las personas del barrio, sin irnos a vivir fuera, podamos encontrar, en nuestros diferentes momentos y situaciones vitales, la vivienda que mejor se ajuste a nuestras necesidades y capacidades.

Otro equipo tripartito de gente querida (con Anna Rufí, Miguel Ángel Manzano y Marta Fabá) es el encargado, en mi sueño, de dotar al proyecto y a los diferentes servicios de herramientas digitalizadas para la localización proactiva, el diagnóstico, la estratificación, el cribado, el seguimiento y, en definitiva, la gestión compartida de la información acerca de las personas que vivimos en el barrio y nuestros itinerarios de atención.

En el sueño, mi médica de atención primaria es Aina Perelló, experta en mapeo de activos de salud, fan de los paseos saludables, dinamizadora de diversos foros y comunidades y buena conocedora de los protocolos de atención integrada para diferentes perfiles de personas. Como lo es el coordinador de mi centro de servicios sociales de referencia, Xabier Ballesteros, quien anima la Colla Cuidadora y otros proyectos en cuya supervisión y mejora trabaja Clàudia Manyà, educadora social y consultora.

LluÍs Torrens (desde el Ayuntamiento) y Mar Mestre (desde la cooperativa que gestiona el servicio) impulsan en mi sueño la experiencia de las supermanzanas sociales en lo relacionado con servicios sociales domiciliarios y también innovaciones tecnológicas como el programa Vincles o el uso de robots para algunos cuidados. A su vez, Ester Sarquella es la encargada de todo lo que tiene que ver con la teleasistencia avanzada y su sofisticada cacharrería para el domicilio o llevable, uso de la inteligencia artificial y gran capacidad de detección, anticipación y conexión.

Esther Limón, médica familiar y comunitaria, aporta la mirada del ciclo de vida, con programas que van desde la atención temprana integrada (para criaturas en sus primeros años de vida) hasta las comunidades compasivas y los cuidados paliativos integrados y domiciliarios. Ariadna Manent, Carles Campuzano y Toni Codina tienen la misión de apoyar a las organizaciones del tercer sector en el proceso de seguirse enredando y enraizando cada vez más en el territorio y la proximidad. Elisa Sala coordina el programa Radars y otras iniciativas de prevención de la soledad, en su mayoría de organizaciones del tercer sector.

(Me voy acercando al “millón de amigos” de Roberto Carlos. Se me acaba el espacio. Sigo.)

Manuel Aguilar es un sabio asesor para toda esta movida, un buen árbitro para evaluar el proyecto. Por último, aparecen en mi sueño Andrea Barbiero, dedicada al manejo de las grandes cantidades de datos que se producen en este proyecto y Jésica de Armas, incorporando los métodos cuantitativos, modelos matemáticos y algoritmos avanzados para una atención centrada en la persona. (A ellas dos debo la reciente invitación que me puso a soñar, por cierto.)

Todo lo que se cuenta en este sueño ficticio es muy real o muy cercano a la realidad, aunque más disperso en diferentes lugares y momentos. Todo existe: mi privilegio de contar con la amistad de estas personas y, lo que es mucho más importante, las iniciativas o programas que se citan junto a sus nombres, que me he tomado la libertad de utilizar y poner juntas en un mismo barrio. Lo he hecho porque, al construir este sueño con materiales tan reales (y siendo consciente de que podrían citarse muchas otras personas y experiencias), la atención comunitaria integrada se me ha aparecido como una de esas #UtopíasPosibles.


  1. Súmale a eso, querido Fernando, muchas otras amigas anónimas que intentamos mantener vivas nuestras pequeñas hogueras de red de atención integrada social y sanitaria en nuestro municipios. Pequeños reductos que intentan resistir todavía y siempre al invasor.

    Y el invasor es no pensar que es una #UtopíaPosible.

    Un fuerte abrazo, amigo, desde la Galia de Vilanova i la Geltrú

  2. Súmale a eso, querido Fernando, muchas otras amigas anónimas que intentamos mantener vivas nuestras hogueras de red de atención integrada en nuestros municipios. Pequeños reductos que intentan resistir todavia y siempre al invasor.
    Y el invasor es no pensar que es una #UtopiaPosible

    Un fuerte abrazo, amigo, desde la Galia de Vilanova i la Geltrú

  3. Buenos días Fernando!
    Estudio Educación Social en la UOC y en una asignatura anterior analizamos varios artículos tuyos. Desde entonces no me pierdo ninguno porque me gusta mucho la perspectiva desde la que escribes. Muchas gracias por tus artículos, son muy interesantes.

  4. Muy querido Fernando, tu sueño me ha enganchado, me lo apropio y me gustaría que se hiciera realidad en mi entorno.
    Sigue soñando y cuéntalo.

  5. Muy querido Fernando, tu sueño me ha enganchado, me lo apropio y me gustaría que se hiciera realidad en mi entorno.
    Sigue soñando y cuéntalo.

  6. Muy querido Fernando, tu sueño me ha enganchado, me lo apropio y me gustaría que se hiciera realidad en mi entorno.
    Sigue soñando y cuéntalo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA image
*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing