El Fondo de Recuperación europeo y la oportunidad de decir “nunca más” a lo sucedido en las residencias de mayores

europa 2

El Plan de Recuperación para Europa (con 140.000 millones de euros para España) representa una oportunidad inédita e inaudita para nuestra sociedad y, específicamente, para quienes nos consideramos agentes políticos a la hora de demostrar la capacidad de los movimientos sociales y las políticas públicas para responder satisfactoriamente a los desafíos planteados en (y a partir de) estos tiempos de pandemia y emergencia. En un entorno de intensa incertidumbre global, la acción colectiva y las instituciones de gobierno son vistas, desde muchas miradas, como más confiables que el interés individual y la lógica de mercado. De ahí, quizá, la relativa pero importante novedad y oportunidad que representan las recientes decisiones europeas.

En este contexto, seguramente, desde un punto de vista moral, nuestra principal deuda como sociedad la hemos contraído y la seguimos contrayendo con las personas mayores usuarias de servicios sociales de carácter residencial, pues éstos han constituido, sin lugar a dudas, la zona cero de la covid-19. Afortunadamente, en este caso, las líneas estratégicas para la utilización del Fondo de Recuperación europeo están totalmente alineadas con esta obligación ética. En primer lugar, porque la mejora de los servicios sociales es, expresamente, una de esas grandes orientaciones de obligado cumplimiento en la utilización del Fondo.

Por otro lado, además, la necesaria gran “operación de país” transformadora de la respuesta existente para las necesidades de cuidado de las personas que nos vamos haciendo mayores (y vamos presentando más limitaciones funcionales y relacionales) encaja a la perfección con el resto de ejes principales que deben guiar la utilización de estos recursos extraordinarios:

  1. La digitalización de nuestra economía, pues la vida con relativa autonomía y convivencia satisfactoria en domicilios, vecindarios, barrios, ciudades y territorios habitables, amigables e inteligentes es, sin duda, uno de los ámbitos más prometedores para la generación, el despliegue y la rentabilización de un potente entramado de existentes y nuevas industrias tecnológicas.
  2. La sostenibilidad ambiental, pues no cabe imaginar una ocupación satisfactoria, distribuida, cohesionada, equilibrada y sostenible del territorio urbano y rural sin hacer posible la vida domiciliaria y comunitaria de la diversidad de personas de distintas generaciones, sexos, capacidades y orígenes, en viviendas adecuadas y economías circulares de alta proximidad y conectividad, adecuadamente embebidas en el medio ambiente natural.
  3. La perspectiva de género, pues el sesgo de género persiste, tanto en los cuidados primarios como en la economía informal de los cuidados y en los cuidados profesionales y esa inequidad, esa discriminación y ese maltrato hacia muchas mujeres, muchas de ellas migrantes, en materia de cuidados y conciliación, sigue anclado en (y lastrando) nuestra estructura social y económica.
  4. La activación económica y creación de empleo, pues los servicios sociales, domiciliarios y comunitarios, tienen tanto la capacidad de incorporar grandes contingentes de personal de Formación Profesional (que puede reciclarse proviniendo de sectores en contracción, como el del turismo), como la de encuadrar cada vez más personal con cualificación universitaria, orientado a ir generando e incorporando procesos y resultados de investigación e innovación.
  5. El control del gasto público, dado que, sin procesos de desburocratización, innovación y escalamiento de soluciones eficientes en el campo de la prestación, gestión y gobierno de los servicios sociales domiciliarios y comunitarios, se seguirá disparando el gasto sanitario hospitalario y farmacéutico, el gasto en servicios sociales residenciales y los costes de gestión, entre otros.

El desafío del que estamos hablando no es menor, ni en el plano ético ni en el estratégico, sino que debe ser visto y configurado como uno de los buques insignia, uno de los proyectos tractores, uno de los ejes principales en la acción transformadora y eficaz en la que tiene que convertirse la aplicación del Fondo de Recuperación en nuestro país. No se trata de parchear un tipo de centros (las “residencias de mayores” tal como, en general, las conocemos) sino de hacer posible y reconocible, más pronto que tarde, una gama real de alternativas diversas para la vida autónoma con cuidados en comunidad de todas las personas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CAPTCHA image
*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing