Diagnóstico y evaluación como parte de la atención en servicios sociales: algunas pistas

diag

La intervención social (la prestación de servicios sociales), como cualquier actividad humana, se rige por el ciclo evaluación-planificación-ejecución. La evaluación es, o debe ser, evaluación de las disposiciones, necesidades, capacidades o situaciones iniciales de la persona y de las disposiciones, necesidades, capacidades o situaciones una vez se ha ejecutado o realizado el cuidado, apoyo o intervención y, presumiblemente, se han logrado los resultados esperados (cambios en las disposiciones, necesidades, capacidades o situaciones). El diagnóstico y el pronóstico son dimensiones de la evaluación y, manejados a escala poblacional, permiten segmentar o estratificar a las personas y anticiparse proactiva y preventivamente en la intervención.

En los servicios sociales podemos utilizar diversos instrumentos para realizar esa evaluación. Son de especial interés las herramientas de diagnóstico social (del trabajo social) aunque, usualmente, desbordan con mucho el perímetro de lo que puede considerarse como objeto de los servicios sociales. Dicho de otra manera: normalmente, las herramientas de diagnóstico social (propuestas desde el trabajo social) suelen considerar aspectos (económicos, de salud, habitacionales, laborales, administrativos, formativos u otros) que corresponden a ámbitos sectoriales diferentes del de los servicios sociales.

Sea como fuere, en nuestros servicios sociales, el proceso de construcción, validación, utilización y mejora de instrumentos de diagnóstico y, en general, de evaluación (como parte fundamental y recurrente del proceso de atención a las personas) está en gran medida por hacer. A continuación se proponen algunas referencias o pistas sobre procesos próximos en los que se viene trabajando al respecto (clicando en cada un de los títulos se accede al documento):

BENÍTEZ, María del Carmen (2013): El informe socioeducativo: instrumento de la educación social.

CAMPAING TO END LONELINESS (2015): Measuring your impact on loneliness in later life.

CARDONA, Josefa y otras (2017): El diagnóstico relacional colaborativo.

CURY, Silvia y ARIAS, Andrés (2016): Hacia una definición actual del concepto de diagnóstico social.

DE MIGUEL, Francisco Javier (2018): Valoración social de dificultades y potencialidades para la intervención socioeducativa (páginas 1.049-1.068).

ELOSEGUI, Elena y otras (2014): Elección consensuada de una herramienta común de valoración sociosanitaria en la CAPV.

FUNDACIÓN AVEDIS DONABEDIAN (2015): Identificación de personas en situaciones de necesidades sociales complejas.

FUSTIER, Núria (2017): Los diagnósticos en el ámbito de la intervención individual y familiar.

GIMÉNEZ, Víctor y otras (2019): El diagnòstic social en els serveis socials bàsics.

GOBIERNO VASCO (2015): Procedimiento de prevención y detección de malos tratos físicos y económicos a malos tratos a personas mayores en la CAPV.

GOBIERNO VASCO (2017) : Actualización del Balora. Instrumento para la valoración de la gravedad de las situaciones de riesgo y desamparo en los servicios sociales municipales y territoriales de atención y protección a la infancia y adolescencia en la Comunidad Autónoma Vasca.

IMSERSO (2004): Libro blanco. La valoración de la dependencia. Criterios y técnicas.

MANZANO, Miguel Ángel y otras (2019): La DS-DIBA: “Experiencia de la elaboración de una herramienta de valoración social y segmentación para los servicios sociales

ORMAETXEA, Izaskun (2017): Perfiles, apoyos, criterios.

PAÍS VASCO: Decreto 385/2013, de 16 de julio, por el que se aprueba el Instrumento de Valoración de la Exclusión Social.

QUEREJETA, Miguel (2004): Discapacidad, dependencia. Unificación de criterios de valoración y clasificación.

RAYA, Esther y REAL, María Jesús (2020). Diseño e implementación de la Escala SiSo de medición de las situaciones de dificultad social. Herramienta para el diagnóstico en Trabajo Social.

REGALADO, Jonathan (2017): El informe social.

VERDUGO, Miguel Ángel y otras (2017): La escala integral de calidad de vida.

(Entrada desarrollada  partir de un trabajo realizado en el marco de una colaboración con Servicios Sociales Integrados y de cara a un encuentro con Suara. Con un agradecimiento y reconocimiento especial a Izaskun Ormaetxea y su equipo de IOK Laboratorio de Trabajo Social, por su prolongada, rigurosa e incansable labor de diseño, implementación y mejora en el asunto del que trata esta entrada.)


  1. En primer, menuda sorpresa verme un tú post, gracias.
    Destacar una de tus reflexiones: “las herramientas de diagnóstico social (propuestas desde el trabajo social) suelen considerar aspectos (económicos, de salud, habitacionales, laborales, administrativos, formativos u otros) que corresponden a ámbitos sectoriales diferentes del de los servicios sociales.”.
    La asumo, a modo de autocrítica, y le estoy dando bastantes vueltas.
    La conecto con la idea de “ámbito de preocupación y ámbito de influencia”. Sin embargo, la cuestión del contexto como marco de la valoración integral tiene mucho peso. A revisar, ese objeto inabarcable.

  2. Muy interesante y necesaria esta entrada! Gracias por la referencias recopiladas, me alegra que el informe socioeducativo también esté presente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CAPTCHA image
*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing