Hacia una definición de los servicios sociales

future

Se propone definir los servicios sociales como cuidados, apoyos e intervenciones para mejorar y complementar la interacción de las personas, es decir, su autonomía para las decisiones y actividades de la vida diaria en relaciones primarias familiares y comunitarias.

Hablamos, en primer lugar de “cuidados”, entendidos como la realización, en lugar de la persona, de una parte de las actividades de la vida diaria, en la medida en la que la persona no sea capaz de realizarlas por y para sí misma. Parece fundamental visibilizar el hecho de que cuando, por insuficiente capacidad de autocuidado o de cuidado primario (familiar y comunitario), se necesitan cuidados profesionales, la rama de los servicios sociales sería la competente, en principio, para proponerlos, proporcionarlos y evaluarlos.

Nos referimos, en segundo lugar, a “apoyos”, porque, con ser importantes, los cuidados sólo constituyen una parte de las prestaciones que brindan los servicios sociales a las personas. Actividades tan características de los servicios sociales como, por ejemplo, el acompañamiento social, no pueden considerarse, estrictamente hablando, como cuidados. Por otra parte, al par “cuidado y apoyo” (care and support), le añadimos “intervenciones” para recoger, por ejemplo, actuaciones de carácter poblacional y preventivo, que no necesariamente se estructuran como servicios con destinatarias individuales.

Se dice, a continuación, que los cuidados, apoyos e intervenciones que constituyen los servicios sociales son para mejorar y complementar la interacción de las personas. En primer lugar, mejorarla y, si no o también, complementarla. En esta definición de los servicios sociales el término “interacción” se utiliza en un sentido particular (no general), y ello se hace porque se aspira a que dicho término pueda ser utilizado para referirse, con una sola palabra, al bien que protegen y promueven los servicios sociales.

La interacción, en este contexto, se define, en primera instancia, como autonomía funcional para las actividades de la vida diaria (básicas, instrumentales y avanzadas). Se dice “decisiones y actividades” para subrayar que no nos referimos únicamente a la capacidad de ejecutar unos actos cotidianos sino a la de decidir hacerlo, a la autodeterminación para el proyecto de vida y su realización. Así pues, según esta definición, los servicios sociales aspirarían a ayudar a las personas a mejorar o, en su caso, a complementar sus capacidades para realizar (y decidir realizar) actividades de la vida diaria, para desenvolverse en la esfera de la vida cotidiana (diferenciada de la esfera de la vida laboral, por ejemplo).

Ahora bien, la autonomía es, por definición, interdependencia, y, en la definición que proponemos, interdependencia en el seno o en el marco de relaciones primarias de carácter familiar o, en general, comunitario. Aquí usamos el par acuñado “familiar y comunitario” y se entiende que las limitaciones en la autonomía funcional para la vida diaria suelen llamar, en primera instancia, a la actuación de familiares o personas con algún otro tipo de vínculo comunitario, específicamente de carácter primario (de amistad, de convivencia, de vecindad o similar, regido por la reciprocidad).

Por tanto, los servicios sociales, según esta definición, serían aquellos servicios que tienen como misión prevenir o abordar situaciones de desajuste o desacoplamiento entre la capacidad de las personas de cualquier edad para desenvolverse y proyectarse en la vida diaria y los apoyos naturales de los que disponen gracias a sus relaciones primarias.

(A partir de diálogos en el Aula de Formación Permanente “Repensar los Servicios Sociales” de Cantabria. La ilustración corresponde a la campaña Social Care Future.)


  1. Muchas gracias Fernando por desentrañar, con rigor, la misión de los servicios sociales y consecuentemente los contenidos de su actuación. Estoy de acuerdo en todo lo que dices.
    Me surge una cuestión a reflexionar en el último apartado de tu definición. Hablas de relaciones primarias “familiares y comunitarias” , específicamente de carácter primario (de amistad, de convivencia, de vecindad o similar, regido por la reciprocidad).
    ¿No cabria incluir los apoyos e intervenciones para la ciudadanía activa, es decir para la participación en la construcción social en condiciones de igualdad, es decir para el ejercicio de los derechos políticos?
    Tu definición incluye con claridad como misión de los servicios sociales los cuidados, apoyos e intervenciones para el ejercicio efectivo de los derechos civiles, y entiendo que deja para los diferentes sistemas el ejercicio de los derechos socio-económicos ( o ciudadanía pasiva), pero ¿ de quien es responsabilidad el procurar apoyos para los derechos políticos ( votar, ser elegido, participar en la construcción social…)?
    Seguimos…

    • En este momento, me daría por muy satisfecho con unos servicios sociales que asumieran la misión de proteger y promover las relaciones comunitarias primarias. Entiendo que la protección y promoción de las relaciones comunitarias secundarias (voluntariado, asociacionismo, participación y demás) están siendo llevadas desde Departamentos o Áreas de Participación, Acción Comunitaria, Gobernanza, Ciudadanía o similares y no desde Servicios Sociales. ¡Gracias, Marije!

  2. Gracias Fernando, es muy pertinente que se trabaje en la definición de los servicios sociales, que se abra un nuevo debate, sobre qué son y dónde estamos como Sistema público de protección. Cada vez mas adecuado porque todavía quedan autores que siguen publicando confusiones del tipo “los servicios sociales de salud o los servicios sociales de la seguridad social” , confundiendo, desde mi punto de vista, Trabajo Social con Servicios Sociales. Pasados mas de 40 años aún podemos leer que porque el sistema sanitario tiene unidades de trabajo social …presta servicios sociales. Gracias de nuevo y un saludo. Carmen

  3. Como siempre, inspirador, Fernando. Me he quedado pensando sobre la diferenciación que haces entre cuidado y apoyo porque me ha venido a la cabeza un texto (que igual conoces) de Mari Luz Esteban en el que, entre otras muchas cosas, lanzaba la idea de que igual habría que sustituir la palabra cuidados por apoyos. Te paso el título por si quieres echarle un vistazo. Un abrazo y muchas gracias por difundir mis entradas. El texto es: “Los cuidados, un concepto central en la teoría feminista: aportaciones, riesgos y diálogos con la antropología”.

  4. Como siempre, inspirador, Fernando. Me he quedado pensando sobre la diferenciación que haces entre cuidado y apoyo porque me ha venido a la cabeza un texto (que igual conoces) de Mari Luz Esteban en el que, entre otras muchas cosas, lanzaba la idea de que igual habría que sustituir la palabra cuidados por apoyos. Te paso el título por si quieres echarle un vistazo. Un abrazo y muchas gracias por difundir mis entradas. El texto es: “Los cuidados, un concepto central en la teoría feminista: aportaciones, riesgos y diálogos con la antropología”.

  5. Como siempre, inspirador, Fernando. Me he quedado pensando sobre la diferenciación que haces entre cuidado y apoyo porque me ha venido a la cabeza un texto (que igual conoces) de Mari Luz Esteban en el que, entre otras muchas cosas, lanzaba la idea de que igual habría que sustituir la palabra cuidados por apoyos. Te paso el título por si quieres echarle un vistazo. Un abrazo y muchas gracias por difundir mis entradas. El texto en cuestión se titula: Los cuidados, un concepto central en la teoría feminista: aportaciones, riesgos y diálogos con la antropología.

  6. Como siempre, inspirador, Fernando. Me he quedado pensando sobre la diferenciación que haces entre cuidado y apoyo porque me ha venido a la cabeza un texto (que igual conoces) de Mari Luz Esteban en el que, entre otras muchas cosas, lanzaba la idea de que igual habría que sustituir la palabra cuidados por apoyos. Te paso el título por si quieres echarle un vistazo. Un abrazo y muchas gracias por difundir mis entradas. El texto en cuestión se titula: Los cuidados, un concepto central en la teoría feminista: aportaciones, riesgos y diálogos con la antropología.

    • Me parece muy interesante el artículo de Mari Luz Esteban. En todo caso, me sigo decantando por explicitar la palabra “cuidados”, junto a “apoyos” e “intervenciones”, al menos hasta ver cómo evoluciona el debate que ella plantea. Es grande el uso de “care” en inglés, en Latinoamérica surgen los “sistemas de cuidados” y en España “cuidados” sigue siendo el término predominante en muchos espacios. Veremos. ¡Muchas gracias, Belén!

  7. Ha sido una entrada muy interesante, aunque hay algún elemento que no acabo de compartir y es en relación a los cuidados: por una parte, pienso que el significado que le otorgas es limitado, me parece que el cuidado es más que la substitución de la persona en la realización de actividades, me siento más identificada con el sentido de la palabra inglesa “care” que tiene un sentido más amplio, incluso emocional. Eso daría una idea de los cuidados más integral, esa propuesta de substitución me parece muy material o instrumental. Por otra parte, no tengo claro que sea lo primero, la primera función. Más bien optaría por poner en primer lugar los apoyos y los cuidados en un segundo lugar. Ahí tengo un cierto dilema que ya surgía tambíen en la última entrada del blog de Belén: como combinamos la atención familiar y la garantía de atención desde el sistema, parecerían modelos distintos. Pero, sobretodo, quizás en la linea que apuntaba Belén siguiendo a Mari Luz Esteban, en concepto cuidados con una visión más amplia para mi cobraría más sentido, y entiendo que quieras diferenciarlo. Pero entonces, la parte más material no debería estar en el lugar preferente…. Bueno, a ver si en el café que tenemos pendiente lo resolvemos. Abrazos

  8. Ha sido una entrada muy interesante, aunque hay algún elemento que no acabo de compartir y es en relación a los cuidados: por una parte, pienso que el significado que le otorgas es limitado, me parece que el cuidado es más que la substitución de la persona en la realización de actividades, me siento más identificada con el sentido de la palabra inglesa “care” que tiene un sentido más amplio, incluso emocional. Eso daría una idea de los cuidados más integral, esa propuesta de substitución me parece muy material o instrumental. Por otra parte, no tengo claro que sea lo primero, la primera función. Más bien optaría por poner en primer lugar los apoyos y los cuidados en un segundo lugar. Ahí tengo un cierto dilema que ya surgía tambíen en la última entrada del blog de Belén: como combinamos la atención familiar y la garantía de atención desde el sistema, parecerían modelos distintos. Pero, sobretodo, quizás en la linea que apuntaba Belén siguiendo a Mari Luz Esteban, en concepto cuidados con una visión más amplia para mi cobraría más sentido, y entiendo que quieras diferenciarlo. Pero entonces, la parte más material no debería estar en el lugar preferente…. Bueno, a ver si en el café que tenemos pendiente lo resolvemos. Abrazos

    • ¡Gracias, Nuria! Totalmente de acuerdo en la dimensión emocional o afectiva de los cuidados y en muchas otras cosas. ¡Y ya no queda nada para ese café!

Responder a Carmen Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA image
*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing