La intervención comunitaria de los servicios sociales y la acción comunitaria intersectorial

caliu

En nuestras búsquedas y debates en el marco de procesos de rediseño de sistemas locales de bienestar (o en escalas próximas a la local, tanto barrial o distrital como comarcal, provincial, regional, autonómica o similares) emerge con fuerza la pregunta por cuáles serán las estructuras y tecnologías que facilitarán la promoción y protección de las relaciones interpersonales de proximidad en el territorio y el empoderamiento individual y comunitario a través de la participación activa en procesos generadores de calidad de vida e inclusión social para todas las personas.

En ese contexto, el giro desde unos servicios sociales locales, básicamente, administradores de ayudas económicas residuales hacia unos en los que cobre fuerza y centralidad la intervención comunitaria constituye, frecuentemente, un proceso clave en ese rediseño de los sistemas del bienestar. Los servicios sociales van redibujando su perímetro de actividad, incrementando aquella capaz de fortalecer las relaciones primarias, asociativas o colaborativas entre las personas y, con ellas, su capacidad para sostenerse y sostener a otras en vidas autónomas e interdependientes en los domicilios, vecindarios, barrios, pueblos y ciudades.

Ahora bien, cuando profesionales de los servicios sociales (si se permite la generalización) consiguen regresar a los vecindarios, a las calles y a la comunidad, se encuentran con agentes de otros sectores de actividad (como salud, educación, seguridad, urbanismo u otros) o vinculados a políticas transversales (como igualdad, interculturalidad, juventud, envejecimiento u otras) que, desde la administración pública, desde la economía solidaria o desde otras esferas, están inmersas en prácticas diversas de carácter comunitario.

En este tipo de situaciones, seguramente, debemos entender que es posible y necesaria una cada vez mayor intervención comunitaria propia de los servicios sociales y que, a la vez, ésta se engarce, se integre intersectorialmente, con otras iniciativas, actividades y procesos comunitarios, en el marco de una acción comunitaria intersectorial que, por definición, no pertenece a ningún ámbito de actividad, no es patrimonio de ninguna política específica en particular ni de ninguna esfera o tipo de agente en especial.

Las prácticas, sistematizaciones, evaluaciones y deliberaciones en cada entorno local concreto irán determinando qué actividades y procesos pertenecen, estrictamente, a la intervención comunitaria propia de cada ámbito sectorial (servicios sociales u otros) y cuáles serán compartidas e impulsadas (y gestionadas y gobernadas) en el marco de esa acción comunitaria transversal e intersectorial. Sabiendo que tanto la intervención comunitaria de los servicios sociales como la acción comunitaria intersectorial están en buena medida por construir o, en ocasiones, reinventar.

(La fotografía pertenece a Grup Caliu Ateneu Divers.)


  1. Una entrada estimulante, probablemente por el proceso en que estamos en mi servicio.:
    - Participación activa en procesos generadores de calidad de vida e inclusión social.
    - Evolución desde la burocracia en la gestión de prestaciones hacia la intervención comunitaria.
    - Ayudar y apoyar para que emerjan an vidas autónomas e interdependientes.
    - Creación de redes colaborativas
    Estás cuestiones son el QUÉ queremos hacer, en mi servicio estamos en el CÓMO de las dos primeras cuestiones y en el inicio de redes colaborativas. Con muy buenas sensaciones…. pero, por el momento, solo eso sensaciones.

Utzi erantzuna

Zure helbide elektronikoa ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude

CAPTCHA image
*

Ondorengo XHTML etiketa eta atributuak erabil ditzakezu: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing