Los servicios sociales, hacia el reencuentro con la comunidad en el territorio

Bergondo

Nuestros servicios sociales, tanto aquellos de la Administración como los de la iniciativa solidaria, vienen de una larga historia de compromiso con la vulnerabilidad. Están plagados de saberes para el abordaje de la complejidad. Representan, sin duda, un valioso activo para esta sociedad sufriente, cambiante y enfrentada a enormes desafíos.

Sin embargo, hemos de reconocer que nos hemos extraviado, que hemos tomado caminos que nos han hecho perder el norte, perder energía y, lo que es más terrible, perder a muchas personas, usuarias o trabajadoras, en el trayecto. Caminos como los de la segregación de personas por su pertenencia  determinados colectivos poblacionales. Caminos como los de una desproporcionada sustitución de servicios personales e intervención comunitaria por prestaciones económicas. Caminos como los del control social y la culpabilización punitiva de víctimas de la globalización capitalista. Caminos como los de la burocratización y la entronización de las normas jurídicas y los procedimientos administrativos, caiga quien caiga.

En demasiadas ocasiones creímos, equivocadamente, que construir y utilizar nuestros centros y despachos, nuestras instituciones y organizaciones, nuestras profesiones y puestos, nuestros catálogos y carteras era condición suficiente o principal para cumplir nuestra función, para lograr nuestros objetivos. Sin embargo, en esos procesos, sin duda necesarios, hemos perdido muchas veces el hilo. El hilo de la misión de los servicios sociales; el hilo de los saberes, sentidos y valores de la intervención social y, sobre todo, el hilo de la gente, de la calle, del barrio, del pueblo, de la ciudadanía.

Por ello resultan prometedoras un puñado de iniciativas individuales y colectivas, públicas y solidarias, en las cuales late el renovado proyecto de unos servicios sociales que desean reencontrarse con las comunidades en los territorios. Entre las trabajadoras y trabajadores de los servicios sociales, cualificadas y competentes, se van recuperando e inventando maneras de fomentar y apoyarse en las capacidades, recursos, activos, vínculos y redes comunitarias en el territorio, más rural o más urbano.

Desde procesos de diagnóstico, atención y seguimiento longitudinal y personalizado con mirada comunitaria hasta estrategias territorializadas de atención integrada intersectorial. Desde aplicaciones digitales favorecedoras de la construcción de relaciones primarias hasta servicios de apoyo a redes de personas que cuidan a sus familiares en los domicilios y vecindarios. Desde tecnologías de ingeniería relacional (como los bancos del tiempo, las dinámicas de acogida o los programas intergeneracionales) hasta sistemas de segmentación y geolocalización facilitadores de abordajes preventivos. Desde la reconversión de centros cerrados para colectivos específicos en servicios abiertos ante la diversidad poblacional al incremento programado de visitas domiciliarias y presencias comunitarias del personal de atención directa. Desde las alianzas entre la primaria pública de gestión directa con la iniciativa solidaria de base comunitaria hasta las que se producen entre profesionales de la intervención social y profesorado universitario comprometido en procesos de investigación participativa. Y así sucesivamente.

Hay, sin duda, unos servicios sociales caminando decididamente hacia el reencuentro con la comunidad en el territorio. Ojalá consigamos que sean cada día más y cada vez mejores.

(Notas a partir del trabajo con la Federación Allem y el Ayuntamiento de Getxo de la semana pasada y de cara a los encuentros de esta semana con Emaus Galicia, los servicios sociales del Consorcio As Mariñas, en la foto, y la Cruz Roja de La Coruña.)


  1. Magnífica reflexión que compartimos al 100% desde la Salud Comunitaria de Madrid, en unos duros tiempos que nos fuerzan a volver a hacer pedagogía política sobre lo evidente (¡Qué cansino!) o a señalar contradicciones: si de verdad se quieren abordar problemas complejos (incluidos los de Salud, atravesados por la determinacion social), se requiere una perspectiva comunitaria,…entre otras cosas.

    Un abrazo fuerte desde el foro!

    Javier Segura del Pozo
    Médico salubrista

Utzi erantzuna

Zure helbide elektronikoa ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude

CAPTCHA image
*

Ondorengo XHTML etiketa eta atributuak erabil ditzakezu: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing