¿Colapso en los servicios sociales?

colapso

Con frecuencia escuchamos a personal de los servicios sociales (y de otros servicios públicos) señalar (no por capricho, sino con base en la realidad cotidiana) que dichos servicios están al límite, saturados o colapsados y, normalmente, la principal medida que se propone para superar tal situación no es otra que el incremento de las infraestructuras físicas y recursos humanos para la prestación de dichos servicios. La idea, intuitivamente, parece lógica y acertada: si con la cantidad de centros y personal que tenemos ahora no podemos atender a las personas que lo solicitan, incrementemos la cantidad de recursos y capacidades de atención y podremos hacer frente a dicha demanda.

Sin embargo, este planteamiento se enfrenta a la llamada paradoja de Braess. El matemático alemán Dietrich Braess nos ayudó a entender situaciones en las que, aumentando la capacidad de una red (de carreteras o de servicios) que no está siendo capaz de absorber la demanda, podemos desencadenar una situación de mayor saturación y riesgo de colapso. Ello se produce porque la ampliación de la red emite una señal que es interpretada por diferentes agentes (usuarias, trabajadoras u otras) como una oportunidad para maximizar su beneficio y la acumulación e interacción de esas nuevas conductas individuales (o individualistas) hace que el aumento de capacidad de la red, finalmente, tenga el efecto contrario al deseado.

Profesionales de la red de servicios sociales y, específicamente, de sus servicios con “puerta de entrada” suelen hacer referencia a diferentes fenómenos que están saturando y amenazando con colapsar este sistema público:

  1. Enorme predominio de la atención individual a demanda frente a otras formas de intervención.
  2. Gran cantidad de demanda inadecuada (que tendría que haber acudido a otros servicios) por indefinición o desconocimiento de lo que ofrece y no ofrece la red de servicios sociales.
  3. Incremento de la complejidad asistencial que genera demanda ante el sistema de servicios sociales para la cual este sistema sólo tiene una parte de la respuesta, frecuentemente no la más relevante.
  4. Importante porcentaje de solicitudes de atención a las que se da curso durante un tiempo y para las que, finalmente, el sistema no tiene respuesta.
  5. Gran cantidad de trámites administrativos en los cuales no se añade valor desde el punto de vista de la intervención social (que vienen, en no pocas ocasiones, inducidos por instancias o instituciones que utilizan la red de servicios sociales como filtro burocrático previo a la eventual atención por parte de dichas instancias o instituciones).

Cualquier persona que conozca mínimamente nuestros servicios sociales sabe que esos cinco tipos de fenómenos son el pan nuestro de cada día. Si ello es así, cabe pensar que cualquier estrategia de transformación que se apoye exclusiva o principalmente en el aumento de la capacidad de atención no hará sino incrementar esas disfunciones y, por tanto, multiplicar el riesgo de colapso, como señala la paradoja de Braess: en ese caso el actual malestar y sufrimiento de las ciudadanas que acudimos a los servicios sociales y de sus profesionales se vería, probablemente, agravado.

No parece pertinente una decisión de incremento de recursos y capacidades que no forme parte de una estrategia compartida y potente de: clarificación del objeto de los servicios sociales; de cualificación técnica, innovación tecnológica y aumento del valor añadido de los procesos de intervención social; de reorganización, replanteamiento y digitalización de los procesos administrativos; de gestión proactiva de las necesidades, de la demanda y de la comunicación; de integración vertical y horizontal; y de articulación del ecosistema de agentes en el seno de las comunidades, los territorios y las redes de protección social y actividad económica de las que forman parte los servicios sociales.

Tan urgente como aumentar los recursos para los servicios sociales, es, seguramente, hacerlo en un marco adecuado y compartido para su transformación estratégica.

(La fotografía corresponde a una reciente concentración en las puertas del Ayuntamiento de Bilbao.)


    • Totalmente de acuerdo, en mi opinión primero debe hacerse un buen análisis de la situación , i como trabajadora social con experiencia creo que partimos de;
      - bolsas de ineficiencia ( servicios que se podrían simplificar mucho)
      - básicamente la Dependencia que es sociosanitaria y no social a secas, desbordó servicios sociales y los desvío de su adecuado enfoque quando se organizó y se puso en esta Consejería

  1. Ayyy Fernando….para “buscarte el pan” no es necesario cuestionar el colapso de los servicioc sociales boicoteando y manipulando las revindicaciones de las trabajadoras.

  2. Precisamente esa innovación tecnológica y esa digitalización de procesos que mencionas, junto con los procedimientos que elaboran los distintos gestores, ilustrados y teóricos que luego implantan en los SsSs lo que conlleva un modelo de atención que no responde a las expectativas, es lo que nos pone palos en las ruedas y es con lo que tenemos que bregar todos los días

  3. Egun on,
    Comparto en parte alguna de las reflexiones q haces, precisamente la reivindicación q se hizo tb recoge las dificultades q tú has identificado. El colapso no se produce por supuesto solo por la falta de personal y recursos, aunque tambien la hay.
    En nuestra reivindicación se explícita a también una necesaria reorganización y planificación, cuestionamiento del modo actual de coordinación y estudio de competencias q has obviado en tu escrito, y q para nosotras es fundamental, junto a la ampliación de personal y dotación de recursos.

  4. Aunque puedo compartir la tesis que defiendes (que hace falta innovación tecnológica en los S.S., reorganización y digitalización de los procesos administrativos… ADEMÁS de un incremento de personal) me parece muy poco elegante que acompañes el texto con una foto de una acción concreta de un colectivo.

    Además, no has tenido el detalle de plasmar cuáles son las reivindicaciones que hacen esas personas, que -claro está- iban mucho más allá de solicitar un aumento de personal.

    Para defender una idea, no hace falta apoyarse en las reivindicaciones de los demás: tu texto es suficientemente elocuente como para aparecer en solitario en tu blog, y quien quiera y tenga interés lo puede leer y formarse una opinión, sin necesidad de fotos.

Utzi erantzuna

Zure helbide elektronikoa ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude

CAPTCHA image
*

Ondorengo XHTML etiketa eta atributuak erabil ditzakezu: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing