Servicios sociales e integración intersectorial: problemas malditos y soluciones inadecuadas

Ctesc

Colegas como Quim Brugué han utilizado la expresión “problemas malditos” (wicked problems, también traducida como “problemas retorcidos” o “problemas perversos”) para referirse a los que tienen que ver con el diseño de la integración intersectorial entre diferentes políticas públicas para la prevención o abordaje de situaciones complejas que reclaman el concurso importante de distintas ramas o sistemas de nuestros Estados de bienestar. Posiblemente, el hecho de que los servicios sociales universales procedan de la asistencia social residual, que, por definición, podía ofrecer a las personas excluidas una atención integral con prestaciones y servicios propios de varios sistemas (como, por ejemplo, alojamiento, atención sanitaria, alimentación o educación) hace que la integración horizontal entre los servicios sociales y otras ramas del bienestar revista especial complejidad y abunden las que podríamos calificar como soluciones inadecuadas.

Soluciones inadecuadas, por ejemplo, parecen aquellas que contribuyen a que los servicios sociales retrocedan y regresen a aquella pretendida atención integral residual. Esto sucede cuando profesionales sanitarias, educativas o de los servicios de empleo, por citar tres ejemplos, estiman que la complejidad de la situación de una persona a la que están atendiendo les justifica para desentenderse de ella y asumen la relación intersectorial con los servicios sociales como un puente de plata para pretender que los servicios sociales se hagan cargo globalmente de la persona en cuestión. Diciendo, por ejemplo, frases como “yo no he estudiado para tratar a este tipo de personas”, incompatible con la universalidad que se supone y la inclusividad que se espera de los servicios en los que dichas profesionales trabajan.

Solución inadecuada, en un sentido opuesto a la anterior, parece la pretensión de que un número importante de profesionales de la intervención social y otros recursos propios de los servicios sociales estén dentro de otros sistemas o dependan de ellos. No se trata, por ejemplo, de negar que haya cierta cantidad de profesionales de la intervención social fuera de los servicios sociales (del mismo modo que en los servicios sociales hay médicas, cocineros, arquitectas o artistas), pero denominaríamos inadecuadas a las soluciones que, intentando fortalecer la intervención social en otros sistemas, contribuyen al debilitamiento, subordinación o instrumentalización de los servicios sociales.

Seguramente la principal causa estructural de que la integración intersectorial entre los servicios sociales y otros sistemas sea un problema maldito es que la operación de transformar la asistencia social-camión escoba en un pilar sectorial y universal más del sistema de bienestar, con su cometido acotado y basado en el conocimiento, dista de estar completada, de modo que desde los servicios sociales y las profesiones de la intervención social emitimos señales ambiguas y contradictorias sobre nuestro objeto y perímetro. Por ello podría proponerse que, a cualquier iniciativa (micro, meso o macro) de integración intersectorial, se le pregunte cómo contribuye a la necesaria reestructuración del sistema de bienestar que representa la desaparición de la asistencia social y la construcción de los servicios sociales.

(Entrada elaborada a partir de los diálogos mantenidos con un grupo del Consell de Treball, Econòmic i Social de Catalunya y con el equipo de los servicios sociales del Ayuntamiento de Pineda de Mar.)


  1. Querido Fernando,

    Recuerdas los debates de hace años cuando intentamos desde Cataluña impulsar la estrategia de Inclusión Social?
    Se tiene que dar la vuelta al sistema de protección. Los Servicios Sociales garantizan el acompañamiento individual, grupal y comunitario de las personas, familias y barrios. Los demás sistemas intervienen de forma transversal en cada una de la etapas vitales, adaptadas a cada territorio.
    Cuanto queda por hacer.
    Gracias por seguir ahí.
    Un abrazo
    Marina

  2. Apreciado Fernando,

    todo un lujo haber “abusado” de tu confianza en tu comparecencia en el CTESC. Realmente aprendimos muchísimo de tu visión y tu conocimiento y nos ayudaste a incorporar elementos complementarios en nuestro visión sobre la integración de la atención social y sanitaria. Y sin duda, no hay recetas mágicas.

    Un abrazo fuerte,
    Xavier

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA image
*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing