Hacia un lenguaje común en los servicios sociales

No sos vos

Se propone una definición según la cual los servicios sociales consisten en cuidados y apoyos para mejorar y complementar la autonomía de las personas para las decisiones y actividades de la vida diaria y sus relaciones familiares y comunitarias.

Cabe aproximarse a los servicios sociales en tanto que sector de actividad, regulado por una política pública social sectorial conceptualmente universal, es decir, capaz de dar respuesta a una necesidad o conjunto de necesidades que todas las personas poseamos. Dentro del ámbito sectorial de los servicios sociales encontramos el sistema público de servicios sociales, entendido como la parte del sector que es de responsabilidad pública.

Cabe denominar intervención social al conjunto de actividades o procesos operativos que caracterizan y diferencian a los servicios sociales y que desembocan finalmente (de forma más o menos directa) en las personas destinatarias, permitiéndoles dar satisfacción a determinadas necesidades y obtener determinados resultados valiosos. El concepto de interacción puede servir para identificar el tipo o conjunto de necesidades de las que se ocupan los servicios sociales (o, dicho de otro modo, el conjunto o tipo de resultados que desencadena la intervención social), es decir, el objeto de los servicios sociales (y de la intervención social). Los procesos de intervención social son centrales y fundamentales en los servicios sociales, aunque también se producen (de forma secundaria y complementaria) en otras ramas de la política social (como sanidad, educación, empleo o vivienda) y, en general, en otros ámbitos sectoriales (como seguridad o justicia).

Los procesos de intervención social, como tantos otros procesos en diversos ámbitos de actividad económica, política pública y vida social tienen una dinámica cíclica en la que se encabalgan tres tipos de momentos o subprocesos: de evaluación (que incluyen actividades de diagnóstico o valoración), de planificación (que incluyen actividades de prescripción y de ejercicio de la autonomía moral, consentimiento informado y toma de decisiones de la persona destinataria) y de ejecución o implementación.

Los procesos de intervención social contienen ingredientes (actividades, apoyos, prestaciones) propios o característicos de los servicios sociales (como, por ejemplo, los cuidados de la vida diaria, el acompañamiento social o la dinamización comunitaria) y también otros típicos de otros ámbitos sectoriales (como alojamiento, trabajo doméstico o atención médica) o presentes en todos los ámbitos sectoriales (como determinadas actividades de gestión). El conocimiento y métodos utilizados en los procesos de intervención social es aportado, hoy y aquí, fundamentalmente (no únicamente) por tres áreas de conocimiento (disciplinas y profesiones): el trabajo social, la educación (y pedagogía) social y la psicología de la intervención social.

La regulación de los itinerarios de la población en el disfrute de los servicios sociales obliga a hacer opciones organizativas en el terreno de la configuración de servicios o programas estables (conjuntos de actividades disponibles en forma recurrente) y rutas de acceso y egreso para cada uno de esos servicios o programas, produciéndose una mayor o menor (y un tipo u otro de) especialización o integración en y entre dichos servicios. A esa integración entre eslabones de las cadenas de valor que se produce en el interior de cada sector de actividad (en este caso dentro del ámbito de los servicios sociales) la llamamos integración vertical, a diferencia de la integración horizontal o intersectorial, que incorpora actividades o servicios propios de diferentes ámbitos sectoriales.

En la medida en que suceden los procesos de intervención social y se va organizando la prestación de servicios sociales a las personas (integrándose vertical y horizontalmente), diferentes tipos de agentes (públicos, privados, solidarios y comunitarios) van participando en dichos procesos con diferentes funciones (como garantía de derechos, ejecución de la intervención, representación de intereses, construcción de conocimiento u otras).

(Adaptado de un fragmento del artículo “Servicios sociales e inclusión social: análisis y perspectivas en el País Vasco” que puede descargarse clicando aquí.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA image
*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing