El diagnóstico o evaluación individual en el Sistema Vasco de Servicios Sociales

Mrs_Ambrose_Burnside,_Mary_Richmond_Bishop

En el trabajo social o en las otras áreas de conocimiento involucradas en la intervención social, la operación de diagnosticar, valorar o evaluar las necesidades o situaciones a las que se quiere dar respuesta puede (y debe) hacerse antes de decidir (planificar, prescribir, proponer) poner en marcha la intervención y, lógicamente, también después, tantas veces como sea oportuno. Como en cualquier otro ámbito sectorial, el diagnóstico, valoración y evaluación pertinentes y útiles serán los que se circunscriban adecuadamente al perímetro sectorial de necesidades, apoyos, situaciones o contingencias correspondientes a la actividad sectorial característica o propia. No tiene sentido pretender diagnosticar, valorar o evaluar necesidades o situaciones de la persona para cuyo abordaje no tenemos el encargo y el instrumental correspondientes.

En el País Vasco, en lo tocante al instrumento de diagnóstico general, como preguntas o consideraciones que cabría hacerse a la hora de evaluar su idoneidad y que podrían ser, eventualmente, de ayuda en su futuro proceso de mejora o, en general, tenidas en cuenta en las labores de diagnóstico, valoración o evaluación de las necesidades y situaciones de las personas en los servicios sociales (y específicamente en la atención primaria), se podría plantear en qué medida es conveniente o apropiado:

  • Diferenciar, en la información que se registra, la que se refiere a necesidades o situaciones a abordar por parte de los servicios sociales de la que se refiere a necesidades o situaciones correspondientes a otros ámbitos sectoriales.
  • Reducir, quizá, la cantidad de información sobre cuestiones que corresponden a otros ámbitos sectoriales (y más bien apostar, para los casos en que sea necesario, por la interoperabilidad entre sistemas de información de diferentes ámbitos sectoriales).
  • Identificar, en la información que se recaba y registra (con el fin de poder llegar al diagnóstico), sus fuentes (la persona usuaria, la profesional que diagnostica, otras profesionales o sistemas u otras).
  • Explicitar (en el propio instrumento general o con otros) el procedimiento mediante el cual se llega a un determinado diagnóstico y diferenciar entre la información que se recaba para llegar a él y el diagnóstico o diagnósticos propiamente dichos.

En general, en materia de diagnóstico, valoración y evaluación de las necesidades o situaciones sobre las que intervienen los servicios sociales, nos encontraríamos en el País Vasco con una agenda de mejora en lo relativo a:

  • La aplicación prudente de los instrumentos aprobados (especialmente en el caso de los más nuevos), en función del contexto (capacidades disponibles propias y de otros agentes o sectores afectados), especialmente en los casos en los que, en función del diagnóstico o valoración obtenida, se decide no atender a una persona (al menos, por ejemplo, hasta tener constancia de que es atendida adecuadamente desde el otro nivel asistencial o sector de actividad que se considera pertinente por parte de quien realiza el diagnóstico o valoración).
  • La utilización y perfeccionamiento de instrumentos cada vez más y mejor focalizados sobre el objeto de los servicios sociales, que ayuden a una mejor comprensión y abordaje de las necesidades y situaciones, especialmente desde la atención primaria.
  • La diferenciación (y adecuada interrelación) entre el diagnóstico (o los diagnósticos) a efectos de intervención y la baremación a efectos de reconocimiento de un derecho o asignación de la responsabilidad de atención a una determinada estructura administrativa.
  • La dinamización de la comunidad o comunidades de conocimiento (con especial protagonismo de los estamentos académicos e investigadores) en los procesos de fundamentación; elaboración; evaluación de usabilidad, eficiencia, fiabilidad y validez; y mejora de los instrumentos, previendo sistemas diferentes de su plasmación en una norma jurídica para posibilitar e impulsar su utilización.

(Tomado y adaptado de un artículo de próxima publicación en Zerbitzuan. Sobre estas y otras cuestiones relacionadas se hablará en las conferencias y otras actividades organizadas los días 16 y 17 de noviembre por el Colegio Oficial de Trabajo Social de Galicia. En la ilustración, Mary Richmond.)


  1. Interesante y necesario.
    Una de las cuestiones en el instrumento de precisión es que indica la prioridad de intervención. SI embargo, la conclusión diagnóstica que ofrece necesita una mayor descripción que permita detallar qué hay en la realidad de la persona valorada y como “hace” esa dificultad. Es a partir de esa reflexión, una vez recogida la información, donde podemos proponer estrategias de intervención para variar esa realidad.
    Los instrumentos también permiten descubrir las potencialidades, la palanca donde apoyar nuestra intervención o as derivaciones necesarias para conseguir los mínimos para garantizar la intervención, ya veremos el éxito.
    Un placer leer tus reflexiones.

  2. Interesante y necesario.
    Una de las cuestiones en el instrumento de precisión es que indica la prioridad de intervención. SI embargo, la conclusión diagnóstica que ofrece necesita una mayor descripción que permita detallar qué hay en la realidad de la persona valorada y como “hace” esa dificultad. Es a partir de esa reflexión, una vez recogida la información, donde podemos proponer estrategias de intervención para variar esa realidad.
    Los instrumentos también permiten descubrir las potencialidades, la palanca donde apoyar nuestra intervención o as derivaciones necesarias para conseguir los mínimos para garantizar la intervención, ya veremos el éxito.
    Un placer leer tus reflexiones.

  3. Como bien sabes Fernando, hay en estos tiempos un gran número de administraciones y profesionales trabajando en ello con ánimo de mejorar y estandarizar este aspecto clave de la intervención social. Absolutamente de acuerdo en que hay que diferenciar con claridad el diagnóstico propiamente dicho (que necesariamente orienta la posterior intervención) de la “baremación” que puede entenderse como una medición que aporta un resultado que en ocasiones determina el acceso a servicios o prestaciones concretas.
    Sobre esta segunda cuestión (la baremación) considero que es peligroso determinar el acceso a servicios/prestaciones (es decir el ejercicio de derechos) por la aplicación de instrumentos sin la suficiente validación científica (no bastaría entonces la publicación en un boletín oficial).
    Sobre el diagnóstico social, (también muy necesitado de validaciones científicas) creo oportuno señalar que, como mínimo, ha de ser siempre:
    - Multidimensional (supone analizar informaciones que corresponderían a otras esferas y a otros sistemas de protección social)
    - Apreciativo (analizando no solo elementos carenciales sino -¡sobre todo!- las motivaciones, potencialidades y fortalezas.
    - Subjetivo, en el sentido de que debe recoger siempre la perspectiva subjetiva de la persona. La realidad más “real” es la que vive la persona y no solo la que aporta la interpretación profesional.
    - Orientado a la acción (no especulativo o meramente clasificatorio): Identificando los factores que operan en la situación concreta y analizando su valencia (positivos / negativos), su intensidad y la cantidad de control que posee la persona sobre los mismos. Desde ahí se debe valorar sobre qué se ha de intervenir, con qué actuaciones, en qué tiempos, con qué resultados esperados y a través de qué indicadores se verificarán los mismos. Es decir, lo que siempre ha sido un plan de caso.

    La cuestión es hasta qué punto muchos profesionales debemos “rehabilitarnos” para este tipo de intervención reaprendiendo -de nuevo-
    las claves.

    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA image
*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing