Coordenadas sobre los cuidados

siap

En la expresión “crisis de los cuidados”, estamos hablando, específicamente, de aquellos cuidados que, para la mayoría de las personas del mundo, son realizados por ellas para sí mismas, es decir, que toman la forma de autocuidado. Hay muchas personas que (por su corta edad, a causa de enfermedades, de accidentes o por otras razones) presentan limitaciones funcionales para el autocuidado que hacen que necesiten recibir cuidados. A todas las personas nos sucede esto en diferentes etapas o momentos de nuestra vida.

En la mayoría de culturas y sistemas de organización social del mundo se entiende que quienes en primer lugar estamos llamadas a ofrecer esos cuidados somos las personas que tenemos un vínculo primario con la persona que necesita cuidado, entendiendo por vínculo primario aquella relación de carácter familiar o, en general, comunitario que se construye en los procesos de socialización primaria. Dado que el cuidado primario (o familiar y comunitario) es el primero, fundamental y mayoritario, no parece adecuado denominarlo por lo que no es.

Al interior de las familias y comunidades hemos de denunciar y superar la enorme inequidad de género que se produce en la mayoría de lugares en la organización de los cuidados primarios. Por otro lado, los ecosistemas familiares y comunitarios no son, normalmente, autosuficientes para asumir todo el trabajo de cuidado que requieren sus miembros y se necesitan otros cuidados y apoyos que, lógicamente, han ido profesionalizándose y que deben ser brindados en la esfera del Estado de bienestar (como derecho social) y que también son ofrecidos en el mercado o por parte de la iniciativa social.

En los sistemas públicos de bienestar (y en la correspondiente organización de los sectores de actividad económica) suele haber una rama (en España, los servicios sociales; en otros lugares social care, bienestar familiar, action sociale, sistema de cuidados u otros), diferente de la sanitaria, que es la competente (con sus diferentes profesionales, también sanitarias) para evaluar la capacidad de autocuidado de las personas y la disponibilidad de cuidados y apoyos primarios con la que cuentan éstas, de cara a prescribirles y proponerles a las personas (o a quienes legítimamente las representen) los cuidados profesionales u otros apoyos que puedan estar indicados para ellas.

A la hora de prescribir y proponer esos cuidados y apoyos profesionales, es objetivo fundamental el de potenciar en lo posible la capacidad de autocuidado de la persona y la capacidad de cuidado primario de su red familiar y comunitaria, es decir, buscar sinergias entre autocuidado, cuidados primarios y cuidados profesionales y otros apoyos. Los servicios sociales (o equivalentes) están llamados a mejorar su conocimiento y tecnología de diagnóstico e intervención para ser cada vez más capaces de actuar de forma preventiva y proteger y potenciar los activos personales, familiares y comunitarios para el cuidado. En muchos casos, la complejidad de los casos hace necesaria una atención integrada (integrated care) intersectorial, especialmente entre servicios sociales, sanidad y vivienda. Contamos con valiosos marcos de referencia de la OMS, la OCDE o la UE para esta integración intersectorial (complementaria de la que ha de darse al interior de cada ámbito sectorial).

(Compartido de cara al Seminario de Innovación en Atención Primaria de Salud cuyas sesiones presenciales tendrán lugar en Lleida los días 10 y 11 de noviembre de 2017.)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CAPTCHA image
*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing