Hacia un nuevo Plan Vasco de Inclusión Social

pvi

En este momento, la elaboración del nuevo Plan Vasco de Inclusión Social emerge posiblemente como el principal proceso de planificación de país, en un contexto en el que los evidentes y positivos signos de recuperación económica ponen de manifiesto que resultan del todo punto insuficientes para prevenir, paliar o revertir unos cada vez más globalizados, diversos y complejos procesos de dualización, polarización, fragmentación y exclusión social que, por otra parte, afectan de forma cada vez más alarmante a determinados segmentos poblacionales y zonas territoriales del país, irradiando su efecto al conjunto de la sociedad.

El nuevo Plan Vasco de Inclusión Social no puede ser diseñado como un compendio de unas supuestas intervenciones específicas y especializadas dirigidas a los grandes o no tan grandes “colectivos” que tradicionalmente han sido identificados en el marco de la vieja asistencia social realizada por las administraciones públicas o las entidades del tercer sector. Por el contrario, ha de ser la hoja de ruta que nos indique, bajo el liderazgo del Lehendakari, la manera en que cada uno de los sectores económicos, políticas públicas, organizaciones sociales o entornos comunitarios se construye de forma cada vez más universal e inclusiva, sin dejar a nadie atrás y antes de que se deterioren más nuestras reservas de cohesión social.

En lo tocante a las políticas sociales (sanidad, educación, servicios sociales, empleo, vivienda y garantía de ingresos), el modelo de referencia es el de la atención integrada intersectorial, propugnada en este momento por organismos internacionales como la OCDE, la OMS o la UE. Este modelo nos exige la construcción de procesos de gobernanza integrada de las políticas de bienestar a una escala territorial (frecuentemente supramunicipal) que permita ofrecer a toda la ciudadanía itinerarios suficientemente personalizados de inclusión social (incluyendo en ocasiones la gestión intersectorial de casos) y que pueda darse de la mano con las políticas de promoción económica y especialización inteligente o de desarrollo territorial y planeación urbana en cada uno de esos territorios, siendo cada día más necesaria en nuestro país una instancia independiente de evaluación de políticas públicas.

Esta gobernanza política y gestión integrada de las políticas de inclusión social debe combinarse con un impulso decidido de las redes y comunidades de conocimiento y de práctica que permitan, en un proceso desde abajo hacia arriba, la innovación tecnológica y social y la escalabilidad de nuevos formatos al servicio de los procesos e itinerarios de inclusión social, partiendo de experiencias piloto en las que participen diversos agentes de distintos sectores de actividad.

Resultando fundamentales las estrategias de cualificación profesional y activación laboral, parece claro que en el contexto de cambio tecnológico y social acelerado en el que nos encontramos, la universalización y simplificación de las políticas de garantía de ingresos para la subsistencia, la reorientación de las políticas de vivienda hacia el objetivo de la inclusión residencial de toda la población y el impulso decidido a los servicios sociales para la prevención y abordaje del aislamiento social y la construcción de comunidades inclusivas reclaman una mayor centralidad estratégica dentro del nuevo Plan Vasco de Inclusión Social.

(Notas personales tras reflexionar sobre lo escuchado y compartido en el world café de ayer, organizado por el Gobierno Vasco, con la colaboración de SiiS y EDE.)

Utzi erantzuna

Zure helbide elektronikoa ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude

CAPTCHA image
*

Ondorengo XHTML etiketa eta atributuak erabil ditzakezu: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing