Economía plateada, bienestar clientelar y sostenibilidad intergeneracional

intergeneracional

En una reciente intervención pública, Peter Wintlev-Jensen, director de Programas en la Comisión Europea afirmó que la denominada “economía plateada” (silver economy), la que responde a la demanda de las personas mayores de 50 años, sustentará más de un tercio de los puestos de trabajo en 2025 en Europa. Valga esta previsión como botón de muestra de las tendencias y expectativas mercantiles que genera el incremento del número y poder adquisitivo de personas mayores y la diversificación y cambios en sus perfiles personales y patrones de consumo.

Dicha economía plateada crece, ciertamente, al calor de la demanda solvente de un buen número de personas mayores en los mercados y también de su influencia como clientela numerosa y activada de los sistemas públicos de protección social. Ello influye, sin duda, por ejemplo, en el hecho de que en España la tasa de pobreza infantil y juvenil duplique y triplique, respectivamente, la de las personas mayores (según un estudio reciente) o que, en palabras de una de las personas más expertas en cuidados paliativos en España, el 70% del gasto sanitario se produzca en nuestros seis últimos meses de vida.

Simultáneamente, aumentan las situaciones y sentimientos de soledad no deseada en nuestra sociedad, especialmente entre las personas mayores. Tal como refleja la Encuesta Continua de Hogares de 2016, los de las personas mayores de 65 años representan el 41,7% de los hogares unipersonales y según un estudio reciente, en España, el 53% de las personas que viven solas en contra de sus deseos son mayores de 65 años (mayoritariamente mujeres) y es en este colectivo (las personas que viven solas sin desearlo) en el que más se producen los sentimientos de soledad y el aislamiento social, con sus consecuencias de vulnerabilidad en varios sentidos.

No cabe objeción a que las empresas y las políticas de promoción económica se orienten mejor y sean más amigables en relación con las necesidades y demandas de las personas mayores. Tampoco a que éstas se organicen para defender sus derechos, duramente conquistados, en materia de políticas sociales. Sin embargo, tanto el fomento de la economía plateada como la protección social de las personas mayores deben pensarse y repensarse de forma compatible y sinérgica con estrategias de construcción de comunidades inclusivas y relaciones significativas (familiares y no familiares, convivenciales y no convivenciales) y dentro de un proyecto común en clave de equidad intergeneracional y sostenibilidad social.

(Sobre economía plateada hemos hablado recientemente en un encuentro convocado por la Diputación Foral de Gipuzkoa sobre su proyecto de innovación en servicios sociales y otros ámbitos en Pasaia. Sobre equidad intergeneracional, sistema de bienestar y servicios sociales, en un encuentro en Pamplona organizado por la Fundación Ezkerraberri. Sobre la soledad y la interacción, con Luis Barriga, Natividad de la Red y otras personas en Valladolid con su Ayuntamiento.)


  1. Estimado Fernando: es la primera vez que leo los términos equidad intergeneracional, sistema de bienestar y sostenibilidad social en el mismo documento ;) Un debate necesario y complejo.
    Un abrazo,
    Loli

Responder a Loli Velasco Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA image
*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing