Determinantes sociales, prescripción social y políticas sociales

Alhóndiga

Los bienes que protegen y promueven las diferentes ramas de la política social son tan relevantes y complejos que es tan cierto que debe haber un pilar de la política social especializado en cada uno de ellos como que el resto de los ámbitos debe coadyuvar a su consecución. Por eso, por ejemplo, se habla de “salud en todas las políticas”; porque, aunque la salud sea la finalidad propia de la política sanitaria, también deben contribuir a ella la política educativa, la de vivienda, la de empleo u otras.

En consecuencia, por ejemplo, los servicios sociales deberán reconocer el liderazgo de la sanidad cuando se trata de salud y los servicios sanitarios deberán tener en cuenta qué dicen los servicios sociales cuando se trate de autonomía y autodeterminación de la gente para su vida cotidiana integrada en redes familiares y comunitarias. Así como los trabajadores sociales no proponen directamente la realización de determinado ejercicio físico o la ingesta de determinado fármaco, seguramente, las médicas no debieran prescribir directamente alternativas de cuidados personales, fórmulas de convivencia familiar o vías de participación comunitaria. Cuestionamos, por tanto, la “prescripción social” que se propugna o practica en determinados ámbitos sanitarios.

Por otra parte, del mismo modo que bienes como la subsistencia (de la que se ocupan las políticas de garantía de ingresos) o el alojamiento (del que se ocupan las políticas de vivienda) son considerados “determinantes sociales” de la salud, ésta debe ser considerada como determinante social que contribuye al disfrute de otros bienes como el empleo (del que se ocupan las políticas laborales) o la interacción (objeto de los servicios sociales). Así como las perversiones de la política de garantía de ingresos agravan la pobreza económica (que, evidentemente, afecta a la salud) o unos servicios sociales asistencialistas destruyen activos comunitarios (con repercusiones en la salud de la gente), es igualmente evidente que los problemas de salud (en ocasiones provocados por la atención sanitaria) resultan determinantes para los procesos de aprendizaje (materia de la política educativa) o para la conservación del empleo (materia de la política laboral).

Se trata, por tanto, de avanzar en la construcción de una mirada más simétrica que nos ayude a equilibrar el peso relativo y a reconocer y potenciar el valor añadido de cada una de las ramas sectoriales en las que se estructura nuestra política social. Sólo así podremos construir la atención integrada intersectorial que demanda el incremento de la complejidad social que desafía, hoy y aquí, a nuestras políticas de bienestar.

Sobre estas cuestiones hablaremos en el curso de verano de la Universidad del País Vasco “Salud comunitaria. El código postal es más importante que el código genético”. La fotografía corresponde al patio de columnas de la Alhóndiga (Bilbao).

Utzi erantzuna

Zure helbide elektronikoa ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude

CAPTCHA image
*

Ondorengo XHTML etiketa eta atributuak erabil ditzakezu: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing