Los servicios sociales en el pilar europeo de derechos sociales

Pillar 3

Dentro de la construcción del pilar europeo de derechos sociales, la prioridad más apremiante es el reforzamiento y configuración como política sectorial universal de los que en España denominamos servicios sociales (“social care”, “personal social services”) entendidos como servicios profesionales, basados en el diagnóstico social, que brindan cuidados y otros apoyos para promover y proteger la interacción de las personas (entendiendo interacción como desenvolvimiento autónomo de las personas en relaciones familiares y, en general, comunitarias). Se trata de superar la caduca visión de los servicios sociales como servicios residuales sin objeto específico para colectivos excluidos.

Por tanto, los servicios sociales no se deben ocupar directamente de la garantía de ingresos, la vivienda, el empleo, la salud o la educación, pues cada una de estas áreas tiene su propia política sectorial, que también ha de ser universal y no excluir a nadie. Los servicios sociales que debemos construir constituyen un derecho fundamental (entre otros) para el bienestar social y la calidad de vida de cualquier persona: el derecho de todas las personas a recibir los cuidados y otros apoyos (incluyendo tecnología de apoyo) para conservar y aumentar su autonomía funcional y autodeterminación para la vida diaria y su integración relacional en familias y comunidades diversas y sostenibles.

Es necesario diferenciar, definir y desarrollar los servicios sociales; garantizar el derecho universal a unos servicios sociales de calidad, basados en el conocimiento y la tecnología, de proximidad, de enfoque comunitario, que brinden cuidados y otros apoyos e intervenciones para el empoderamiento personal y el desarrollo familiar y comunitario, para la sostenibilidad de la vida en la diversidad sexual, generacional, funcional y cultural.

Es fundamental entender que, antes de conseguir una integración intersectorial (por ejemplo, entre servicios sociales y sanidad), es necesaria una integración (dentro) de los servicios sociales (donde entran servicios de cuidado para la primera infancia, algunos cuidados de larga duración, intervenciones familiares, ciertos apoyos por discapacidad, promoción comunitaria y otras). Es importante comprender la unidad, coherencia y universalidad de los servicios sociales. Si bien se vieron históricamente como servicios segregados para colectivos, debemos concebirlos como intervenciones y apoyos comunitarios para relaciones intergeneracionales e inclusivas.

Para fortalecer y configurar estos servicios sociales universales, es fundamental apoyar la gestión del conocimiento y las buenas prácticas; mediante comunidades de aprendizaje y consensos de conocimiento; con innovación tecnológica y social; con estándares mínimos y orientaciones profesionales. Los servicios sociales deben apoyar a todas las personas a vivir con la máxima autonomía en las relaciones comunitarias con diversidad en todos los sentidos.

(Entrada elaborada con las aportaciones a la “Consulta pública sobre el pilar europeo de derechos sociales” que finaliza el próximo 31 de diciembre de 2016.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA image
*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing