La interacción es un bien de primera necesidad

interaction2

El desarrollo y la complejidad de nuestras sociedades impulsan con fuerza los procesos de especialización funcional de las diversas políticas públicas, en una dinámica de mejora basada en la evidencia y el conocimiento. La ciudadanía espera de las políticas públicas y servicios profesionales de la policía, la sanidad, el urbanismo o la garantía de ingresos (por citar cuatro ejemplos) que dispongan de la mejor tecnología y, en general, saber para la protección y promoción del bien público que, en cada caso, se les encomienda (respectivamente: la seguridad, la salud, el territorio o la subsistencia, por seguir con los mismos cuatro ejemplos).

En ese contexto tiene cada vez menos sentido que se espere de los servicios sociales que se ocupen (aunque fuera para colectivos minoritarios) de bienes que tienen sus propios sistemas especializados para ser gestionados (bienes como, por poner otros ejemplos, la empleabilidad o el alojamiento). Máxime cuando es cada día más evidente la necesidad de que los servicios sociales se encarguen de forma más eficaz y eficiente del bien que, a nuestro entender, les compete: la interacción humana, esa autonomía funcional interdependiente en el seno de relaciones familiares y comunitarias que nos es imprescindible.

Tal como comenta Chema Toribio (Psicólogos sin Fronteras), en las emergencias humanitarias, antes de entrar en las zonas devastadas las profesionales responsables del abastecimiento de agua, lo hacen quienes se encargan de identificar y potenciar los liderazgos, activos y redes comunitarias. Como se comprueba en los proyectos de comunidades compasivas que impulsa Silvia Librada (New Health Foundation), en el proceso de morir, tan importante es la profesional que acierta con la dosis de morfina como la que ayuda al cuidado y armonía de los apoyos familiares y activos comunitarios alrededor de la persona que finaliza su vida. Como sabe Maite Calleja (Agintzari), impulsora de los nidos familiares, cuando en una familia traemos al mundo una nueva criatura, queremos que no se deterioren nuestros empleos e ingresos, pero todavía más, queremos que ese bebé cuente con los cuidados primarios y el apego seguro que es fundamental para su vida.

Desde los servicios sociales pedimos a las compañeras y compañeros de las Haciendas y la Seguridad Social que trabajen por integrar deducciones y prestaciones en un pilar universal de garantía de ingresos. Esperamos de los servicios y políticas de vivienda que tomen como misión la garantía del derecho universal al alojamiento. Solicitamos a las responsables de las políticas activas de empleo que las orienten en mayor medida a las personas más alejadas del mercado de trabajo. Y lo hacemos porque, con honradez intelectual, reconocemos que no somos especialistas (respectivamente) ni en pobreza económica, ni en exclusión residencial, ni en situaciones de desempleo. A la vez nos comprometemos a trabajar con rigor, denuedo, creatividad e ilusión en la protección y promoción de ese bien de primera necesidad que es la interacción.

(Reflexión a partir de la conversación mantenida en una jornada del Colegio de Psicólogos de la Comunidad Valenciana.)


  1. Yo trabajo en una oficina de empleo.y no.tengo ni idea de como se promociona la interacción, sin embargo compruebo con asombro que todas las políticas activas de empleo que se han aprobado en estos,últimos años conceden una prestación a cambio de la participación en itinerarios de insercion de personas cuya primera razón para no insertarse laboralmente son las carencias en lo que respecta a la interacción.
    Tu dices que no os competen las políticas activas y yo digo que no se nada de interacción: ¿se te ocurre algo?

    Saludos.

  2. Hola Fernando,

    Dices que Servicios Sociales no es competente en materia de políticas activas de empleo, y está claro que los Servicios de Empleo (a los que pertenezco) no lo son en materia de promoción de la interacción.
    Sin embargo, de un tiempo a esta parte, las políticas activas de empleo, con renta de inserción vinculada a un itinerario profesional, recaen cada vez más en personas cuyo principal problema no es de empleabilidad, sino mas primario, pues se trata de un problema de interacción.
    Por eso, digo yo, que tenemos un problema, pues si a los unos no les compete y los otros se declaran incompetentes: ¿quien debe atender a estas personas?

    Saludos.

    • Entiendo que en un caso en que sean más necesarios los apoyos para la interacción que los apoyos para el empleo, el liderazgo o coordinación de la intervención lo llevarían servicios sociales dentro de un proyecto de atención integrada en el que también participarían los servicios de empleo. Gracias por tu interés, tu lectura y tus preguntas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA image
*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing