¿Para qué sirve una ley de servicios sociales?

Castellón 2

Una ley de servicios sociales, hoy y aquí, debe servir para empujar suave e intensamente nuestros servicios sociales hacia otro lugar muy diferente de aquel que ahora habitamos. Con inmenso respeto y cariño por nuestra historia, debe ayudarnos a girar poco a poco y acabar traicionando gozosamente nuestras tradiciones.

Traicionar felices la “tramitación de ayudas” para reinventarnos como profesionales del cuidado y el apoyo a la sostenibilidad de la autonomía funcional en la vida cotidiana de todas las personas en sus entornos y relaciones familiares y comunitarias deseadas. Traicionar con orgullo nuestra historia de etiquetación, segregación, control y contención de “nuestros colectivos” para posicionarnos como especialistas en el acompañamiento y la dinamización del empoderamiento de todas las personas para la construcción de proyectos vitales en el seno de relaciones primarias atravesadas por las diversidades sexuales, generacionales, culturales y funcionales.

Una ley de servicios sociales debe, sin duda, garantizar el derecho subjetivo, universal e incluyente, a un catálogo y cartera de prestaciones y servicios. Y debe estructurar un sistema público de servicios sociales de forma que los servicios sean próximos y los itinerarios amigables para las personas. Y debe instituir una gobernanza ética y participativa de dicho sistema.

A la vez debe impulsar un ecosistema de investigación, desarrollo e innovación tecnológica y social que haga del conocimiento el corazón de un sector económico, el sector de los servicios sociales, generador de valiosos retornos sociales, económicos y políticos y clave para la configuración de territorios atractivos y competitivos. Un sector en el que la Administración de los servicios sociales, legitimada por la ciudadanía, lidere y logre sinergias eficientes con iniciativas sociales, comunidades académicas y emprendimientos empresariales.

Una ley de servicios sociales, por lo demás, es determinante, en el rediseño, recalibración y reordenación de la conversación e integración entre los servicios sociales y otros sectores de actividad y políticas públicas como sanidad, educación, empleo, vivienda, garantía de ingresos, cultura o seguridad, sacando a los servicios sociales de su actual nicho transversal (que es en realidad residual).

Finalmente, hoy y aquí, una ley de servicios sociales debe servir para ilusionar y galvanizar a las personas que trabajamos en los servicios sociales, ciudadanas y ciudadanos, profesionales de diversas áreas de conocimiento, con el punto justo de madurez y ganas, capaces de contagiar compromiso con el sistema de bienestar y la ciudadanía social en los barrios y pueblos de cuyo paisaje somos ya parte indispensable.

(Reflexión surgida del trabajo con profesionales de servicios sociales de Castellón en unas jornadas formativas organizadas por la Diputación de Castellón.)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA image
*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing