La comunidad como destinataria, entorno, nivel, enfoque y objeto para la intervención social

Redes comunitarias

Las diversas disciplinas y profesiones de la intervención social (como el trabajo social, la educación social o la psicología de la intervención social) coinciden en su atracción y preocupación por la comunidad, que definimos como ese entramado de relaciones primarias (familiares o no familiares, presenciales o virtuales) que las personas configuramos (y que nos configuran) como red de soporte y dinamización de nuestra vida, complementaria con los aportes y apoyos que recibimos de las esferas de socialización secundaria (estructuradas en mayor medida mediante reglas organizativas formalizadas) como son el Estado, el mercado o el tercer sector.

Desde la intervención social (y desde los servicios sociales como principal ámbito sectorial donde tiene lugar) podemos ver y abordar la comunidad:

  • Como destinataria, cuando trabajamos con conjuntos o colectivos relativamente amplios de personas (tradicionalmente habitantes de un mismo territorio).
  • Como entorno, como lugar en el que ubicamos esos centros, realizamos esas intervenciones o prestamos esos servicios que denominamos de proximidad.
  • Como nivel, cuando estructuramos el sistema de servicios en función de su especialización para segmentos de necesidades o de poblaciones mayores o menores.
  • Como enfoque, cuando asumimos que todas nuestra intervenciones y políticas deben contribuir a la coproducción y codisfrute de bienes relacionales en clave de reciprocidad confiada.
  • Como objeto, cuando entendemos que la interacción humana (entendida como autonomía funcional e integración relacional) puede y debe adquirir el estatuto de bien protegible (y promovible) universalmente por parte de los servicios sociales para conformarse como uno de los pilares de nuestro sistema de bienestar.

Pensamos que las profesiones y disciplinas de la intervención social, las estrategias del tercer sector de acción social y las políticas públicas de servicios sociales deben alinearse en la generación de prácticas y la construcción de conocimiento que permitan hacer más evidente para el conjunto de la ciudadanía la necesidad y los efectos de la reinvención y reconstrucción de unas relaciones comunitarias a la altura de los retos que plantea la actual y creciente complejidad social.

(Sobre esto hablaremos en las jornadas organizadas el 9 y 10 de noviembre por la Diputación de Castellón y el 11 de noviembre por el Colegio de Psicología de la Comunidad Valenciana.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA image
*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing