Servicios sociales: apuesta de futuro

Begirada

El debate sobre el futuro de nuestro sistema de bienestar es, sin duda, un debate sobre el gasto público y la presión fiscal, es un debate sobre la envergadura y el signo del papel predistibutivo o redistributivo de los recursos económicos que deseamos que tengan los poderes públicos mediante la recaudación de impuestos, las regulaciones laborales o la inversión en políticas sociales.

También, sin duda, es una conversación sobre el equilibrio y la sinergia entre las prestaciones y servicios de garantía pública y el ejercicio de la responsabilidad o libertad individual, la autoorganización de las familias, los mecanismos de los mercados, la autogestión comunitaria, el emprendimiento social o las iniciativas solidarias. Equilibrio y sinergia que, seguramente, será diferente en los diversos sectores de actividad (como educación, vivienda, servicios sociales o sanidad).

Sin embargo cobra cada vez más importancia la reflexión sobre la composición sectorial o el diseño de los pilares de la inversión social. ¿Prestaciones económicas o servicios públicos? ¿Servicios públicos en qué ámbitos sectoriales? ¿Cómo recalibrar el reparto de responsabilidades y recursos entre la sanidad, la educación, los servicios sociales, los servicios de empleo, las políticas de vivienda y las de garantía de ingresos? ¿Cómo construir una atención integrada intersectorial?

En ese contexto parece razonable una apuesta especial, política y ciudadana, por los servicios sociales, entendidos como servicios universales que velen por el desenvolvimiento autónomo de todas las personas en sus relaciones familiares y comunitarias, bien sin el cual se hace cada día más difícil disfrutar de otros bienes sociales (la salud, el conocimiento, el empleo, el alojamiento o la subsistencia) y, en definitiva, del bienestar.

En las campañas electorales se habla mucho de educación, sanidad o garantía de ingresos (pensiones). Sin embargo, la construcción de una sociedad equitativa y sostenible en su diversidad de género, generacional, funcional y cultural depende en gran medida de la universalización y desarrollo de nuestro sistema público de servicios sociales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CAPTCHA image
*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing