El marco conceptual subyacente en el modelo vasco de políticas sociales

Parlamento Vasco

La legislación y, en general, las políticas públicas vascas construyen el ámbito de los servicios sociales como un ámbito sectorial (no transversal) y universal (no residual) con objeto propio que se operativiza, visibiliza y posiciona ante la ciudadanía (portadora de derechos individuales) en forma, fundamentalmente, de prestaciones técnicas (o, en su caso, tecnológicas) de carácter relacional (como la asistencia personal o el acompañamiento social) prescritas facultativamente a partir de un diagnóstico social de carácter general y, en su caso, de la valoración de determinadas contingencias.

La intervención social (realizada, en buena  medida, desde disciplinas y profesiones como el trabajo social, la educación social o la psicología de la intervención social) constituye la cadena básica de valor que contiene las que se consideran prestaciones propias del ámbito. Obviamente, para componer los servicios sociales, en ocasiones, también es necesario incorporar otras prestaciones típicas de otros ámbitos, consideradas complementarias (como, por ejemplo, el alojamiento). La intervención social es vista en clave de prevención, protección, asistencia y promoción.

La inclusión social (y, por tanto, la exclusión social) se consideran como asuntos que competen por igual a la política de servicios sociales y a otras políticas sectoriales (como la de empleo, la de vivienda, la sanitaria, la educativa o la de garantía de ingresos). Las prestaciones económicas periódicas de garantía de ingresos para la subsistencia no se consideran como prestaciones del ámbito de los servicios sociales y, por lo tanto, no son vistas como herramientas dentro de los procesos de intervención social que se realizan en los servicios sociales. La envergadura y planteamiento de la política de garantía de ingresos configuran un ámbito sectorial universal con objeto propio (la subsistencia material), del mismo modo que el reconocimiento legal del derecho subjetivo al alojamiento avanza en la configuración y consideración de la política de vivienda como una de las políticas sociales.

Del mismo modo que en los servicios sociales se ofrecen, complementariamente, prestaciones propias de otros ámbitos sectoriales, las personas profesionales de la intervención social operan en el marco de políticas y sistemas diferentes del de servicios sociales, como el de vivienda o el de la sanidad. Lógicamente, cuando la intervención social se practica fuera de los servicios sociales sigue manteniendo su objeto propio y alcance universal.

La necesaria coordinación e integración entre los diferentes ámbitos sectoriales se construye desde la identidad y empoderamiento de los diversos pilares sectoriales, en clave de deseable igualdad entre ellos. El enfoque comunitario impulsa en los diferentes ámbitos el fortalecimiento de las intervenciones y servicios de proximidad, lugar natural para las buenas prácticas intersectoriales centradas en las personas.

(Primeros esbozos de un artículo que se está preparando para la Revista de Servicios Sociales y Política Social.)

Utzi erantzuna

Zure helbide elektronikoa ez da argitaratuko. Beharrezko eremuak * markatuta daude

CAPTCHA image
*

Ondorengo XHTML etiketa eta atributuak erabil ditzakezu: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing