Servicios sociales y exclusión residencial grave

Jornadas

Partimos de una comprensión de las políticas públicas sectoriales como procesos estructurados mediante los cuales los poderes y administraciones públicas intervienen en ámbitos de actividad definidos por dar respuesta a determinadas áreas de necesidad de las personas. Los programas y servicios que se estructuran en dichos sectores de actividad contienen prestaciones, apoyos o actividades características del sector aunque también, en menor medida, otras que son características de otros sectores. Así un servicio del sector sanitario, como el hospital, ofrece actividades propias (como la intervención quirúrgica) pero ofrece también alojamiento, que es una prestación típica de la política de vivienda. Normalmente las situaciones complejas no pueden ser abordadas por un sector y requieren de abordajes intersectoriales y gestión de casos.

A partir de ese esquema, entenderíamos la exclusión residencial, lógicamente, como responsabilidad, en primera instancia, de la política de vivienda. Sabemos, sin embargo, que la que denominamos exclusión residencial grave suele ser un fenómeno multidimensional y complejo que requiere la contribución de varios sectores de actividad. Desde el concepto housing first (la vivienda lo primero) lo lógico sería que el primer abordaje de la situación de exclusión residencial lo hicieran los servicios públicos de vivienda, con el correspondiente diagnóstico (de la situación) habitacional de la persona. A partir de ese diagnóstico habitacional se vería si es conveniente que la situación sea valorada también desde otros sectores.

Ni los servicios sociales (ni ningún otro de los ámbitos sectoriales) tienen una suerte de papel central, transversal o residual según el cual se ocupan –en determinados casos o circunstancias– de cuestiones correspondientes a los otros sistemas por fallos de éstos. No. Los servicios sociales tienen su propia finalidad u objeto que sería proteger y promover la interacción (autonomía funcional e integración relacional) de (todas) las personas. Puede muy bien ocurrir que la exclusión residencial de una persona sea consecuencia, fundamentalmente, de limitaciones o disfunciones en el área de la interacción (autonomía funcional e integración relacional) y si es así procede que sean los servicios sociales los que asuman el liderazgo en el abordaje o la gestión de ese caso.

Desarrollaremos y discutiremos estos y otros planteamientos en las lI Jornadas sobre Exclusión Residencial en Euskadi (más información aquí).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA image
*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing