Una apuesta política por los servicios sociales

Gizarte zerbitzuak 3

Los cambios sociales característicos de nuestra época (y los llamados nuevos riesgos sociales y fundamentalmente la crisis de los cuidados y de la sostenibilidad de la vida) obligan, más allá del aumento de la inversión social pública, a una transformación profunda de nuestro sistema y modelo de bienestar.

Dicha transformación es la operación política de mayor calado de la que nos podemos ocupar pues afecta al corazón del contrato social que hace sostenible nuestra sociedad mediante la configuración de sujetos políticos y mayorías electorales que permitan avanzar sinérgicamente en productividad económica e inclusión social.

La apuesta por el sistema público de servicios sociales puede constituirse como eje clave de esa transformación del sistema de bienestar, en la medida en que representa el compromiso del Estado con la garantía y organización de la respuesta a las necesidades que todas las personas tenemos cuando limitaciones en nuestra autonomía funcional o en nuestra red familiar y comunitaria amenazan nuestra calidad de vida.

La apuesta política inteligente para que los servicios sociales próximos, domiciliarios, apoyados en tecnologías y participativos formen parte de nuestra vida (como lo hacen las escuelas públicas o los centros de salud) puede ser una apuesta ganadora, en la medida en que conecta con necesidades, preocupaciones y angustias sentidas por gran parte de la ciudadanía en relación con los cuidados y apoyos a la infancia o a las personas (muchas mayores) con limitaciones funcionales y la calidad y conciliación de la vida familiar y comunitaria.

La apuesta política inteligente por los servicios sociales puede ayudar a resolver disfunciones crecientes en otros ámbitos de las políticas sociales ya que el desorden en el diseño del sistema de bienestar y la fragilidad del pilar de los servicios sociales está contribuyendo a sobrecargas y disfunciones en sanidad, vivienda, empleo, educación o garantía de ingresos.

El ámbito de los servicios sociales, al promover y admitir históricamente sinergias entre la intervención pública y los apoyos e iniciativas familiares, comunitarias y sociales, se convierte en un potente banco de pruebas para innovaciones sociales, organizativas y políticas aplicables a otros ámbitos del sistema de bienestar para su sostenibilidad y humanización.

El sector de los servicios sociales, con una apuesta política inteligente puede convertirse en un sector estratégico de la economía por su centralidad en la configuración de comunidades y territorios atractivos del talento, por su capacidad de creación de empleo diverso e inclusivo y por su carácter tractor de otros sectores de actividad como el turismo, las tecnologías de la información y la comunicación, la intervención en viviendas u otros.

(Estas son algunas de las ideas que se compartirán en una jornada organizada en Mérida por el Partido Socialista el 20 de julio de 2015.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA image
*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing