¿Servicios sociales del XIX con tecnologías de la información del XX?

Red

En cualquier actividad económica –y de forma especial en el sector servicios– es fundamental la comunicación interpersonal. La obtención, tratamiento y transmisión de la información que supone la comunicación constituye en algunos casos la médula de las operaciones (como en una universidad o en un periódico, por poner dos ejemplos) o, en todo caso, una actividad de gran importancia (como en un restaurante o en una inmobiliaria, por poner otros dos).

Con independencia de la mayor o menor centralidad que pueda tener el procesamiento de información en las actividades operativas en cada sector de actividad, no es menor su relevancia en los procesos de gestión y de gobierno que necesariamente emergen a partir –y al servicio– de dichas actividades operativas. Según el modelo de gestión que hemos propuesto, la información puede ser vista, al menos:

  • Como un contenido de la comunicación que fluye en y para la coordinación de los agentes implicados.
  • Como un recurso que es almacenado, gestionado y utilizado de la manera más eficiente posible.
  • Transformada –en buena medida– en conocimiento, como un activo estratégico.

Los impresionantes avances de las tecnologías de la información y de la comunicación están transformando radicalmente las operaciones en muchos sectores de actividad, multiplicando la capacidad de procesamiento de información (con manejo cada vez más inteligente de grandes cantidades de datos) e integrando de formas innovadoras, flexibles y ágiles esas actividades operativas (por ejemplo de prestación de servicios) con actividades de gestión (como diseño, marketing o producción de conocimiento) y de gobierno (como transparencia informativa, deliberación o toma de decisiones).

Los mantras que escuchamos en esos procesos de innovación tecnológica, organizativa, social y política son los del acceso abierto y el procomún colaborativo; la interoperabilidad, intersectorialidad e interdisciplinariedad; el funcionamiento distribuido y descentralizado en red; la cocreación y coproducción con participación de la persona usuaria; la hibridación de diferentes tipos de conocimiento (como el estético, filosófico, científico, práctico, creativo, tecnológico); o los sistemas ligeros, sencillos, intuitivos, visuales, accesibles y amigables.

Mientras tanto no pocos servicios sociales presentan modelos de intervención del siglo XIX con sistemas de gestión de la información del siglo XX, cuando la apuesta debiera ser la de una integración de prestación de servicios, gestión del conocimiento y gobierno innovador del siglo XXI, con mayor motivo en unos servicios en los que es central la interacción interpersonal y cuyo rediseño y sostenibilidad resulta fundamental para la transformación y futuro de nuestro modelo social.

(Se tratarán estos y otros asuntos en el curso “Sistemas de información en servicios sociales”. Más información aquí.)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

CAPTCHA image
*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing