Transformación del contenido y posicionamiento de marca de los servicios sociales

Social services 2

Se produce en nuestros servicios sociales un bajo reconocimiento social y político del ámbito, de su valor añadido y de su carácter técnico y profesional, con una comprensión difusa o distorsionada de su finalidad, que invisibiliza el interés universal del bien que pueden proteger y promover los servicios sociales. Por ello creemos que tiene sentido y futuro un relato en el que:

  • Se proponga para los servicios sociales, como política y sistema público, una consistencia y envergadura semejante a los otros grandes ámbitos de la política social. Sería, por ejemplo, el relato del cuarto pilar.
  • Se haga énfasis en el desarrollo y visibilidad del contenido técnico y relacional de los servicios sociales (redimensionando y relativizando el papel de las prestaciones económicas o de alojamiento y diferenciando y relacionando el valor añadido de la intervención social profesional y el del apoyo familiar y comunitario).
  • Se impulse la capacidad de innovación tecnológica y social para la sostenibilidad de la vida individual y comunitaria, triangulando la aportación de los servicios sociales, las políticas de vivienda y la atención sanitaria.

Se trataría de un relato y un lenguaje que ayudase a todos los agentes a encontrar un equilibrio dinámico entre el compromiso tradicional de los servicios sociales con los sectores en situación de mayor vulnerabilidad y exclusión (y un cierto centrocampismo dentro de las políticas de bienestar), por una parte, y, por otra, el avance hacia una configuración universal y un trabajo en red en el que se promueve que cada ámbito sectorial de la política social y la acción pro bienestar asuma su responsabilidad con toda la población. Se trata, posiblemente, de presentar el desarrollo del cuarto pilar no como un mero aumento de las partidas de gasto social agregado a las existentes, sino como una inversión social para una sociedad con calidad de vida y pleno empleo y como una oportunidad para una reconfiguración e innovación del conjunto del sistema de bienestar de cara a hacerlo más completo, relacional, comunitario y sostenible.

Apostamos por una utilización sistemática de la marca servicios sociales, posicionándolos como un tipo de servicios que, naturalmente, todas las personas utilizaremos en un momento u otro de nuestra vida (como los educativos, los sanitarios u otros), huyendo de cualquier ubicación residual que los vincule a unos supuestos colectivos vulnerables pretendidamente minoritarios. Apostemos por las connotaciones positivas, por la visibilidad del bien que protegen y promueven los servicios sociales. Purifiquemos esa marca de cualquier estigma relacionado con el control social o el castigo moral. Reinventemos la marca y reposicionémosla. En cualquier caso, una estrategia de marketing para el posicionamiento de la marca servicios sociales sería estéril o contraproducente en la medida en que no fuera acompañada de otras líneas de actuación, conducentes a dotar de contenido y accesibilidad a estos servicios.

Se ofrece esta entrada (que adapta un fragmento del libro Diseño de políticas sociales) como aperitivo para el curso “Los servicios sociales en un contexto de crisis: apostando por la universalidad, gestionando la diversidad” organizado para los días 11, 12, 18 y 19 de mayo por la Diputación de Castellón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

CAPTCHA image
*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

WP-SpamFree by Pole Position Marketing