La reconversión (industrial) de los servicios sociales

chimenea 2

La respuesta a las necesidades de las personas en nuestras sociedades se estructura por industrias o sectores de actividad, entendidos como entramados de organizaciones que son capaces de posicionarse (de forma directa o indirecta) ante la población y lograr sus preferencias. Dichos sectores económicos son configurados, en un determinado entorno regulatorio, por cadenas de valor (secuencias de actividades), apoyadas en tecnologías y cualificaciones profesionales, en las que interactúan diversos agentes y, además de responder a las necesidades mencionadas, desencadenan otros efectos que contribuyen a su sostenibilidad, como son la generación de empleo, la creación de riqueza privada y pública o la producción de bienes intangibles, como la identidad.

Las industrias, como la siderúrgica, la cinematográfica, la turística o la automovilística, o diferentes sectores dentro de ellas, viven procesos de emergencia, desarrollo, madurez y declive, que pueden derivarse de cambios demográficos, tecnológicos, climáticos, políticos o de otros tipos. En ocasiones, todo un sector de actividad entra en decadencia y, debido a la importancia de los efectos negativos que su destrucción desordenada puede tener en la satisfacción de algunas necesidades, en la estructura laboral y económica o incluso en la autoestima de la población de un territorio, las autoridades políticas se plantean liderar un proceso de reconversión de ese sector o industria.

El sector de los servicios sociales que se ha configurado en España a lo largo de varias décadas puede ser visto como un sector que, sin acabar de desarrollarse y madurar, tiene altas probabilidades de entrar en declive, de desmoronarse. Sus líderes, ubicados en las administraciones públicas, suelen mirarse en el espejo del sector sanitario y pensar que tendrán una evolución similar en términos de universalización de un importante conjunto de prestaciones y estructuras públicas y amplio aprecio por parte de la ciudadanía, pero quizá no son suficientemente conscientes de las importantes y crecientes distancias entre ambos sectores, especialmente en lo referente a la cualificación de sus profesionales, la investigación científica y la innovación tecnológica, factores seguramente determinantes en el posicionamiento a los ojos de la población.

La burocratización de las estructuras públicas de los servicios sociales las hace fácilmente reemplazables por estructuras administrativas de otros sectores, máxime si éstas les ganan la partida de la digitalización. Por otra parte, los dispositivos de provisión de servicios sociales personales (frecuentemente en manos de la iniciativa privada o social), dada la frágil e instrumental relación que mantienen con las administraciones públicas, pueden fácilmente reubicarse y readaptarse en otros sectores de actividad (como el sanitario, el de la seguridad, el del alojamiento o el del trabajo doméstico), que pueden ser vistos como más interesantes para abordar determinados riesgos o retos sociales por parte de las decisoras políticas o la población, máxime en la medida en que se apliquen fórmulas flexibles como, por ejemplo, los presupuestos personales o los cheques servicio.

La generación que construyó nuestro (proyecto de) sistema público de servicios sociales, esa que se jubilará en los próximos quince años, tiene, posiblemente, la responsabilidad de plantear con claridad la necesidad de una reconversión industrial o global de nuestro sector. El reto, seguramente, no está en el crecimiento o aseguramiento de  las actividades que realizamos y de los servicios que ofrecemos sino en una ambiciosa operación de transformación de nuestras atenciones, intervenciones, tecnologías y cualificaciones para ponernos a la altura de los cambios en las expectativas de las personas, en las dinámicas comunitarias, en el mundo del conocimiento y en el diseño de políticas.

(Reflexiones en y tras la reunión del Consejo Asesor de Sanidad y Servicios Sociales del Gobierno de España y de cara a los encuentros de la semana que comienza en Dincat, Esquerra Republicana de Catalunya, Provivienda y los servicios sociales del Consell Comarcal de l‘Alt Penedés y del Ayuntamiento de Vilafranca del Penedés. La fotografía corresponde al horno de calcinación que, en la plaza Saralegi de los “barrios altos” de Bilbao, da testimonio de su pasado minero.)

Otros servicios sociales son posibles

hope

En una gran parte de nuestros servicios sociales está operando una conjunción perversa de poderosas fuerzas que tienden a configurarlos como quistes puramente administrativos, dedicados al racionamiento de ayudas económicas residuales, estigmatizantes y menguantes. Éstas pueden ir dirigidas a personas (frecuentemente sometidas a humillantes procesos de control) o a entidades (acentuando su burocratización, fragmentación y autorreferencialidad). A la vez, los servicios sociales públicos, en esos lugares, dejan, sin especial conciencia de hacerlo, un enorme campo a la oferta privada, bien de servicios sociales (frecuentemente residenciales), bien de otro tipo de servicios (domésticos, por ejemplo) o a otros servicios públicos más proactivos y demandados (como los policiales, los educativos o los sanitarios).

¿Cuáles serían esas poderosas fuerzas que nos van arrinconando? ¿Qué factores desencadenan esa indeseable dinámica? Fundamentalmente, las crecientes olas de demanda cada vez más desorientada, compleja y acuciante de personas en proceso o situación de exclusión social. Demanda que, en la mayoría de los casos, los servicios sociales manejan de forma ineficiente, por su posicionamiento estratégico erróneo y confuso y por la fragilidad de sus capacidades técnicas, tecnológicas y de gestión. Sazónese lo anterior con la constante bajada de peso y visibilidad en las agendas políticas de los servicios sociales, frente a otros asuntos, impulsados por diversas alianzas estratégicas de distintos agentes.

En general, nuestros servicios sociales, atomizados institucional y profesionalmente e incapaces de alinearse en un relato creíble de futuro, están fracasando a la hora de comunicar a la sociedad que jamás podrán hacerse cargo solos de esa demanda compleja, generada por procesos estructurales de exclusión económica, residencial o laboral. También lo están haciendo en la tarea de expresar para qué sí pueden ser útiles en nuestras sociedades, es decir, por qué cuidados, apoyos e intervenciones quieren ser reconocidos. En ese contexto son y van a ser fácilmente presa de mutilaciones y recortes o de encargos envenenados, en función de las estrategias de otros sectores, sistemas, coaliciones o agentes.

Sin embargo hay islas en ese océano de aguas turbulentas. Hay instituciones, organizaciones y personas que nos muestran que otros servicios sociales son posibles: que mantienen y refuerzan la apuesta presupuestaria por la dignidad y la universalidad; que practican la interdisciplinariedad profesional y la integración organizativa centradas en las personas; que se desprenden responsablemente de encomiendas inadecuadas e innovan en programas que llenan de contenido sus funciones. Y que, en definitiva, nos ayudan a seguir realizando, construyendo y soñando unos servicios sociales preventivos y comunitarios, productivos y humanistas, determinantes para la sostenibilidad de la vida en el territorio.

(Al hilo de trabajos en curso con el Gobierno de Navarra, el Ayuntamiento de Bilbao, Servicios Sociales Integrados, la Organización Sanitaria Integrada Bilbao-Basurto, Aubixa, Podemos, la Red Española de Política Social, Esquerra Republicana de Catalunya o la Comunitat Valenciana y como preparación de la primera reunión del Consejo Asesor de Sanidad y Servicios Sociales del Gobierno de España.)

Contra su silver economy, por nuestra reciprocidad intergeneracional

silver

Nuestra economía, capitalista, se despreocupa de las necesidades de las personas y de la sostenibilidad de la vida y rinde culto a la demanda solvente y al valor de mercado. En ese contexto, hablar de silver economy o economía plateada supone, normalmente, fijarse en el segmento de aquellas personas mayores, que, por la cuantía de sus pensiones o prestaciones y por el patrimonio acumulado a lo largo de su vida, tienen una capacidad de compra interesante para la economía realmente existente.

Las empresas que se orientan a ese segmento poblacional y a su demanda directa (en forma de consumo de estas personas) o indirecta (a través del gasto público, por ejemplo sanitario o de servicios sociales, que sea inducido por las personas mayores) van a intentar extraer la mayor cantidad de sus rentas, potenciando, obviamente, el consumo de bienes y servicios que dichas empresas puedan producir. Al hacerlo, muy posiblemente, exacerbarán las diferencias y distancias entre este colectivo humano y otros y contribuirán a que las personas mayores se perciban como un grupo con intereses distintos a los de otros.

Robert Kennedy dijo en 1968 que el producto interior bruto mide todo, salvo lo que hace que la vida merezca la pena. Y, seguramente, la conciencia acerca de la verdad que se esconde en esta frase no hace sino crecer conforme nos hacemos mayores. Sin embargo, la economía plateada pretende, seguramente, convencernos de que, cuando nos hacemos mayores, los que nos harán felices son, justamente, sus productos y servicios, contabilizados al calcular el PIB.

Quizá, desde nuestras instituciones políticas, en lugar de jugar a aprendices de brujo en una economía de mercado de la que muy poca experiencia tienen la mayor parte de las personas con responsabilidades políticas en nuestro entorno, harían mejor en ajustar la provisión de sus propios servicios públicos, especialmente los servicios sociales, a la prevención de la dependencia funcional, del maltrato familiar, del aislamiento relacional o de la soledad no deseada y a la promoción del empoderamiento de todas las personas en todos los momentos de su ciclo vital, en el seno de relaciones primarias intergeneracionales.

Seguramente, pocas experiencias pueden aportar más felicidad, bienestar y sentido a muchas personas mayores que las relaciones intergeneracionales significativas, familiares o, en general, comunitarias, en las cuales puedan entregar su legado de sabiduría y compromiso, que les sobra, y recibir el regalo de la frescura y la vitalidad que ellas van perdiendo (que nosotras vamos perdiendo). Necesitamos compromiso político y solidaridad ciudadana para fomentar, mantener o reconstruir esos lazos intergeneracionales que nos configuran como sociedad digna y con futuro, como humanidad en la que vamos dándonos la mano, generación tras generación.

Si logramos que la economía plateada se ponga al servicio de esas metas éticas, políticas y sociales, bienvenida sea. Pero si busca y consigue hacer más grande la zanja social, económica y política entre las personas mayores y el resto o entre las personas mayores solventes y las que no lo son, seguramente, nos sobra y nos estorba. Nos hace más mal que bien.

Intervención comunitaria y reinvención de la proximidad

redada

Los servicios sociales y otras políticas de bienestar (como la sanitaria o la educativa) llevan al menos medio siglo intentando, con avances y retrocesos, configurarse cada vez más como servicios de proximidad, como atención comunitaria, como intervenciones sinérgicas con las actividades de la vida diaria y las relaciones primarias de las personas en sus domicilios, vecindarios, barrios y territorios cotidianos. En esa pretensión, frecuentemente, se han encontrado y han ido de la mano con estrategias de activación laboral, planificación urbanística, innovación social, desarrollo económico, sostenibilidad ambiental o participación ciudadana.

La revolución tecnológica y la economía informacional impulsadas por la globalización digital representan, sin duda, una alteración del concepto y de la experiencia de la proximidad. Por una parte facilitan extraordinariamente la movilidad física de personas y objetos, generando, al hacerlo, crecientes oportunidades vitales y amenazas medioambientales. Por otra parte, desmaterializan y virtualizan numerosos procesos y transacciones, ampliando, seguramente, nuestras opciones relacionales y desigualdades económicas. Todo ello en sociedades que ven incrementada su diversidad funcional y, específicamente, el número de personas que viven importantes períodos de su vida con significativas limitaciones cognitivas o físicas.

En ese momento, la intervención social se ve obligada a reinventarse y, especialmente, a reconsiderar su concepción y a reforzar su valoración de la proximidad comunitaria. Buenas razones éticas, ecológicas, organizativas y técnicas la impulsan a relocalizar sus cuidados, apoyos, actuaciones y procesos y a imbricar la acción presencial con la tecnología digital para promover la autonomía y el empoderamiento de las personas en el seno de relaciones familiares y comunitarias a una escala humana. Para lograrlo, ciertamente, será fundamental la integración de políticas sociales y, especialmente, el impulso de una política de vivienda pública que favorezca la convivencia y la solidaridad.

¿El vecino que, animado por una educadora social, toca a nuestra puerta cuando hace tres días que no nos ve regar las plantas nos apoya o nos espía? ¿La hija que te llama cuando una aplicación informática le avisa de que no has salido de casa te hace más o menos feliz? ¿El menor inmigrante que conoció en una actividad intergeneracional de los servicios sociales y se ofrece a subirle la compra le quiere ayudar o le va a robar? ¿Es preferible que la mujer con autismo acuda en transporte adaptado a un centro ocupacional especializado o que sea voluntaria en el huerto urbano de su barrio? ¿La criatura de seis meses puede estar en un espacio autogestionario de cuidados familiares promovido por un trabajador social o es mejor que sea escolarizada?

La intervención social se encuentra ante el desafío de contribuir a redefinir y reevaluar conceptos y vivencias como la intimidad, los cuidados, la parentalidad, el maltrato, la soledad, la amistad, la comunidad o la ayuda. Como actividad que frecuentemente se ha inspirado en la relación samaritano-prójimo está reinventándose en claves de universalidad, profesionalidad, personalización, tecnología, prevención y atención a la diversidad. Diversidad humana que se convierte hoy y aquí en el gran reto y la gran palanca transformadora de la intervención social. La que crea la necesidad y la oportunidad de una reinvención de la proximidad.

(Reflexión a partir de una conversación con Elena Masanas, Guiomar Vargas, Claudia Manyà y Marta Ballester; de los trabajos de elaboración del plan estratégico de servicios sociales del Gobierno de Navarra; de un seminario de innovación con Dincat y del asesoramiento al proyecto Esteka, de atención comunitaria a la fragilidad, de la cooperativa Servicios Sociales Integrados. La foto corresponde a una reciente redada en el barrio de San Francisco, en Bilbao.)