Fortalecer la función social de nuestras Haciendas

Begirada 3  Begirada 3

No cabe duda de que las Administraciones tributarias (en nuestro caso, principalmente, las Haciendas Forales) tienen una destacada función social en la medida en que son instrumentos de políticas fiscales progresivas que tienen como efecto una redistribución más equitativa de los recursos económicos a partir del reparto primario que deviene del funcionamiento de los hogares y los mercados. Cuanto más eficaces y eficientes sean en su labor de recaudación de impuestos y cuanto más equitativo sea el diseño de éstos, mayor y mejor será la dimensión e impacto social de la labor de las herramientas burocráticas de las que nos dotamos en materia de tributos.

Sin embargo, tendencias internacionales de referencia apuntan cada vez más a una ampliación o profundización de la función social de las agencias tributarias, en la medida en que, en aras de la simplificación administrativa, se tiende a que algunas que fueron concebidas como prestaciones económicas del Estado de bienestar (como determinadas prestaciones de garantía de ingresos u otras de apoyo a las familias) pasen a integrarse –a modo de créditos fiscales o impuestos negativos– en la gestión ordinaria de las Haciendas. Lógicamente, ello supone que todas las personas destinatarias de dichas prestaciones estén adecuadamente bajo el correspondiente radar de las Haciendas y que se entienda que habrá personas a las que les sale a devolver más de lo aportado.

En nuestro entorno cercano se detectan situaciones que animarían a dar pasos en este sentido. Por ejemplo, cabe referirse a la duplicidad existente entre diversas prestaciones económicas existentes por tener descendencia y distintas desgravaciones fiscales por la misma razón. O que personas jubiladas que perciben prestaciones de garantía de ingresos como complemento a sus pensiones las estén tramitando en los servicios de empleo, sin que su expectativa sea reincorporarse al entorno laboral.

La potencia organizativa e informática y el reconocimiento y legitimidad social de nuestras administraciones tributarias las coloca, seguramente, en una posición inmejorable para avanzar en esta línea de fortalecimiento de su función social que, a la vez, reforzaría su capacidad de recaudación, al extender y perfeccionar su relación con más amplias capas de población. Todo ello, en definitiva, debiera redundar en una mayor legitimación y universalización de las políticas fiscales y las políticas sociales.

(Ver aquí este artículo, publicado en begirada.org.)

Eskubide sozialen galdagarritasuna eta justiziabilitatea

Justizia

Ongizate-politikek babestu beharreko ondasunei egozten diegun izaera erlazionala kontuan hartuta, hala ere, geure buruari galdetu beharrean gaude zer aldetatik eta zer neurritan diren galdagarriak eskubide sozialak. Horretarako, jakin beharko genuke zer aldetatik eta zer neurritan har daitezkeen eskubide sozialak eskubide subjektibo gisa (eskubide subjektibotzat hartuta epaitegietan ere erreklamatu daitezkeen haiek). Esan genezake, eskubide sozial bat eskubide subjektibo gisa aitortzeko, “oinarrizko lau elementu zehaztu behar direla: eskubidearen titular diren subjektuak, prestazioa jaso ahal izateko bete beharreko eskakizunak, subjektuaren eskubide diren prestazio horien edukia, eta prestazio hori doakoa den edo ez” (Tornos).

Planteatutako galderari erantzuteko, lehenik eta behin aipatu behar da ondasuna baliatzeko eskubidea (esaterako, nobait bizi izatea) prestazioa jasotzeko eskubide gisa operatibizatzeko edo positibizatzeko joera dagoela; hau da, dena delako premia asetzen lagundu dezakeen baliabide edo zerbitzu gisa (adibide berarekin jarraituz, etxebizitza). Baina premia hori asetzeko hainbat faktore egon daitezke eta, beraz, ondasunaren babesa ez da inoiz erabatekoa edo perfektua. Bestalde, eskubide sozialak baliatzeko aukera ematen duten prestazioek edo jarduerek, izaera erlazionala ez ezik, izaera teknikoa ere badute; hau da, dagoen ebidentzia onenaren gainean egiten dira edo egin beharko lirateke, eta ezagutza zehatza, eta hein batean behintzat, zientifikoa oinarri hartuta. Horrek esan nahi du zerbitzua ematen duenak (printzipioz profesionala) baduela, nolabait esatearren, ezagutzen eta erreminten sare konplexu bat, eta horien prozedurak eta eraginak hein batean dira estandarizagarriak eta kodifikagarriak eta, horrenbestez, eskubide sozialak hein batean dira galdagarriak.

Eskubide sozialen galdagarritasunari buruz ari garenean, batez ere diogu botere eta administrazio publikoei eskatu dakizkiekeela eskubide sozialak (eta, azken aukera bezala, botere judizialari eta justizia-administrazioari), ulertuta botere eta administrazio horiek direla ongizate-zerbitzuei dagokienez inplikazioa edo interesa duen kolektibitate edo gizarte horren ordezkaritza nagusia. Hain zuzen, doktrinaren joera horixe da: eskubide sozialak galdagarriak izan daitezela (eta azken aukera bezala, galdagarriak justiziaren aurrean). “Horri buruz, Robert Alexy-k (…) justiziabilitate-modalitateen eskemak egiteko kontuan hartu beharreko lau alderdi proposatzen ditu. Lehenik eta behin, ikusi behar da ea eskubideak konstituzio-kontrolaren mende dauden edo ez. Bigarrenik, ea arauek betebehar objektiboak ezartzen dituzten (Estatuak duen betebehar orokorra programa egokiak eskaintzeko) edota , aitzitik, eskubide subjektiboak (norberak duen eskubidea indibidualki erreklamatzeko programa batean sartzea edo prestazio bat jasotzea). Hirugarrenik, eskubideak ea arau absolutu gisa formulatzen diren (banako bakoitzak duen aukera arauak ezartzen duena Estatuari erreklamatzeko) edo soilik printzipio gisa (juridikoki eta faktikoki posible den arte soilik aplikatzekoak direnak), eta azkenik, eskubide sozialen nozioak ea ongizate-maximoa edo ongizate-minimoa ezartzen duen. Aldagai horiek nahastuta, babes judizialaren forma ezberdinak sortzen dira. Horien artean, gehienezko muturra hau izango litzateke: eskubide sozialek konstituzio-babesa izatea, eskubide subjektiboak izatea, arau-egitura bat izatea eta erabateko eskubideak izatea, edo are hobeto, erabateko estalduradun eskubideak izatea. Beste muturrean legoke, berriz, gutxieneko justiziabilitate egoeran, eskubide sozialek konstituzio-babesik ez izatea, eskubide subjektiboak ez izatea, Estatuaren betebehar objektiboak islatzea, printzipio gisa egituratuak egotea, eta ongizate-maila minimoak ezartzea (ez maximoak)” (CEPAL).

Buenas prácticas en nuestros servicios sociales

Munduko Arrozak 2015

Nuestros servicios sociales, a pesar de los recortes, contradicciones, retrocesos y regresiones, están emitiendo señales que están esperando a ser evaluadas de forma más rigurosa, engarzadas en un relato ilusionante, soportadas en una gestión proactiva e impulsadas de forma más global y estratégica. Se trata de señales que, desde nuestra percepción, van siendo más intensas en los últimos años. Citaremos algunas (que ya hemos presentado para el informe del Consejo  Vasco de Servicios Sociales a través del SIIS) de forma telegráfica:

  • más y mejores visitas proactivas y preventivas a personas mayores en sus domicilios;
  • diseño, aplicación, rediseño y mejora de protocolos de gestión de casos complejos de menores en situación de vulnerabilidad;
  • creación de servicios avanzados de teleasistencia que apuestan por la coordinación sociosanitaria, entre otras iniciativas de investigación, desarrollo e innovación sociosanitaria;
  • nuevas experiencias locales de colaboración intersectorial en equipos o mesas al efecto;
  • apuesta por la prestación de asistencia personal en el marco de la Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia;
  • incorporación de criterios, procedimientos e instancias éticas en los procesos de intervención social con énfasis en la autonomía de las personas usuarias;
  • aplicación de tecnologías avanzadas de la información, la comunicación, la asistencia y la gestión de entornos a los servicios sociales;
  • experiencias –como los nidos familiares– de aplicación del enfoque comunitario a la atención a la infancia –no necesariamente vulnerable o desprotegida– y al apoyo a la conciliación de la vida familiar y laboral desde los servicios sociales;
  • desarrollo de instrumentos para el diagnóstico, evaluación y la gestión sectorial e intersectorial de casos;
  • activación y empoderamiento de los vecindarios para el acompañamiento de las personas en situación de vulnerabilidad;
  • impulso normativo y político a la iniciativa social del tercer sector;
  • nuevas experiencias de coordinación entre el sector de los servicios sociales y el de la vivienda, identificando la contribución de cada uno de ellos en los procesos de inclusión social (en ocasiones con el modelo Housing First);
  • experiencias de cuidados paliativos intersectoriales en el domicilio con participación de la familia y el voluntariado;
  • iniciativas de desarrollo local en las que los servicios sociales tienen centralidad, tanto como factor de calidad de vida como por su capacidad de creación de empleo;
  • amplia diversificación de tipos de apoyo facilitadores de la permanencia de las personas en su domicilio;
  • experiencias de innovación social en clave de economía colaborativa y autogestión solidaria; y así sucesivamente.

El desarrollo y fortalecimiento de los servicios sociales como nuevo pilar del sistema de bienestar y sector emergente de actividad –precisamente por tratarse un sector y un sistema menos maduro– ofrece oportunidades que tienen que ver con la incorporación de las diversas perspectivas transversales (igualdad y atención a la diversidad, familiar, comunitaria y de fomento de la iniciativa social). En la medida en que se incorporen estos enfoques transversales, puede haber procesos de innovación en los objetivos, la operativa, la articulación u otros elementos de la política sectorial de servicios sociales y, por extensión, del conjunto de la política social o acción pro bienestar.

(Éste es un fragmento del artículo “Repensar la intervención social” que puede descargarse completo aquí.)

(La foto que acompaña a esta entrada corresponde al homenaje a Fernando Lasuen, miembro del movimiento asociativo de los barrios de San Francisco, Bilbao La Vieja y Zabala recientemente fallecido, realizado el 13 de junio de 2015, en el marco de la iniciativa festiva y comunitaria Arroces del Mundo.)

Repensando la intervención social

Almuñecar

Cuando hablamos de intervención social nos referimos a una actividad basada en el conocimiento orientada a la preservación y mejora de la interacción de las personas, entendida ésta como autonomía funcional e integración comunitaria. Dentro del sector económico de los servicios, la intervención social destaca por su carácter altamente relacional e intangible y por la importancia que agentes no mercantiles (como las administraciones públicas o las iniciativas solidarias) han tenido y tienen en su realización.

La elasticidad del concepto de intervención social nos permite utilizarlo con matices diversos en diferentes contextos. Desde aquellos en los que se producirá fundamentalmente dentro de un ámbito sectorial específico (como es el caso español, donde la intervención social se identifica principalmente con el sector de los servicios sociales, con especial referencia a su sistema público) hasta otros en los que se acentuará un cierto carácter intersectorial o transversal de la intervención social (como es el caso de experiencias latinoamericanas de intervención social que integran fuertes componentes económicos, educativos, laborales, sanitarios o habitacionales).

En cualquiera de los casos, la intervención social está llamada a afianzarse en su foco microsocial y en su valor añadido más específico, vinculado con la capacidad de diagnóstico y prescripción que aportan áreas de conocimiento como el trabajo social, la educación (y pedagogía) social y la psicología de la intervención social. Un valor añadido que se plasma fundamentalmente en relaciones de asistencia, ayuda, apoyo o acompañamiento a las personas (a cualquier persona) en el seno de sus redes primarias, capaces de fortalecer las capacidades de los individuos para su desenvolvimiento cotidiano y los vínculos familiares y otros comunitarios deseados por dichos individuos.

Son diversos los procesos de cambio social que nos urgen a impulsar y repensar la intervención social en clave de innovación tecnológica y social y con enfoque humanista y universalista. La proactividad de las políticas públicas y el compromiso de las personas profesionales deben confluir en la creación de las condiciones para la superación de versiones asistencialistas, residuales o burocratizadas de la intervención social y para el desarrollo de la intervención social de alto valor añadido, promotora de la autonomía y de enfoque comunitario, que es posible y necesaria.

(Sobre estas cuestiones se hablará el próximo miércoles, 10 de junio, a las 9.30 horas, en Almuñecar, en la conferencia inicial de las III Jornadas de Formación para Profesionales de los Servicios Sociales organizadas por la Diputación de Granada.)