Cinco matrioshkas para el cambio social

matri 5

Cuando queremos idear e impulsar cambios sociales a mayor o menor escala, descubrimos tanto la autonomía relativa de los planos de realidad que encontramos y construimos en diferentes niveles de análisis como la compleja relación entre ellos. A continuación vamos a proponer cinco contextos encajados a modo de muñecas rusas (Urie Bronfenbrenner) y algunas de las correspondientes preguntas críticas que nos estamos haciendo hoy y aquí como agentes de la intervención social.

En el nivel del modelo social o modelo de sociedad, fundamentalmente, nos estamos preguntando por los arreglos entre el mundo de la vida y el mundo del sistema (Jürgen Habermas), es decir, entre la esfera comunitaria de los bienes relacionales y esferas como la mercantil o la burocrática. El feminismo ha logrado romper irreversiblemente el arreglo patriarcal entre ambos mundos (Yayo Herrero), pero: ¿seguimos apostando por la centralidad del mercado laboral como mecanismo para la inclusión social o trabajamos para legitimar procesos comunitarios en los que un número significativo de personas podamos funcionar e identificarnos sin empleo?

En el nivel del modelo de bienestar social y desarrollo territorial, nos preguntamos por el tamaño, la función y el diseño del Estado (Eloisa del Pino). ¿En qué ámbitos de actividad queremos que tenga el monopolio? ¿En cuáles queremos que sea un proveedor determinante? ¿En cuáles queremos que sea fundamentalmente un regulador? ¿Cómo gestionar la inercia que hace que las políticas sectoriales ganadoras (por ejemplo las pensiones de jubilación) se lo quieran llevar todo y alentar la innovación y el aumento de escala en políticas públicas emergentes (como la de servicios sociales)?

En el nivel 3 nos preguntamos por el modelo de servicios sociales. Suponiendo que se apueste por los servicios sociales como uno de los pilares del sistema de bienestar (Manuel Aguilar): ¿Alcanzarán un posicionamiento universal como encargados de velar por la autonomía y autodeterminación de las personas en la vida diaria con relaciones primarias cotidianas de carácter familiar y comunitario (interacción)? ¿Conseguirán la iniciativa social y la economía solidaria un papel diferenciado y sinérgico en el sector de los servicios sociales superando su dinámica de fragmentación y segregación de colectivos vulnerables?

En el cuarto nivel de análisis de la realidad para el cambio social nos preguntamos por el modelo organizativo en los servicios sociales y en otros sectores de actividad y, específicamente, por fórmulas innovadoras y eficientes de integración (Ester Sarquella) vertical y horizontal de los procesos de trabajo. ¿Cómo se integran intrasectorialmente las estructuras diferenciadas para conseguir abordar los problemas y desafíos tan macrosocialmente o tan microsocialmente como sea pertinente? ¿Cómo se integran intersectorialmente las actividades e intervenciones, de modo que las personas encuentren tanto la respuesta especializada que esperan como la continuidad de la atención que necesitan?

En el nivel más micro nos encontramos con el modelo de intervención social (Joaquín García Roca): ¿Es posible un modelo que incorporare tanto la dimensión preventiva como la asistencial? ¿Puede la intervención social, a la vez, digitalizarse y recuperar el territorio? ¿Será capaz de atender personalizadamente a la complejidad de las necesidades individuales y a la construcción de relaciones significativas y equitativas en la diversidad comunitaria en dimensiones como la de género, la generacional, la funcional y la cultural? (María José Aguilar) ¿Seremos capaces de construir una comunidad de práctica y de conocimiento para la intervención social a la altura del reto histórico que tenemos delante?

(Entrada inspirada por una conversación mantenida con compañeras y compañeros de las Comisiones Obreras de Euskadi. Sobre estas cuestiones hablaremos el 5 y 6 de noviembre en un curso en Castellón, el 7 con la cooperativa Servicios Sociales Integrados, el 8 en Provivienda y en una jornada comunitaria en la Universidad Complutense de Madrid y el 9 en el congreso de Eusko Ikaskuntza.)

Procesos sociales, sujetos políticos e instituciones transformadoras

Begirada 2

Las instituciones públicas y el poder político, en nuestros sistemas democráticos, son un lugar fundamental, aunque no el único, para diseñar y desencadenar cambios sociales estructurales favorables a la justicia social y el desarrollo humano. Sin embargo muchas de nuestras conversaciones y aprendizajes parecen conspirar para oscurecer y entorpecer los mecanismos a través de los cuales podríamos influir en dicho lugar o acceder a él. De suerte que lo que al final hacemos, muchas veces, es dejar expedito el camino para que otros intereses y agentes ocupen o controlen dichos lugares estratégicos. Lo cual, dicho sea de paso, puede acabar resultando una posición cómoda.

Sin embargo, es una evidencia reiterada que, en determinados momentos y circunstancias, se abren valiosas oportunidades para que nuevos o interesantes agentes y agendas se abran paso hasta lugares en los que se pueden tomar decisiones y activar resortes de alto impacto en la calidad de vida de la ciudadanía y especialmente de aquellas personas a las que estructuras injustas han coartado más oportunidades vitales. No hay que ir muchos días hacia atrás en la lectura de los periódicos para comprobarlo.

Ahora bien, para aprovechar esas oportunidades, para llegar a ejercer el poder político desde las instituciones públicas a favor de la vida de las personas que más necesitan de ellas, hay que llegar a ese lugar con un relato coherente, conocimientos suficientes, capacidad de gestionar el conflicto, y un buen manojo de relaciones y alianzas en red. Todo eso sólo se logra mediante la participación en procesos sociales capaces de partir del territorio y de las necesidades de las personas y, como las mareas, ir subiendo hasta llegar a los centros de poder y empaparlos con intensidad.

A alguien le tocará el liderazgo, alguien pondrá cara a proceso transformador, alguien hará ondear la bandera en la cumbre. Pero, si esas personas no pierden la lucidez, sabrán que sólo la participación de muchas y muchos en las cordadas y escaladas que les llevaron hasta allí y sólo la continuidad de su complicidad activa harán posible su labor y su impacto. Queda para otro día preguntarnos en qué medida y en qué sentido sirven los partidos políticos para todo esto.

(Artículo publicado aquí en begirada.org)

Un esquema para analizar nuestro contexto social

Red de fenómenos

En la imagen se intenta representar un análisis o relato que identifique y articule los principales fenómenos o cambios que configuran nuestra época y que han de ser tenidos en cuenta como contexto para el diseño de las políticas sociales y de las intervenciones de los diversos agentes interesados e implicados.

Aquí puede descargarse el capítulo completo de Diseño de políticas sociales en el que se explica y desarrolla lo reflejado en la imagen, que ha sido retocada en el transcurso de los debates mantenidos en la República Dominicana en el marco del trabajo de sistematización del modelo de gestión del Plan Nacional de Alfabetización Quisqueya Aprende Contigo, de la Dirección General de Programas Especiales de la Presidencia de la República (DIGEPEP).

Se ofrece como aperitivo para el seminario sobre innovación social en políticas sociales previsto para el 7 de mayo en Sevilla en el marco de la Iniciativa Bitácula, impulsada por la Universidad Pablo de Olavide y la Mesa del Tercer Sector de Andalucía.