Nahi gabeko bakardadea: esku hartzeko gakoak bilatzen

saretu 3

Nahi ez den bakardadearen gaineko begirada nagusian, fenomenoa arazo indibidualtzat aurkezten da batez ere, nahiz eta faktore sozial batzuk aipatu, noizbehinka. Askotan, nahi ez den bakardadearen eta harreman-isolamenduaren arazoaren izaera estrukturala eta sistemikoa modu eskasean identifikatu eta aztertzen da, gizarte eraldaketa sakonak aurkezten duen testuinguru likido, konplexu eta zatikatu honetan.

Adineko pertsonen bakardadearen fenomenoa balioesterakoan, gizarte-kolektibo horren xede diren pertsonen desbalorizazioak, estigmatizazioak eta ahalduntzeak, ziur asko, eragin handiagoa du bakardadearen arazoan. Pertsonek esperimentatzen dutena kontutan hartu barik, pertsonaren bizitzako beste arlo batzuetan dituen ondorioetan azpimarratzen da, hala nola haren iraupen. segurtasun edo osasunean.

Sektore publikoaren edo hirugarren sektorearen harreman-isolamenduari buruzko esku-hartze profesionalak edo solidarioak ugariak eta interesgarriak dira, baina baita heterogeneoak eta heldugabeak ere. Ez dago ebidentzia-oinarri oso seguru eta partekaturik zerk funtzionatzen duen eta zerk ez duen funtzionatzen jakiteko, gaiari buruzko kezka eta alarma sozial gero eta handiagoaren testuinguruan.

Gehien nabarmendu diren esku hartzeak, neurri handi batean, berandu egindakoak eta aringarriak izan dira. Adibidez, adineko pertsona bat boluntario batekin egotea, berez, ez du zertan aldatu nahi ez den harreman-isolamenduko edo bakardadeko egoera, pertsona horrek lehen mailako harreman esanguratsuak (ahulagoak edo indartsuagoak) eraikitzen edo berreraikitzen laguntzen ez duen neurrian (nahita edo nahi gabe).

Beharrezkoa da berrikuntza tekniko, teknologiko eta sozialeko ekimenak bultzatzea, prebentzioaren aukerak aztertu nahi dituztenak, hau da, arazoan ibaian gora igotzen saiatzen dena eta eskala handiagoan jarduten duena, eta, neurri handiagoan, arazoa sortu ez denean eta arazoa izan dezaketen pertsonek gaitasunak, baliabideak, aktiboak eta loturak dituztenean, zeinak, zaindu eta indartuz gero, babes-faktore ahaltsuak bihur baitaitezke nahi gabeko bakardadearen eta isolamenduaren arriskuaren kontra.

(Servicios Sociales Integrados kooperatibak bultzatzen duen Bizkaia Saretu programaren barruan osatu den lehenengo taldearena da argazkia).

Disyuntivas estructurales de la política social

diba 2

¿Desigualdad económica o diversidad e interseccionalidad? ¿Derechos individuales o desarrollo comunitario? ¿Políticas sectoriales clásicas o nuevas transversalidades? ¿Redistribución o predistribución? ¿Crecimiento de las estructuras existentes o innovación para la transformación? ¿Electorados tradicionales o nuevos segmentos?

En el desarrollo de las políticas públicas y, en particular, de las políticas sociales, en países como el nuestro, han hecho especial fortuna algunas, como la sanitaria y la de pensiones, en las que los poderes y, en especial, las administraciones públicas se hacen cargo de la provisión universal de determinados recursos o servicios. Tienden a ser, como en el caso de las mencionadas, políticas redistributivas, es decir, que, más bien, actúan con posterioridad a que la suerte que cada persona haya tenido en las relaciones familiares o en las dinámicas del mercado (entre otras) la haya colocado en una determinada posición en cuanto a su acceso primario (valga la expresión) a dichos recursos y servicios. En dicho impacto redistributivo, por cierto, cada una de esas políticas, en cada contexto, tiene unos determinados sesgos (por ejemplo, beneficiando más a los varones mayores autóctonos con mejor trayectoria laboral) y no necesariamente resulta equitativa.

En ese contexto, las dificultades que otras políticas sectoriales (como, por ejemplo, las de servicios sociales o vivienda) encuentran para equipararse en envergadura a las antes citadas no parecen coyunturales sino que, más bien, da la impresión de que puede haber problemas estructurales, por ejemplo, de capacidad de agencia del Estado o de base de apoyo electoral, para la construcción de esos nuevos pilares del sistema de bienestar a imagen y semejanza de los anteriores.

Además, emergen asuntos y agentes que reclaman, más bien, abordajes transversales y no tanto, o no principalmente, la construcción de nuevos pilares sectoriales universales. Se trata, claramente, de toda una serie de propuestas políticas que se formulan en clave de igualdad y diversidad, sea de género, generacional, funcional o cultural. Desde estas preocupaciones, sujetos diversos (sin cuestionar el necesario fortalecimiento y desarrollo de los derechos sociales universales reconocidos y, en parte, garantizados por las políticas sectoriales más o menos maduras) reclaman procesos de personalización, flexibilización, adaptación, amigabilidad, relacionalidad, integración, innovación y transformación del Estado de bienestar realmente existente.

En definitiva, el propio éxito del Estado de bienestar tradicional ha desencadenado una mayor complejidad de las demandas hacia él. No puede dejar de reparar y compensar pero, a la vez, debe generar mejores condiciones para la sostenibilidad relacional, ambiental y económica de la vida en los territorios. Debe preparar y predistribuir más , construyendo capacidades individuales y colectivas, porque, si no, la equiparación o redistribución cuando las dinámicas familiares y mercantiles ya han operado, se vuelve demasiado difícil. Difícil, como decíamos, por la limitada capacidad de agencia de los poderes públicos (como la de cualquier agente) y por las dificultades de concitar apoyo social y electoral a nuevas medidas redistributivas en un contexto en el que, previamente, las personas han tenido que competir en un mercado laboral y residencial salvaje e injusto que potencia la individualización (como lo hacen algunas políticas públicas) y socava las relaciones comunitarias y las identidades compartidas.

Estas disyuntivas son estructurales, están en la entraña de las decisiones estratégicas en materia de política social. No tienen que ver sólo con el cuánto sino, sobre todo, con el cómo y, en el fondo, con el porqué. Por eso las hemos de trabajar en la elaboración de los presupuestos, en el diseño de las estructuras organizativas, en la generación del conocimiento y en la construcción del discurso.

(Reflexiones en el marco de conversaciones con responsables de políticas sociales en la Diputación de Barcelona)

Nuevos contenidos de fantova . net en el último año

2019

Se han subido los siguientes documentos (clicar para abrirlos) en el apartado “Cuestiones y políticas sociales” de “Documentos propios”:

Contrato intergeneracional y políticas sociales (7 páginas).

El diseño avanzado de las políticas sociales y la atención integrada intersectorial (19 páginas).

Sobre la reforma de la ley de garantía de ingresos (4 páginas).

En el apartado “Discapacidad y diversidad” de “Documentos propios”:

Gestión de políticas para la dependencia funcional (5 páginas).

Y en el apartado  “Intervención y servicios sociales” de “Documentos propios”:

Modelo de servicios sociales (20 diapositivas).

Un ecosistema de conocimiento e innovación social para los servicios sociales (4 páginas).

Los agentes en la transformación de los servicios sociales (14 páginas).

Naturaleza y esencia de los servicios sociales del futuro: el objeto a proteger y promover (14 páginas).

Los nuevos servicios sociales y las profesiones de la intervención social (17 páginas).

En el apartado “Discapacidad y diversidad” de “Otros documentos”:

Las entidades de la discapacidad intelectual: historia, presente y futuro (6 páginas).

En el apartado “Intervención y servicios sociales” de “Otros documentos”:

Plan estratégico de servicios sociales de Navarra 2019-2023 (128 páginas).

Se han publicado, además, 55 nuevas entradas de blog y están pendientes de subir varios vídeos. En este momento el número acumulado de descargas de documentos es de 550.841.

Dealing with loneliness

loneliness

In the prevailing view about unwanted loneliness, the phenomenon is presented as a mostly individual problem, although reference is made to some social factors that may influence its presence, for example, in the group of older people. However, frequently, the structural and systemic nature of the problem of unwanted loneliness and relational isolation in complex, fragmented and liquid societies (in which profound transformations are taking place) is poorly identified. Family and community relations (a space in which gender, generational, functional and cultural diversity was supposedly managed) are insufficiently analysed, in a context of labour, residential and economic polarization and precariousness, territorial segregation and environmental emergency.

When assessing the phenomenon of loneliness of the elderly, the devaluation, stigmatization and disempowerment of this social group makes that, usually, rather than focusing on the problem of unwanted loneliness in itself and as it is experienced by people, we focus on the consequences of that loneliness in other areas of the person’s life, such as their material subsistence, physical security or health.

Professional or voluntary interventions in relation to unwanted loneliness and relational isolation from the public sector or the third sector are presented as numerous and interesting, but also heterogeneous and immature. There is not sufficiently safe and shared evidence base on what works and what does not work.

The interventions that have acquired the greatest notoriety are, to a large extent, late and palliative interventions. For example, if an older person is accompanied by a volunteer, that does not necessarily modify in a real and sustainable way their situation of relational isolation or unwanted loneliness if it do not contribute (deliberately or unintentionally) to have that person build or rebuild significant primary relationships (weaker or stronger).

It is necessary to promote initiatives of technical, technological and social innovation that seek to explore the possibilities of a preventive and ecological intervention, understood as one that attempts to rise upstream in the problem and act on a larger scale and to a greater extent when the problem has not emerged and when the people who could present the problem have capacities, resources, assets and links that, if they are cared for and empowered, can become powerful protective factors against the risk of unwanted loneliness and relational isolation.

¿Qué es hacer consultoría?

bici 2

En los diferentes ámbitos de actividad (como sanidad, restauración, movilidad, servicios sociales, telecomunicaciones, seguridad u otros) o en áreas instrumentales (como gobierno, gestión, relaciones humanas, administración, contabilidad u otras) o en distintas partes de ellas o intersecciones entre ellas (o en otros asuntos) operan organizaciones que se ocupan de diferentes eslabones de las cadenas de valor. Teorías económicas, empresariales o de las organizaciones intentan explicarnos cuándo es más eficiente configurarse como organización y cuándo lo es desagregarse o fragmentarse.

Frecuentemente, las personas u organizaciones que se dedican a la consultoría fueron anteriormente parte de esas organizaciones sectoriales, instrumentales u otras de las que hemos hablado. En un momento dado, quizá, vieron la oportunidad de (o se vieron forzadas a) dejar de hacer lo que hacían dentro de las organizaciones para pasar a ser proveedoras externas de ellas. Provisión externa que, para ser denominada consultoría, parece que debe ser altamente intangible y basada en el conocimiento.

La consultora, podríamos decir, pedalea durante un trecho con la organización cliente o destinataria y le asesora o ayuda para realizar labores de planificación, diseño, evaluación, aprendizaje o similares. Pareciera que es connatural a la consultoría esta dimensión temporal y finita de la colaboración y, quizás, la voluntad de que la organización cliente o destinataria se apropie en alguna medida del saber del que era portador el consultor.

Ahora bien, del mismo modo que la organización se apropia, deseablemente, de saberes (contenidos, prácticas, técnicas, instrumentos, tecnologías, estrategias, valores u otros) que obraban en poder del consultor, la persona u organización que hace consultoría también aprende en el proceso. De hecho, para la consultora, seguramente, su trabajo es la principal fuente de aprendizaje y, por tanto, de desarrollo sostenible de su actividad.

Sin embargo, posiblemente, quién hace consultoría no debiera conformarse con el aprendizaje que proviene de la práctica y debiera adquirir, sostener, cumplir y evidenciar un compromiso con la participación en una comunidad de conocimiento más amplia y, singularmente, con una labor de contrabando fronterizo entre el mundo de las organizaciones destinatarias de su trabajo (en las que se toman las decisiones y se realizan las operaciones que desembocan en las personas destinatarias) y unas determinadas personas y organizaciones (académicas, de investigación o similares) más bien generadoras de conocimiento. Ante aquellas, la consultora aparece como conocedora del estado del arte. Ante estas, como transmisora del pulso de la práctica de las decisiones y actuaciones en la vida real.

La consultoría se legitima por su función social en el seno de comunidades de práctica y conocimiento, en la medida en que añade valor a los saberes eficaces existentes en dichas comunidades y en sus organizaciones y personas. Su compromiso ético y su competencia profesional hacen que contribuya a la autonomía y conexión de los agentes con los que se relaciona y al incremento del valor social agregado de los sistemas, comunidades y redes en las que participa.

(Notas a partir de una conversación con Clàudia Manyá, en el marco del grupo de trabajo compartido con Guiomar Vargas, Elena Masanas y Marta Ballester.)

Trabajo en red, coordinación intersectorial y atención integrada

Ancient Harmony

La creciente complejidad de las necesidades y situaciones a las que han de dar respuesta las políticas públicas y los diversos agentes interesados o implicados en ellas parece llamar, lógicamente, a perfeccionar la colaboración entre diferentes agentes o el funcionamiento conjunto de estructuras. Partiendo de la existencia de las políticas, estructuras, asuntos o ámbitos de actuación específicos o especializados y, especialmente, de los que denominamos sectoriales, se plantea un esquema de clasificación de iniciativas o propuestas de colaboración o conjunción, en las que, se propone:

  1. Hablar de trabajo en red, para las relaciones blandas de generación de sintonía, de conocimiento mutuo, de colaboración esporádica o intermitente.
  2. Utilizar, más bien, el término coordinación cuando la dinámica propia o autónoma de unos agentes o partes se sincroniza, acuerda o articula con la de otros.
  3. Hacer uso del término integración en la medida en (o para impulsar) que determinados procesos (series de actividades, cadenas de valor) multinivel o intersectoriales cobren importancia y estabilidad.

Por otra parte, podría diferenciarse cuando el marco de referencia de esa acción más o menos unificada o conjunta es:

  1. Ninguno en particular.
  2. Una política sectorial (es decir, referida a un sector de actividad, que opera dentro de su perímetro o que, en su caso, trabaja para que otros sectores contribuyan a su finalidad como, por ejemplo, salud en todas las políticas).
  3. Una política transversal, como la de infancia, o instrumental, como la de gestión del conocimiento (entendida como una política específica que atraviesa a las políticas sectoriales con cierta autoridad parcial sobre aspectos de ellas).
  4. Una política integral (entendida como una política general que incluye a las políticas sectoriales, con suficiente autoridad global sobre ellas).

La dinámica de especificación o especialización permite repartir la actividad entre sectores de actividad, unidades organizativas o, finalmente, personas (más) capaces de hacerse cargo de cada parte (intra e intersectorialmente). La dinámica de integración (unificación entre esas partes en procesos continuos) busca en última instancia que la persona usuaria o la comunidad destinataria, en su itinerario de atención, no note cuándo pasa de un sector a otro, de una estructura a otra. La tecnología, entendida como la manera estandarizada y basada en el conocimiento (científico u otros) de realizar las actividades operativas propias de cada eslabón de las cadenas de valor es un factor determinante en los procesos de especialización o integración.

En definitiva, cabría entender que se va avanzando en algunos consensos acerca de los modelos de integración intra e intersectorial en y entre las grandes políticas y estructuras verticales (como la sanitaria, la de servicios sociales, la de movilidad o la de vivienda), según los cuales todas estas políticas estarían llamadas a la integración interna y con el resto, con orientación comunitaria y territorial, sin subordinación de ninguna política sectorial a otra, sin deconstrucción de ninguna de ellas, sin creación (salvo excepciones limitadas) de estructuras intermedias o intermediarias y apoyándose, en buena medida, en la digitalización de los procesos operativos, de gestión y de gobierno.

El riesgo creciente de saturación, confusión y disfunción entre diferentes intervenciones y políticas nos ha de llevar, posiblemente, a potenciar el trabajo en red y la coordinación intersectorial en un marco de atención integrada vertical y horizontal a diferentes escalas, desde la local a la global, regida por procesos sistemáticos de gobernanza y gestión basadas en la evidencia y el conocimiento,

(Sobre estas cuestiones trabajaremos esta semana en la Diputación de Barcelona, el grupo de intervisión Miradas Compartidas, el Grupo Alba de Tárrega, el Consell Comarcal de La Segarra y el Ayuntamiento de Getxo. El texto viene precedido de Ancient Harmony, de Paul Klee.)

¿Quo vadis, baby boomer?

saretu 2

El modelo de gestión de la (antes menor) diversidad generacional y funcional mediante la familia heteropatriarcal, nuclear y extensa, ubicada en la proximidad territorial y regida por una moral católica tradicional es cada día más inelegible e insostenible. Y se hacen más frecuentes e intensos fenómenos disfuncionales como el aislamiento social de más personas o las tensiones relacionadas con la crisis de los cuidados y las cadenas globales de cuidados. Disfunciones y tensiones que, interseccionalmente, se retroalimentan con la inequidad, maltrato y violencia de género y con la xenofobia y su expresión política.

Tanto la profesionalización y tecnificación como la digitalización o robotización de cuidados y otros apoyos que, tradicionalmente, se proporcionaban en el seno de relaciones familiares y comunitarias y en un marco de reciprocidad diferida son imprescindibles pero, en cualquier caso, dejan casi siempre sin responder la pregunta por cuál será la norma y la estructura de las relaciones primarias que nos configurarán como personas interdependientes en sociedades ecodependientes. Como personas autónomas en comunidades significativas en territorios sostenibles.

La estructura residencial o las prestaciones de la Seguridad Social, por citar dos mecanismos difíciles de transformar rápidamente, se pensaron para esa sociedad que ya se ha transformado, que ya no es reconocible. Adicionalmente, los procesos de polarización laboral y económica tensionan la sociedad, rompiendo pretéritos vínculos de solidaridad en los que pudieron apoyarse anteriores innovaciones en materia de política social. La lectura de una reciente entrada del blog del SiiS nos da un panorama social vasco a partir de varios estudios.

En nuestra sociedad está próxima a la jubilación la numerosa generación del baby boom, con relativamente buenas capacidades y perspectivas funcionales y económicas. Las personas de esta generación pueden estar divididas y enfrentadas por su sexo, por su origen, por su clase social o por la potencia de su red de relaciones primarias, pero van a compartir, hasta cierto punto, un bagaje de experiencias, un estilo y condiciones de vida y una posición como destinatarias de las políticas sociales (singularmente pensiones, sanidad y servicios sociales).

En un contexto político y presupuestario notablemente hipotecado por anteriores decisiones y deudas y, al parecer, volátil y cortoplacista, la generación del baby boom se encontrará ante el reto de utilizar sus valiosos activos económicos, competenciales, relacionales y de tiempo liberado para desencadenar cambios. En sus manos estará, en buena medida, el cuidado familiar de sus mayores (muchos de ellos con discapacidades) y el apoyo a descendientes, la innovación social en el sistema de bienestar y, en definitiva, la reformulación del contrato intergeneracional y del contrato social en general.

(Sobre estas cuestiones hablaremos el martes con Fresno Consulting en la Comunidad de Madrid y en una conferencia organizada por Zarautz On. En la imagen, la actividad inicial del proyecto Bizkaia Saretu, del grupo cooperativo de iniciativa social Servicios Sociales Integrados.)

Soledad no deseada: buscando claves para la intervención

saretu

¿Podrían servir las siguientes?

  • En la mirada predominante sobre la soledad no deseada, el fenómeno se presenta como un problema más bien individual, aunque se haga referencia a algunos factores sociales que pueden influir en que esté más presente, por ejemplo, en el colectivo de las personas mayores. Sin embargo, frecuentemente, se identifica y analiza de forma deficiente e insuficiente el carácter estructural y sistémico del problema de la soledad no deseada y el aislamiento relacional en sociedades complejas, fragmentadas y líquidas en las que se están produciendo profundas transformaciones en la norma y trama relacional familiar y comunitaria que las constituía (espacio en el que supuestamente se gestionaban las diversidades de género, generacionales, funcionales y culturales), en un contexto de precarización y polarización laboral, residencial y económica, de segregación territorial y de emergencia  ambiental.
  • A la hora de valorar el fenómeno de la soledad de las personas mayores, la desvalorización, estigmatización y desempoderamiento de los que es objeto este colectivo social hace, posiblemente, que, de manera mayoritaria, más que ponerse el foco sobre el problema de la soledad no deseada en sí y tal como es experimentado por las personas, se ponga, más bien, en las consecuencias de esa soledad en otras áreas de la vida de la persona, como su subsistencia material, su seguridad física o su salud.
  • Las intervenciones profesionales o solidarias en relación con la soledad no deseada y el aislamiento relacional desde el sector público o el tercer sector se presentan como numerosas e interesantes, pero también heterogéneas e inmaduras, no existiendo una base de evidencia mínimamente segura y compartida sobre qué funciona y qué no funciona y apareciendo, en el contexto de la creciente preocupación y alarma social sobre el asunto, artefactos tan confusos y vacíos como, por ejemplo, un supuesto (e inédito) ministerio de la soledad.
  • Las intervenciones que más notoriedad han adquirido son intervenciones, en gran medida, tardías y paliativas. Por ejemplo, que una persona mayor sea acompañada por una persona voluntaria, en sí mismo, no necesariamente modifica de forma real y sostenible su situación de aislamiento relacional o soledad no deseada en la medida en que no contribuya (de forma deliberada o no deliberada) a que esa persona construya o reconstruya relaciones primarias significativas (más débiles o más fuertes).
  • Es necesario impulsar iniciativas de innovación técnica, tecnológica y social que pretendan explorar las posibilidades de una intervención preventiva y poblacional, entendida como aquella que intenta subir aguas arriba en el problema y actuar a mayor escala y en mayor medida cuando el problema no ha emergido y cuando las personas que podrían llegar a presentar el problema disponen de capacidades, recursos, activos y vínculos que, si son cuidados y potenciados, se pueden convertir en poderosos factores protectores frente al riesgo de la soledad no deseada y el aislamiento relacional.

(Contenidos compartidos con el grupo cooperativo de iniciativa social Servicios Sociales Integrados, de cuya presentación del proyecto Bizkaia Saretu se ha tomado la ilustración.)

La intervención comunitaria de los servicios sociales y la acción comunitaria intersectorial

caliu

En nuestras búsquedas y debates en el marco de procesos de rediseño de sistemas locales de bienestar (o en escalas próximas a la local, tanto barrial o distrital como comarcal, provincial, regional, autonómica o similares) emerge con fuerza la pregunta por cuáles serán las estructuras y tecnologías que facilitarán la promoción y protección de las relaciones interpersonales de proximidad en el territorio y el empoderamiento individual y comunitario a través de la participación activa en procesos generadores de calidad de vida e inclusión social para todas las personas.

En ese contexto, el giro desde unos servicios sociales locales, básicamente, administradores de ayudas económicas residuales hacia unos en los que cobre fuerza y centralidad la intervención comunitaria constituye, frecuentemente, un proceso clave en ese rediseño de los sistemas del bienestar. Los servicios sociales van redibujando su perímetro de actividad, incrementando aquella capaz de fortalecer las relaciones primarias, asociativas o colaborativas entre las personas y, con ellas, su capacidad para sostenerse y sostener a otras en vidas autónomas e interdependientes en los domicilios, vecindarios, barrios, pueblos y ciudades.

Ahora bien, cuando profesionales de los servicios sociales (si se permite la generalización) consiguen regresar a los vecindarios, a las calles y a la comunidad, se encuentran con agentes de otros sectores de actividad (como salud, educación, seguridad, urbanismo u otros) o vinculados a políticas transversales (como igualdad, interculturalidad, juventud, envejecimiento u otras) que, desde la administración pública, desde la economía solidaria o desde otras esferas, están inmersas en prácticas diversas de carácter comunitario.

En este tipo de situaciones, seguramente, debemos entender que es posible y necesaria una cada vez mayor intervención comunitaria propia de los servicios sociales y que, a la vez, ésta se engarce, se integre intersectorialmente, con otras iniciativas, actividades y procesos comunitarios, en el marco de una acción comunitaria intersectorial que, por definición, no pertenece a ningún ámbito de actividad, no es patrimonio de ninguna política específica en particular ni de ninguna esfera o tipo de agente en especial.

Las prácticas, sistematizaciones, evaluaciones y deliberaciones en cada entorno local concreto irán determinando qué actividades y procesos pertenecen, estrictamente, a la intervención comunitaria propia de cada ámbito sectorial (servicios sociales u otros) y cuáles serán compartidas e impulsadas (y gestionadas y gobernadas) en el marco de esa acción comunitaria transversal e intersectorial. Sabiendo que tanto la intervención comunitaria de los servicios sociales como la acción comunitaria intersectorial están en buena medida por construir o, en ocasiones, reinventar.

(La fotografía pertenece a Grup Caliu Ateneu Divers.)

Sobre la reforma de la ley de garantía de ingresos

comparecencia

Desde mi punto de vista, la Comunidad Autónoma del País Vasco, gracias a su política de garantía de ingresos, va por delante de la casi totalidad de las comunidades autónomas españolas en el camino de construcción de ese marco de seguridad y dinamización económica del que hablaba. Dentro de esa trayectoria, específicamente, con la reforma de la Ley de garantía de ingresos de 2011, se realizó un intento importante de avance al sacar la renta de garantía de ingresos y la prestación complementaria de vivienda de los servicios sociales, operación que nadie, que yo sepa, propone revertir, ni desde el ámbito político, ni desde el profesional, ni desde el ciudadano.

Sin embargo, mi percepción es que no se ha producido en los servicios sociales el efecto esperado y deseado de salto cualitativo en términos de intervención preventiva, personalizada, tecnológica y comunitaria y, por otra parte, Lanbide ha encontrado y sigue encontrando y dando muchos más problemas de los previstos en la gestión de las prestaciones de garantía de ingresos, no habiéndose verificado apenas las sinergias entre la política de garantía de ingresos y las políticas activas de empleo que encabezaban el argumentario de la reforma de 2011.

Ante esta situación, mi opinión es que se debe apostar por la innovación política basada en evidencias y estudiar y experimentar en mucha mayor media la integración entre la política de garantía de ingresos del Gobierno Vasco y la política fiscal de las Diputaciones Forales, con la mayor interoperabilidad posible con la Seguridad Social española. Los servicios sociales y de empleo, y en especial sus profesionales de atención directa, deben ser liberados en lo posible (al igual que los del sistema de salud) de funciones que representen decisión o control sobre el acceso de la población a recursos financieros.

Desde mi punto de vista, hay dos contenidos de la actual proposición de ley que, tímidamente, van en esta línea que apunto:

  • La disposición adicional sexta, que señala que “en el plazo de un año a partir de la aprobación de esta Ley, el Gobierno Vasco remitirá al Consejo Vasco de Finanzas un estudio con el análisis acerca de la conveniencia o no de introducir en el marco fiscal general deducciones fiscales anticipadas de carácter reembolsable u otras medidas que permitan alcanzar una mejor integración entre las políticas fiscales y de garantía de ingresos”.
  • El final del artículo 84, donde se señala que “el Gobierno Vasco incorporará en el Plan de Inclusión Social vigente en cada momento un apartado relativo a la evaluación, investigación e innovación sobre inclusión, que se desarrollará y evaluará anualmente, y que será objeto de aportaciones y seguimiento por parte de la Comisión Interinstitucional para la Inclusión. Dicho plan determinará las actuaciones correspondientes del Órgano Estadístico Especifico de Departamento responsable y del Gabinete Técnico de Lanbide, así como las que se realicen en colaboración con las universidades vascas, los centros de investigación especializados y el tercer sector”.

Por supuesto, podría referirme a otros aspectos relacionados con el alcance y la cuantía de las prestaciones o la simplificación o mejora de la gestión, entre otros y, desde luego, si esta reforma legal se hubiera podido realizar con rapidez al comienzo de la legislatura, diría que las propuestas que contenía el informe técnico que se utilizó como base para el texto de la proposición de ley contenía elementos interesantes. Sin embargo, a estas alturas de la legislatura y vistas las dificultades para alcanzar acuerdos en este tipo de aspectos, me pregunto si no sería más pertinente colocarnos ya en una pantalla siguiente y plantearnos más bien una agenda más ambiciosa. Me ha animado a esta reflexión, por cierto, la lectura de unas palabras de la Consejera, Beatriz Artolazabal, que, en el reciente congreso de Hirukide, se refería a la “creación de un grupo de trabajo en el marco del Órgano de Coordinación Tributaria que analice las posibilidades de gestionar de forma integrada las prestaciones por hija o hijo a cargo y estudiar posibles nuevas deducciones fiscales pro descendientes.”

Si en el trayecto parlamentario de esta ley tenemos la capacidad de atender a las alertas concretas que proceden de la preocupación a corto plazo por las personas en situación de mayor vulnerabilidad que pueden ser afectadas por ella y, a la vez, abrir caminos que pudieran llevar a experiencias piloto de integración entre prestaciones e impuestos e incrementar la capacidad de agencia del sector público vasco para la evaluación e integración de políticas, el viaje habrá merecido la pena. Yo personalmente no sabría decir si el precio que pagaron no pocas personas por la reforma de 2011 (singularmente por la elevación de uno a tres en los años de empadronamiento requeridos) se justificó por los efectos positivos de la operación que permitió sacar de los servicios sociales la gestión de la renta de garantía de ingresos y la prestación complementaria de vivienda.

(Fragmento del texto entregado en la comparecencia de ayer en el Parlamento Vasco, que puede descargarse entero aquí. Fotografía del Parlamento Vasco.)